Columnas sobre economía experimental

2264

4. Experimentos en economía

148. Las leyes del intercambio social

149. Procedimientos experimentales

153. La economía como una disciplina experimental

154. Entornos económicos controlados

155. Diseño experimental

156. Consejos prácticos

157. Sujetos humanos

158. ¿Qué intereses son los que cuentan?

176. Experimentos en el aula

177. El problema de las recompensas

178. Las instrucciones

179. Análisis de datos

211. Muestras buenas y malas

264. Incentivos monetarios en experimentos económicos: ¿Son indispensables?

297. Economía experimental: Contribuyendo a la enseñanza y discusión de la teoría económica

306. Una breve introducción histórica a la economía experimental

542. La economía conductual: El puente entre la economía y la psicología

630. Diferencia entre economía experimental y economía del comportamiento

651. ABC de los experimentos económicos: sus ingredientes básicos y el concepto de valor inducido

692. Aclaraciones metodológicas para los juegos en el salón de clase

693. ¿Cómo se hace un experimento?

699. Roth y los experimentos sobre negociación

748. Juego en el salón de clases: haciendo dinero

790. Juegos en el salón de clases: El juego de la confianza

791. ¿Experimentos o juegos en el salón de clase para el trabajo de grado?

1168. Una guía para la presentación de experimentos en el aula

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1810. Diseño experimental: Un panorama general

1816. Concepción o elección del diseño de investigación: Diseños experimentales

1817. Concepción o elección del diseño de investigación: Diseños no experimentales

Las transacciones en el patio, o el origen del comercio y el robo

2263

En la plaza del barrio, el dueño de la pelota se hace además en cierta medida dueño del juego. Le da privilegios como decidir el armado de los equipos, no ser arquero y declarar cuándo termina el partido. Estas atribuciones también pueden ser carta de negociación. Gustavo Faigenbaum, en su viaje al país de la niñez, investigó durante meses los trueques, regalos y demás transacciones que ocurrían en el patio de una escuela primaria. Estudiando el intercambio de figuritas descubrió que incluso en el mundo supuestamente ingenuo del patio de los niños, la economía se formaliza. Con la edad, los préstamos y las cesiones sobre valores futuros y difusos dan paso a los intercambios exactos, a la noción de dinero, la utilidad y el precio de las cosas.

Como en el mundo de los adultos, no todas las transacciones en el país de los niños son lícitas. Hay robos, estafas y traiciones. La conjetura de Rousseau es que las reglas de la ciudadanía se aprenden en la discordia. Y es en el patio, más inocuo que la vida real, donde se arma un caldo de cultivo para poder jugar el juego de la ley.

Las observaciones de Wynn y compañía sugieren que los niños muy pequeños ya deberían poder esbozar razonamientos morales. En cambio, el trabajo de Piaget, heredero de la tradición de Rousseau, indica que el razonamiento moral se da solo a partir de los seis o siete años de vida. Gustavo Faigenbaum y yo pensábamos que ambos deberían tener razón. Nuestra gesta era, entonces, unir a distintos próceres de la historia de la psicología. Y, de paso, entender cómo los chicos se convierten en ciudadanos.

  • El juego que le propusimos a un grupo de chicos de entre cuatro y ocho años empezaba observando un video con tres personajes: uno tenía chocolates, otro se los pedía prestados y el tercero se los robaba. Luego hacíamos una serie de preguntas para medir distintos grados de profundidad de la comprensión moral; si preferían ser amigos del que robó o del que tomó prestado (y por qué), y qué tenían que hacer el que robó los chocolates para que las cosas volvieran a estar bien con el que fue robado. Así indagamos sobre la noción de justicia en las transacciones en el patio.

Nuestra hipótesis era que la preferencia por el que toma prestado sobre el que roba, una manifestación implícita de preferencias morales (como en los experimentos de Wynn), ya debía estar establecida incluso para los chicos más pequeños. En cambio, la justificación de estas opciones y la comprensión de qué hay que hacer para compensar los daños causados (como en los experimentos de Piaget) deberían forjarse durante el desarrollo más avanzado.

Eso es exactamente lo que sucedió. Ya en la sala de cuatro años, los chicos prefieren jugar con el que toma algo prestado que con el que lo roba. Hilando más fino, descubrimos también que prefieren jugar con uno que roba con atenuantes que con uno que lo hace con agravantes.

