El cómplice de la ineficiencia social

2312

Diana Marcela Méndez Durán

El estudio de la economía ha estado orientado hacia la eficiencia del uso y asignación de recursos de un sistema social abierto, guiado por la idea de un mercado donde el comportamiento racional de los agentes en condiciones perfectas va a garantizar la eficiencia del mismo. Sin embargo, no es cierto que esas condiciones perfectas se den a cabalidad, de hecho en los mercados perfectos existen vacíos de información que no conducen a resultados plenamente eficientes, afectando el bienestar social. Incluso, el principio de eficiencia tiende a distorsionarse cuando la actividad económica se desarrolla en firmas, cuyos fines en sus estructuras jerárquicas están orientados en hacer mínimo los costos del funcionamiento del sistema (costos de transacción).

A su vez, la complejidad organizacional requiere de coordinación permanente, que se sustenta en la información como punto de referencia para optimizar los procesos gestionables en la toma de decisiones. Si bien es cierto, que la información se convierte en ventaja competitiva para las organizaciones, también es el talón de Aquiles que puede alterar la eficiencia por sus asimetrías que afectan la gestión y las transacciones en el mercado, generando un derroche y desigualdad en la asignación de recursos. A causa de ello, se evidencia la importancia de abarcar con mayor exactitud las implicaciones que tienen las asimetrías de la información dentro de las organizaciones y cómo afecta la eficiencia del sistema social.

Con el desarrollo de tecnologías y la llegada de la globalización han incidido de sobremanera en las dinámicas del sistema social que genera altos costos, haciéndolo ineficiente. Por ello, los agentes suelen organizarse en firmas con el fin de ser más eficientes bajo ciertas condiciones de coordinación y motivación que permita reducir los costos de transacción y poder darle un orden al mercado. Las ganancias no proceden del estilo tradicional vía comercio, sino a partir de las organizaciones (Williamson, 1979). Si es esto cierto, de que las organizaciones cuentan con ventajas sobre los mercados ¿por qué no se desarrolla toda la producción en las organizaciones? Precisamente, Coase (1937) es el primero en cuestionarse esto, siendo los costos de transacción lo que puede afectar completamente la eficiencia del sistema, donde las estructuras organizacionales comienzan a verse afectadas por comportamientos oportunistas, trayendo consigo fallos al mercado, cuya información se  convierte en una red estratégica que es utilizada de acuerdo a intereses particulares, distribuyéndola de forma asimétrica con el propósito de tener poder.

Cabe mencionar que las asimetrías de la información implican que una de las partes involucradas en una transacción del mercado tiene mayor o mejor información que la otra. Pongamos el caso de la corrupción política, aunque no alude a una transacción directa dentro de un mercado, sí tiene un alto potencial de crear situaciones dañinas a sus ciudadanos, aprovechándose de la falta de información que ellos tienen del político corrupto, el cual está sacando grandes tajadas en contratos o licitaciones que supuestamente giran en beneficio de la comunidad, gastando más de lo necesario. También, el caso de un mercado de automóviles usados, donde el vendedor suele ocultar información de algunos daños o problemas del auto que inciden en su venta y la exageración de sus características como atributos para ser vendido, en el que el comprador por falta de información o desconocimiento del modelo del automóvil se deja convencer fácilmente y se lleve a cabo la transacción bajo las asimetrías de la información. Inclusive, las firmas suelen usar esa asimetría como un aliado para maximizar sus ganancias, pero también se convierte en su adversario, dado la complejidad de gestionar toda la información de la empresa como red de contratos, donde se hace pertinente la existencia de un sistema de coordinación suficientemente eficiente que posibilite coordinar los intereses de los empleados, empleadores y proveedores.

De ahí la idea que se le atribuye a que la “información es poder”. De hecho, sí se puede convertir en un instrumento poderoso de toda organización o mercado, siempre y cuando sea procesado de forma eficiente para la toma de decisiones, siendo algo complejo su proceso y más cuando existen jerarquías que dominan la información y dificultan su acceso, destruyendo los incentivos que conducen a la eficiencia organizacional. Sin embargo, no podemos evitar que el poder que genera la información crea ineficiencias en la asignación de recursos por su permanente imperfección e insuficiencia.

Pero piénsese ahora, a la luz de estas consideraciones que en la actualidad están tomando otro rumbo las implicaciones de las asimetrías de la información, dado que su brecha se ha reducido significativamente, como resultado de una economía de reputación y el desarrollo de tecnologías que posibilitan el acceso fácil y rápido de la información. “El equilibrio armónico de la sociedad es el resultado de múltiples fuerzas que pugnan en su propio beneficio, en la maximización de su placer y en la minimización de su displacer” (Benítez Edgar, 1992). Esto implica transformación en el sistema social, donde los agentes pueden acceder a comparar precios, características, calidad e incluso identificar los perfiles de consumidores, vendedores, y hasta perfiles en redes sociales que dan referencias a los empleadores, evitando los costos que genera la falta de información, haciendo más eficiente la toma de decisiones, coordinada por incentivos que conducen a la asignación eficiente de recursos.

Por simplicidad, podemos suponer que las asimetrías de la información puede beneficiar a ciertos agentes poseedores de la información perfecta, pero también es claro que esa situación genera distorsión de intereses que conducen a la ineficiencia social. Sus resultados, evidentemente son las desigualdades sociales, que atañen perjuicios incalculables al bienestar social, implicando derroche de recursos, pérdida de calidad, sesgos en la productividad, sesgos en políticas, rezagos en desarrollo social y en sí, la pérdida de eficiencia en el sistema social. Siendo preciso y prudente que las organizaciones sean flexibles a la dinámica del entorno e inteligentes para que comprendan y se adapten a las exigencias de un mundo mutante, globalizado y altamente competitivo. Así mismo, la información debe circular de forma eficiente en toda su estructura organizacional, sin jerarquías verticales; asegurando la coordinación y motivación de sus agentes implicados, que pueden traer tanto ventajas como desventajas si su control y regulación no son las adecuadas.

Referencias bibliográficas

Milgrom Y Roberts, (1993): Economía, organización y gestión de la empresa, Barcelona, España: Ariel S.A.

Stiglitz, J. (2002): La información y el cambio en el paradigma de la ciencia económica. Revista Asturiana de Economía.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

082. Ineficiencias en el mercado de fichajes: ¿cómo sacar ventaja de ellas?

2271. Classroom Games: La búsqueda de rentas y la ineficiencia en las asignaciones de no mercado

2310. Re-escribir la política en términos de eficiencia

Anuncios

6 pensamientos en “El cómplice de la ineficiencia social

  1. Pingback: La complejidad en la coordinación y la motivación: Una visión más allá del modelo | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: El costo social y la moralidad de la parapolítica | Racionalidad Ltda

  3. Pingback: Jerarquía: Un éxito solo empresarial | Racionalidad Ltda

  4. Pingback: Cría fama y échate a la cama | Racionalidad Ltda

  5. Pingback: La reputación como factor de decisión | Racionalidad Ltda

  6. Pingback: Pescar en río revuelto | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s