¿Nuestras decisiones erróneas son ocasionadas por culpa de la irracionalidad o la ignorancia?

2290

Jesús Armando Rodríguez Tami

Para tratar de responder a la pregunta, que tiene mi escrito por título, quisiera empezar por citar una anécdota que se comenta en el libro de Daniel Ariely, “Las trampas del deseo: Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error”, la cual nos ilustra que, el autor israelí a los dieciocho años sufrió un lamentable accidente que le dejó el 70% de su cuerpo con quemaduras de tercer grado, a causa de una explosión de una bengala de magnesio, de las que se utilizan para iluminar los campos de batalla por la noche. Los siguientes tres años de su vida los pasó en un hospital cubierto de vendajes y aún  muchos años después, recuerda con horror sus baños diarios, cuando las enfermeras retiraban el vendaje de todo su cuerpo para desinfectar y eliminar la piel muerta, remarcando que de acuerdo a que, como las quemaduras eran tan graves no se daba la oportunidad de crear nuevas células de piel, lo que ocasionaba que los vendajes se pegaran a la carne.

Con el propósito de minimizar su dolor y el de todos los pacientes en circunstancias similares, las enfermeras arrancaban los vendajes lo más rápido posible, provocando un dolor intenso pero breve. Pero la curiosidad de Ariely lo llevo a refutar esta conducta, en donde se preguntaba si las enfermeras estaban optando por la mejor opción. En efecto, entre sus primeros experimentos científicos, Ariely investigo la forma en que los seres humanos sentimos el dolor y los resultados a los que concluyo fue que un dolor como el de retirar las vendas a un cuerpo quemado se soporta mejor si se provoca de forma lenta y suave.

De acuerdo al relato antes mencionado, que nos ilustra y nos ayuda en cierta manera a desglosar un poco mejor la pregunta, y es que, si analizamos mejor la conducta cotidiana de las enfermeras, podemos llegar a dos conclusiones: la primera de ellas es, que las enfermeras supieran que se podía aminorar el dolor si se incurría en otra opción, como era la de quitar los vendajes de una manera más cuidadosa mitigando así el dolor intenso que se ocasionaba cuando se quitaban los vendajes lo más rápido posible, por consiguiente estaban incurriendo en una conducta irracional, debido a que no estaban cumpliendo una de las exigencias básicas para ser racional, la cual nos dicta que se debe ser lógico y consistentes con la realidad apoyándonos con la experiencia, sin distorsionar ni exagerar. Sin embargo, las enfermeras en su larga experiencia incurrían en una conducta contraria.

Para la segunda conclusión podemos afirmar que las enfermeras no sabían que ese tipo de conducta lejos de mitigar el dolor, lo que ocasionaba era aumentarlo mucho más, pensando así las enfermeras que otra opción lo que ocasionaría era un dolor aun mayor, por ende, estaba escogiendo la mejor elección. Claramente estaban sumergidas en la ignorancia, pero esto lo afirmamos debido a que conocemos el resultado de la investigación de Ariely, de lo contrario estuviéramos pensando y afirmando que la mejor opción era la de primera, trayendo a colación el adagio popular: “Es mejor colorado por un momento y no pálido toda la vida”. Esto sustentado en el conocimiento teórico y empírico que se conocía hasta el momento que les dictaba que debía incurrir en esa conducta, concluyendo así que antes de que se revelaran los resultados de la investigación de Ariely, las enfermeras estaban incurriendo en conductas perfectamente racionales.

Esto nos lleva a una pregunta aún más interesante: ¿Una persona puede optar por escoger una decisión racional e irracional al mismo tiempo? Y esta pregunta la sustento debido que depende del tiempo en que se tome esta decisión puede ser o no racional. Para aclarar mejor esta afirmación, quiero optar por citar otra anécdota. En 1935 el neurólogo portugués Antonio Egas Moniz hizo la primera operación cerebral para tratar una enfermedad de tipo mental. Este neurólogo llamó a esta operación con el nombre de “leucotomía”, recibiendo por ella el Premio Nobel en Medicina en 1949. Posteriormente a este tipo de cirugía se le llamo lobotomía, la cual consistía en un procedimiento medico en el cual se destruye de forma total o parcial el lóbulo frontal, ubicado en la parte anterior del cerebro, el cual se extraía de manera total, esto se utilizaba para tratar enfermedades mentales de carácter grave, como es el caso de depresiones severas o de la esquizofrenia.

Años más tarde se comprobó que este tipo de cirugías no contribuía a mejor o a erradicar las conductas mentales de los pacientes, catalogándola de una locura por sí misma. Por medio de esta historia podemos corroborar como una conducta que en el pasado era perfectamente racional y que incluso dio pie para un premio nobel, puede con el tiempo convertirse en una conducta irracional. Todo esto lo hago con el fin de respaldar que no todas nuestras acciones, aunque parezcan netamente racionales puedan que realmente no lo sean y que, en algunas de ellas, solo el tiempo puede valorarlas de racionales o no.

Bibliografía

Ariely, D. (2008). Las trampas del deseo. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error. Barcelona: Ariel
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2088. ¿La irracionalidad de los agentes frente a estímulos de vulnerabilidad determina lo que hoy llamamos crisis económicas?

2101. Modelo económico irracional, decisiones incorrectas por nosotros mismos

2103. Predeciblemente irracionales

Anuncios

2 pensamientos en “¿Nuestras decisiones erróneas son ocasionadas por culpa de la irracionalidad o la ignorancia?

  1. Pingback: Querer ser racional y no poder | Racionalidad Ltda

  2. Pingback: La previsible irracionalidad humana | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s