Pero lo más interesante es lo siguiente. Cuando a un niño de cuatro años le preguntamos por qué elegía al prestamista en lugar del ladrón o al que roba con atenuantes en lugar del que roba con agravantes, dio respuestas del tipo “porque es rubio” o “porque me gustaría que sea mi amigo”. Es una suerte de gobierno moral completamente ciego a sus causas y razones. En cambio, los chicos más grandes eligen al “más noble” de los personajes y esgrimen razones morales, protojurídicas, para explicar su elección. ¿Nuestro veredicto en un juicio salomónico que parecía irresoluble entre Wynn y Piaget? Ambos tenían razón.

Pero todo experimento conlleva sus sorpresas en aspectos insospechados de la realidad. Esta no fue la excepción. Gustavo y yo concebimos el experimento para estudiar lo que denominamos el costo del robo. Nuestra intuición era que los chicos responderían que el que robó dos chocolates debería devolver los dos tomados más otros tantos que sirvieran como indemnización para reparar el daño. Pero esto no sucedió. La gran mayoría de los chicos consideró que el ladrón tenía que devolver exactamente los dos chocolates que había robado. Es más, cuanto más grandes eran los chicos, la fracción de los que abogaban por una retribución exacta aumentaba.

Nuestra hipótesis era errónea, los chicos son mucho más dignos moralmente que lo que habíamos imaginado. Entienden que el ladrón cometió una infracción, que tiene que repararla devolviendo lo que robó y con un correspondiente pedido de disculpas. Pero el costo moral del robo no se resuelve en la misma moneda de la mercancía robada. En la justicia de los niños no hay fianzas que absuelvan el crimen.

Si pensamos las transacciones infantiles como un modelo de juguete del derecho internacional, este resultado, en retrospectiva, es extraordinario. Una norma implícita y no siempre respetada en los conflictos internacionales es no escalar en las represalias. Y la razón es simple. Si uno roba dos y, como consecuencia, el otro exige cuatro, el crecimiento exponencial de esta suerte de represalias resulta nocivo para todos. Incluso en la guerra hay reglas, y regular la escalada de represalias (que, por supuesto, tiene grandes excepciones en la historia de la humanidad) es un principio que asegura un mínimo de contención de la violencia.

Nota. Este texto fue tomado de: Sigman, M. (2015). La vida secreta de la mente. Buenos Aires: Debate.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2211. El colegio de hoy

2223. Navidad con Ariely: Metas y propósitos de año nuevo

2261. Una máquina de conjeturar

El Robin Hood interior

2182

Daniela Cárdenas Arenas

Es claro que en muchos momentos de nuestras vidas debemos tomar decisiones sobre lo que es justo o injusto. Estas decisiones muchas veces se ven influenciadas por la existencia de ciertas normas o códigos morales que describen cómo debería ser el comportamiento propio y ajeno. Es decir, la mayoría de las personas poseen ciertas expectativas sobre lo que debería ser, para que todo sea equitativo, y toman decisiones en función de estas expectativas. Asimismo, estas normas que establecemos y que se van moldeando con el paso del tiempo han facilitado la vida en sociedad, ya que nos hace renunciar a la libertad de seguir nuestros deseos más primitivos por la recompensa de una vida en armonía.

El problema parte cuando alguien no cumple con las expectativas ajenas al comportarse de manera egoísta o deshonrada y rompe estas normas, ya que genera malestar en la población y cambios en el comportamiento de la misma. Me refiero a que, si los compañeros de trabajo dejan de cumplir los horarios laborales, tú te vas a molestar porque has cumplido con el horario y piensas que debería ser así, por lo tanto, consideras injusto lo que está pasando y dejas de cumplir el horario.

Estas molestias que se generan es una muestra de que a las personas realmente les importa la equidad. Dicho deseo de equidad puede ser generado por múltiples razones que han influido de diferente forma a cada persona; es decir, este deseo de equidad continúa latente así sea egoísmo o altruismo lo que nos lleve a desear que estas normas sociales se cumplan y sean respetadas. Asimismo, el libro Animal spirits: cómo influye la psicología humana en la economía, describe que la posibilidad de castigar a las demás personas reduce considerablemente las conductas egoístas que incumplen dichas normas. Es decir, la participación en castigos se ve como una recompensa diferenciadora de los comportamientos y genera que las personas corrijan sus comportamientos.

