Cómo Uber revolucionó

2383

Yeraldin Catia Rincon Ariza

Identificar las necesidades de los consumidores y crear algo extraordinario a partir de ellas con el objetivo de satisfacerlas es lo que normalmente ha garantizado el éxito de grandes multinacionales. Esto es precisamente lo que hizo que Uber se convirtiera en una empresa con trascendencia en múltiples países y que hoy esté valorizada en aproximadamente 50.000 millones de dólares. Por esta razón y teniendo en cuenta que para esta columna el único lector será usted, apreciado profesor, no quiero que piense que se trata de una comparación trillada porque ya se ha tratado en clase. Como usuaria fiel de Uber ha sido grandioso relacionar algunos de los conceptos aprendidos en clase con este caso en particular y es lo que pretendo explicarle a continuación, sin la interrupción constante de mis compañeros de clase.

La primera vez que utilicé un servicio de Uber quedé estupefacta. Ir de Cañaveral al Cacique costó únicamente $4.000, además iba escuchando la música que quería, con aire acondicionado y pagando con mi tarjeta de crédito. Realmente, comparado con lo caros que pueden resultar los viajes en taxi, que casi nunca utilizan aire acondicionado y que no muy frecuentemente pueden ser pagados en algo diferente al efectivo, fue algo digno de admiración. Fue en ese momento cuando pude imaginar por qué su creador supo de inmediato que esta sería una idea revolucionaria que además de entregar una experiencia completamente diferente a la habitual, donde su foco principal sería entregar el mejor servicio posible, tendría en cuenta no sólo a los demandantes del servicio sino también a sus oferentes.

Entonces, empecemos por los incentivos que tienen los conductores para hacer parte de la red de Uber, que es exactamente lo que hace que presten un servicio de buena calidad. Del 100% que se obtenga en la semana, Uber consigna todos los martes a la cuenta bancaria del conductor el 75% del consolidado del pago que arrojó el sistema. Esto deja un margen de ganancia relativamente bueno para los conductores que ocasionalmente prestan sus servicios, lo que constituye otro de los incentivos que tienen y es manejar su tiempo como mejor les parezca [1]. Escenario diferente al de los taxistas que manejan un taxi que no es propio, que en ocasiones trabajan hasta 12 o 15 horas al día para comenzar a tener ganancias sobre su trabajo.

Además, como Uber no actúa como empleador, es decir, no contrata conductores, sino que maneja una figura de asociación, no existe relación laboral alguna. Esto reduce los costos de transacción para Uber, algo muy parecido a lo que está de moda en el país como las OPS. También, refleja mediante su sistema de calificación tanto de conductores como de pasajeros, que la reputación juega un rol importantísimo dentro de la compañía. Para empresas de servicios como esta, el éxito está basado en su reputación.

Claro está que el valor del servicio también tiene mucho que ver, pero los consumidores actuales están dispuestos a gastar un poco más si esto les permite tener una experiencia mucho más confortable. La seguridad que siente un usuario al tomar un carro de Uber, en lugar de un taxi, es algo que vale la pena y que está basado en la reputación de la compañía y de sus conductores. De no haber sido por esta, tanto en servicio como en la seguridad, probablemente la compañía no habría despegado de la manera en que lo hizo.

Se evidencia entonces que a pesar de no ser una compañía perfecta que enfrenta constantemente demandas por su actividad ilegal por no pagar impuestos que sí asumen los taxistas, ha sabido implementar estrategias que la beneficien a ella y a aquellos que prestan el servicio para revolucionar los servicios de transporte local y atravesar las barreras internacionales.

Referencias

[1] Finanzas personales, “¿Es rentable tener su carro en Uber?” Disponible en: http://www.finanzaspersonales.com.co/trabajo-y-educacion/articulo/cuanto-puedo-ganar-por-tener-uber/64888
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1650. El Fenómeno Uber

2360. La apertura de los datos: Una alternativa para los ciudadanos

2382. La reputación: Un puente vinculante de la incertidumbre a la confianza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s