Estrategias de moda

2352

Monicarolina Guerrero Anaya

Todos los actos y conductas que diariamente realizamos  son el resultado de la convergencia de diversos factores sociales. El simple hecho de interactuar o no con más personas o culturas, modifica de forma radical o moderada nuestro comportamiento. Es así como son necesarios diferentes tipos de habilidades ya sean para practicar un deporte, presentar un discurso o pensar estratégicamente, esta última parte de las habilidades básicas y se plantea cual es la mejor forma de utilizarlas [1].

Generalmente todas las acciones que se llevan al cabo para alcanzar un fin determinado se denominan estrategias. Ahora, en todas las circunstancias de la vida debemos actuar estratégicamente, pero: ¿cuál es la mejor forma de tomar decisiones estratégicas? Es de esperar que cada persona piense las jugadas estratégicas que va a proceder a realizar, pero no hay que dejar de pensar en cómo las jugadas estratégicas de las demás personas pueden afectarnos a nosotros. Avinash y Barry en su libro el arte de la estrategia plantean diferentes formas para decidir estratégicamente, entre ellas se destacan: ponerse en el lugar del otro jugador; imitar la estrategia [2] del otro en cuanto esté la revela y finalmente esperar hasta saber si la estrategia del otro ha tenido éxito o ha fracasado para imitarla o no.

Tomare como ejemplo los realitys de moda. En “Desafio Fashonista” un grupo de cuatro mujeres aficionadas a la moda luchan por lograr el atuendo ideal y más apropiado para la ocasión que se les asignen. Como pago, a la ganadora le será dado toda la ropa que escogió para cada uno de los retos. En la primera ronda no existen reglas, excepto que solo cuentan con 20 minutos para armar el mejor atuendo utilizando la ropa de la tienda. En un principio todas van con una estrategia definida, no ayudar a ninguna y escoger lo mejor a como dé lugar.

Comienza el juego y la participante A desesperada porque no encuentra un vestido de su talla roba el vestido que se encuentra en el carro de su compañera, así la participante B en quien recae la acción, forcejea el vestido con A desperdiciando juntas 5 minutos del total del tiempo. Al final de la ronda A queda descalificada por ser la peor vestida y el vestido que robo solo le sirvió para perder más tiempo. B por otro lado no quedo descalificada pero quedo en tercer lugar.

En la segunda ronda de juego, solo quedan tres participantes y ahora solo pueden tomar 10 prendas, y una vez escogidas no las pueden cambiar; para esta ocasión deben vestirse para asistir a una fiesta al medio día en un yate. La participante B da vueltas por toda la tienda, ve un vestido y lo toma pero al final se da cuenta que el vestido está en el carro de la participante C. Como anteriormente le sucedió, imitar la estrategia que uso la participante A quizás no la llevaría a aprovechar bien su tiempo por lo que B opta por dejar el vestido donde estaba y buscar con más cautela.

D por su parte se encuentra totalmente bloqueada y decide imitar en su vestuario a C. Al finalizar la ronda C gana el desafío, D es descalificada porque escogió unos zapatos inadecuados y B queda como segunda finalista. Pero ¿Por qué a C le funciono su estrategia y a D que decidió imitarla no? La respuesta es sencilla, C noto la inseguridad de D y que esta la estaba imitando, por lo que decidió no tomar las prendas indicadas. C tomo unos zapatos tacón puntilla y espero hasta D entrara al vestidor para así cambiarlos por unas sandalias. La falta de información acerca de que calzado usar para caminar en un yate y la mala decisión de D la llevo a ser descalificada.

En la tercera y última ronda, B notaba que su atuendo nunca gustaba del todo a los jurados quienes al final tenían la última palabra; así que observo detenidamente a cada uno de los jurados y tomo ideas de las prendas que cada uno de ellos usaba para que así su atuendo final gustara a todos. Por otro lado, C decide ponerse en el papel de B y hace un paralelo de las cosas que no le favorecen a B pero si a sí misma y de esta forma sacar ventaja. Finalmente B es la favorita del jurado con la estrategia que uso y C queda descalificada.

Como se evidencio en el caso anterior, en muchas ocasiones es beneficioso para nosotros mismos renunciar a la oportunidad de hacer una jugada estratégica y dejar intencionalmente que la haga otro, como en el caso de los zapatos en la segunda ronda. Como también se muestra que no siempre nuestras decisiones por más estratégicas que parezcan nos llevan al éxito. Hay que analizar muy bien el ambiente en el que nos desenvolvemos para tomar decisiones no solo pensando en mí,  sino en cómo esto afectaría a los demás y como ellos responderían. Así como en el mundo de la moda un día encantas y otro espantas, nuestras estrategias un día son acertadas y otro muy desacertadas.

Referencias

[1] DIXIT, Avinash; NALEBUFF, Barry. El arte de la estrategia. Palafolls, 28-08017 Barcelona – España, 2008. 540 p.

[2] Ibid.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

851. Sexo, negocio y moda

886. ¡Si me gusta vestir a la moda, me sale caro estudiar Economía!

2180. La moda de la pobreza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s