Incorporación de otras disciplinas para enriquecer el análisis económico

2337

Andrés Jhovany Arias Gamboa

El libro las trampas del deseo de Dan Ariely  presenta un nuevo enfoque de la economía, en el cual se tienen en cuenta factores sicológicos. La incorporación de estos rompe con la concepción que tradicionalmente se tenía del agente económico y la manera en que este tranza. El método axiomático imperante en la academia se debe dejar de lado, puesto que la conducta humana vista desde un punto de vista sicológico resulta difícil de modelar.

Si bien Ariely no hace uso extensivo de herramientas lógico matemáticas, considera que la conducta del agente económico sigue siendo predecible en algún grado. Esto es posible ya que con la ayuda de experimentos se puede establecer cómo reaccionan las personas ante determinadas situaciones. Estos actuares impiden que obtengan los resultados óptimos  buscados por los economistas. Ante esto el autor da unas posibles soluciones las cuales llevarían al equilibrio deseado.

Este proceso de identificación de la regularidad sicológica y proposición de una solución es llevado a cabo en el capítulo 4: El coste de las normas sociales ¿por qué nos gusta hacer cosas, pero no cuando nos pagan por ello? El autor a través de experimentos comprobó que la gente se esfuerza más cuando es impulsado por motivos no mercantiles. Al aplicar esto al ámbito de las empresas, el problema consiste en ¿cómo establecer relaciones del tipo social que hagan más productivos a trabajadores que perciben la relación con su empresa como meramente mercantil? La solución que intenta dar el autor no es clara.

Ariely dice que algunas empresas han logrado establecer relaciones sociales con sus empleados, pero no especifica cuál y cómo.  Para ejemplificar el esfuerzo mayor que  realizan  las personas cuando se ven movidos por razones no mercantiles, recurre a la comunidad de software libre. Este ejemplo no se ajusta a la problemática planteada puesto que dicha comunidad no constituye necesariamente una empresa. Los miembros de dicha comunidad que si constituyen una empresa, cobran por sus servicios como cualquier entidad con ánimo de lucro.

Si bien Ariely no da ejemplos específicos, considero que si se han dado casos de empresas las cuales tienen miembros que efectivamente se esfuerzan más debido a que están impulsados por motivos no mercantiles. Por ejemplo, Weber mostro como los trabajadores de origen calvinista se esforzaban más en sus puestos de trabajo por motivos religiosos. En España los anarcosindicalistas lograron crear una industria al punto de que algunos los comparan con los calvinistas del norte de Europa. En empresas japoneses los empleados eran leales y tenían un vínculo no del todo mercantil con su empresa.

Los ejemplos anteriores pueden ser explicados por los planteamientos de Ariely. Sin embargo dichas situaciones no son replicables, estas obedecen a momentos históricos y aspectos culturales específicos. Debido a la peculiaridad de las mismas los economistas no las estudian a fondo, profesionales de otras disciplinas como la historia, sociología o antropologías son quienes han estudiado y explicado dichos eventos.  Este otro tipo de saberes se centran en los aspectos que los economistas consideran pueden dejarse de lado.

Ariely incorpora la sicología a su análisis, pero este sigue siendo muy próximo al método axiomático de los neoclásicos. Dicho autor es practicante un método ahistórico, que intenta solucionar un problema de  manera similar a los viejos economistas.  Los cuales han intentado manejar la economía moviendo algunas variables. La incorporación de la sicología a la economía nos da luz sobre los problemas sociales, al igual que la economía mainstream lo hace. Pero la información que nos dan estas 2 disciplinas no es la suficiente para entender algunos hechos sociales.

El trabajo multidisciplinario es cada vez más común. Cada disciplina tiene una forma de ver el mundo que nos muestra mejor algún aspecto de la realidad. La relación que se está dando entre la economía y la sicología es una prueba de que la multidisciplinariedad enriquece el análisis y a ambas disciplinas. Considero que la incorporación de otras disciplinas tendría el mismo efecto positivo en cuanto a los resultados, pero no creo que los economistas estén dispuestos a afrontar el reto intelectual que implica el poner en duda sus supuestos simplificadores.

Bibliografía

Ariely, D. (2008). Las trampas del deseo. Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2223. Navidad con Ariely: Metas y propósitos de año nuevo

2304. Querer ser racional y no poder

2313. La complejidad en la coordinación y la motivación: Una visión más allá del modelo

Anuncios

Un pensamiento en “Incorporación de otras disciplinas para enriquecer el análisis económico

  1. Pingback: El poder de la información | Racionalidad Ltda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s