Fantasía el anzuelo del ser humano

2293

Karen Julieth Lozada Gonzalez

“La economía conductual es un campo relativamente nuevo, que se basa en elementos tanto de la psicología como de la economía, y que me ha llevado a estudiar de todo” Dan Ariely

Se ha observado que en la formación de  estudiantes de economía, cuando se le habla del tema del comportamiento económico siempre lo han sujetado al supuesto de racionalidad (economía tradicional); es decir, que el ser humano cuando tiene que tomar decisiones en la cual deben escoger una alternativa entre muchas, siempre escogerá aquella alternativa que le dará mayor beneficio, guiada generalmente por sus gustos individuales.

Esto se puede observar por ejemplo. Un individuo decide invertir en negocio conocido como pirámides conociendo que el estado, las redes sociales, los medios de comunicaciones etc, han hecho aclaraciones y advertencias sobre el peligro de caer en una trampa que al final podrá hacer que se pierda todo lo que se invierte. Pero aun con estas advertencias los individuos lo siguen haciendo, entonces si hay racionalidad porque lo hace. Es ahí cuando se puede decir que hay más aspectos que intervienen en la toma de decisiones, que se pueden asociar a los sentimientos y emociones. En el ejemplo de las pirámides esa emoción se puede tomar como la fantasía por llegar a cumplir el sueño de tener dinero más rápidamente; por eso aunque se sabe del peligro aun así toman la decisión de invertir en las pirámides, pero por otra parte los audaces ladronzuelos lo saben y lo usan como estrategia de mercado.

Por eso se puede observar que no solo la racionalidad es el criterio más significativo e importante para la toma de decisiones, ya que el ser humano, en especial el de la actualidad tiene más características que harán que para tomar decisiones tengan en cuenta cosas como la moral y la ética; es decir, que tan afectados van a quedar las personas que están a mi alrededor con la elección que se realizó, porque el ser humano no es el que se describe como homo económicos que es un anti social que solo quiere su propio bienestar sin importar como lo pueda conseguir.

Ya que los seres humanos son más que un agente económico, también son seres emocionales que posee sentimientos, que para muchos economistas pueden ser un punto débil de la persona, porque aunque suene cruel “un economista es un ser sin corazón”. Aquí está el ejemplo de los anzuelos de los peces, estos con su instinto animal deciden caer porque están tentados con el alimento puesto en el anzuelo, para de esta manera suplir su necesidad de alimentarse, pero porque si desde la parte filosófica se ha enseñado que un ser humano es superior al animal por tener una conciencia para pensar y decidir de una manera racional, porque también ellos caen cuando se pone una trampa o un anzuelo, que se podría asemejar a las inversiones en las pirámides, caen como unos pobres peces incautos.

Como se ha visto el ser humano ha evolucionado a través de la historia, lo que ha hecho más difícil entender y estudiar su comportamiento, pero lo que nunca se ha dejado a un lado es la religión y valores que se ha inculcado en cada familia al transcurrir los siglos, esto debido a la tradición oral que ha causado que se trasmita de generación en generación estas creencias en dios supremo y sobre todo de la moralidad como uno de los principales fundamentos de la vida. Entonces el ser humano no es ese ser frio, calculador y malicioso que pinta el homos economicus, sino que también toma en consideración sus valores éticos y la moral, pero esto debido también a que el ser humano está en una sociedad la cual crítica y señala cuando hay un comportamientos negativo, y esto en la actualidad si afecta al ser humano que como se sabe es emocional.

En conclusión, estos argumentos planteados ponen en duda que la racionalidad es la guía y el aspecto primordial que utiliza el ser humano a la hora de escoger una alternativa, o tomar una decisión. Porque aquí se puede hablar de las fantasías que son el distractor o el azuelo que hace que el ser humano caiga y al final se quede con la alternativa que no le da beneficio a él, sino a otros que incidieron estratégicamente; es decir, fueron más allá e hicieron su jugada maestra el anzuelo de la fantasía. En el ejemplo de las pirámides el anzuelo es duplicar lo invertido en un corto plazo, es decir hacerse rico sin esfuerzo y con mayor rapidez. Y la moralidad como el aspecto social que obliga que de alguna forma oculta al ser humano a tomar una decisión  que a los ojos de una sociedad estandarizada por creencia y costumbres se vista como correcta.

Referencias

Ariely, D. (2008). LAS TRAMPAS DEL DESEO. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error. Barcelona: Ariel.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1792. Trampas del mercado: Su influencia en la toma de decisiones

2087. ¿Cómo gestionar sosteniblemente los recursos naturales de uso común? La perspectiva de Elinor Ostrom

2289. ¿A la hora de tomar decisiones, que hace que el hombre se comporte de forma irracional?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s