Un pueblo sujeto a la estrategia de su enemigo

2306

Zudy Belén Quintero Jaimes

Así consideremos irrelevantes las acciones de las demás personas en nuestras vidas y de la misma manera actuemos como queramos, creyendo que nuestras decisiones no afectarán en lo que pueda ocurrir con el resto de la sociedad, es de saber que el comportamiento individual frente a diferentes circunstancias afecta directamente el bienestar de la sociedad. Estos comportamientos y decisiones estratégicas son estudiados por la teoría de juegos, rama de las ciencias sociales que ha demostrado que se puede dar un enfoque diferente a las decisiones que tomamos a diario, y mirar desde otro punto de vista nuestra cotidianidad. Así pues, cualquier evento que nos podamos imaginar desde el más fácil de abordar al más difícil, puede ser explicado desde la teoría de juegos, enfocándose en las decisiones habilidosas que se deban llevar a cabo, en esta oportunidad la guerra que le ha tocado vivir a la sociedad civil colombiana, será nuestro escenario.

Históricamente las guerrillas en nuestro país fueron producto, entre otras cosas, por la acumulación de inconformidades que tuvieron campesinos y personas de clase media frente a las políticas estatales. Todas estas iniciativas, se creía, eran la representación de todo un pueblo cansado de gobernantes corruptos, tomaron un rumbo inimaginable, esas situaciones negativas que se creyó cambiarían, siguieron estando presentes y los objetivos de estos grupos se fueron tornando individualistas, trabajando en búsqueda de ganancias financieras o de poderío que solo beneficiaba a unos cuantos, sin prestar atención alguna a los daños que podrían ocasionar en el camino a este poder político y económico.

El daño que han ocasionado los grupos al margen de la ley, en este caso las guerrillas, son múltiples y muchas de ellas dolorosas; muertes, desplazamientos, pobreza y una vida angustiosa son el pan de cada día para los que tuvieron y tienen que vivir aún este fuertísimo capítulo de la historia colombiana. A un lado de lo que todos conocemos gracias a lo que nos hemos dejado contar por la opinión pública, están los campesinos y comerciantes, que como los que iniciaron esta “revolución”, personas de clase media que han sido testigos y víctimas de esta guerra absurda sin poder elegir eficientemente sus acciones frente al control de estos malvados de la historia, dadas sus pocas posibilidades de elegir.

Dadas la falta de oportunidades, la desigualdad y el olvido estatal, algunas poblaciones se vuelven vulnerables, situación aprovechada por los grupos al margen de la ley, que buscan apoderarse de estas, crecer como grupo y ser financiadas. No son muchas las alternativas que poseen estas personas para poder tomar una decisión estratégica, los jóvenes campesinos, crecen en un ambiente de trabajo, en un lugar que precisamente es usado por los guerreros para cumplir sus objetivos, sin una educación básica completa y siendo víctimas de promesas por parte de miembros de las guerrillas, con bajas probabilidades de cumplirse. Como lo mencionan Dixit y Nalebuff, a los jóvenes se les habla claramente de la recompensa que van a tener si ingresan al grupo, armas, dinero, -sinónimo de poder- diversión, libertad… Pero aparte de que se les hable con claridad y como fundamento de la estrategia de convencimiento con sus promesas, ellos –los jóvenes campesinos- deben creer lo que se les dice, y así es, estas personas no ven un futuro en la ciudad o haciendo otra cosa diferente que no sea trabajar en el campo y ven fácil el hecho de entrar a la “revolución” confiados en que se cumplirá lo que se les ha dicho.

Por otra parte, los comerciantes de clase media, son también víctimas directas de la guerra vivida en nuestro país, la mayoría de las veces son enredados con promesas, en donde los comandantes de cada grupo les hacen comprender que deben dar un “aporte” para mantener en pie al grupo y así toda la población tendrá seguridad, de lo contrario, sus familiares y personas cercanas se verán afectadas de diferentes maneras. Viendo esto, no sería una amenaza, sería pues, una promesa apremiante, término explicado por los autores anteriormente mencionados.

Se deja ver entonces que el jugador que tiene una variedad de decisiones para tomar la que estratégicamente le favorezca es el guerrero, por el contrario, la persona del común tiene escasas opciones de elegir, así pues, en este juego, la guerra y sus abusos tienen todas las de ganar. De esta manera, también se puede observar la influencia que tienen las decisiones de una persona o un grupo en la de los demás, las guerrillas deciden según ellos, atacar al Estado, pero lo hacen atrayendo o reclutando jóvenes con una vida por delante, o extorsionando a una comunidad sujeta a su poder, para seguir creciendo, sin mencionar la demás crueldad que los identifica, estos comportamientos afectan directamente a las comunidades olvidadas de cierta manera por el Estado.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

432. El pueblo unido jamás será vencido

433. El paro agrario: La voz del pueblo

1405. Cuando el gobierno se convierte en el enemigo del pueblo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s