Ahora, como la equidad es un tema muy importante para las personas, nosotros los economistas tenemos mucho trabajo para hacer sobre este tema porque el análisis económico clásico no contempla conceptos sobre equidad. La equidad puede llegar a ser tan trascendental en el comportamiento de las personas como lo son las motivaciones económicas, porque estas consideraciones sobre equidad deforman dichas motivaciones económicas. Es por esto que no consideras pagar cien mil pesos por una botella de aguardiente en una licorera pero si te parece razonable pagarlos en un bar, discoteca o establecimiento, ya que la realización de la actividad te da el motivo suficiente de pagar cualquier cantidad de dinero, pero se rechazaría esta realización si la licorera cobra demasiado. Esto no ocurre por el deseo de no gastar más dinero, ya que se estaría dispuesto a pagar los cien mil en algún establecimiento, sino porque se consideraría injusto que una licorera cobre más de lo que consideramos correcto.

De esta forma, se puede considerar que todos tenemos un Robin Hoob interior porque estamos en busca de equidad en cada momento de nuestras vidas, ya sea porque involucraría nuestro bienestar o porque involucraría una ruptura en las normas que consideramos como correctas. Como he mencionado, aunque este deseo de equidad es formado según las percepciones y emociones propias de cada ser, sigue siendo algo inherente en todos nosotros. Entonces, la equidad es un tema que está latente en todo momento y que necesita ser innato en los análisis económicos para poder entender mejor la realidad de la sociedad y su comportamiento.

Referencias

Akerlof, G., y Shiller, R. (2009). Animal Spirits: Cómo influye la psicología humana en la economía (p. 320). Ediciones Gestión 2000.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

324. George Akerlof: el “padre” de la economía de la información

2084. Explicaciones inesperadas al fenómeno del desempleo. El libro “Animal Spirits”

2088. ¿La irracionalidad de los agentes frente a estímulos de vulnerabilidad determina lo que hoy llamamos crisis económicas?

La preservación de nuestros recursos naturales desde la óptica de la teoría de juegos

2171

Fabián Ramírez Prada

La esencia de la teoría de juegos es analizar como los individuos de manera colectiva e individual toman decisiones en diferentes situaciones que podrían ser conflictivas o cooperativas, en las que podemos reconocer los diferentes escenarios que se presentan con frecuencia en la vida diaria. Esto quiere decir, que la teoría de juegos estudia el comportamiento de las personas cuando se relacionan de manera racional o cuando los individuos se interrelacionan utilizando el raciocinio. La teoría de juegos que en sus comienzos fue desarrollada como una herramienta para entender el comportamiento de la economía, también es aplicada en muchos campos como la sicología, filosofía, física, biología entre otras.

En base a lo mencionado anteriormente es importante hacer una reflexión y un auto crítica aplicando la teoría de juegos en la biología de la conservación. Sabemos que hoy en día existe una gran preocupación por la desaparición de grandes extensiones de selva tropical y de especies animales por su sobre explotación. Este problema presenta algunas características similares a los bienes públicos que de alguna manera no es resuelto de manera satisfactoria por el mercado. A diferencia de los bienes públicos, los recursos naturales de propiedad común si pueden llegar a provocar rivalidad en el consumo.

En países como Brasil, la selva tropical está siendo quemada para la ocupación de tierras que permitan la instalación de nuevas poblaciones de personas. En otros países del extremo oriente como indonesia y filipinas, el grado de explotación de su madera dobla a la tasa de reproducción agravándose la situación en las diferentes especies de madera, y de otras que están en peligro de desaparición.

Otras especies como mamíferos marinos también se encuentran amenazadas por el exceso de su caza. Otras especies como el banco de peces o cardumen, que no se encuentran en vía de extinción, han visto reducido su población, hasta el punto de arruinar varias poblaciones pesqueras. Tanto las selvas, bosques, pesquerías no están sometidos al régimen privado lo cual quiere decir que cualquier persona o empresa puede acceder a ellos por lo que cada uno intentara el máximo beneficio sin preocuparse por su reservación o conservación a futuro. En lo escrito anteriormente, podríamos mirar como las ciencias económicas estudian el problema en este caso el de la industria pesqueras convirtiéndolo en un ejemplo tradicional.

Algunos ecologistas, proponen que consideremos las especies como un capital heredado del que podemos aprovechar sus rentas pero que debemos transmitir integro a las futuras poblaciones. Pero esto no es posible en la realidad debido a que cualquier captura de banco de peces o cardumen, supone la disminución de la población. Si observamos las palabras capital heredado, para los ecologistas estarían refiriéndose al punto de equilibrio natural de la población si no estuviéramos nosotros lo seres humanos. ¿Esto qué quiere decir? Que la forma de mantener el integro de ese número de peces seria no pescar. Entonces nos preguntaríamos ¿cuál sería el máximo volumen de capturas que se podrían conseguir de forma indefinida? Los biólogos resolverían este problema determinando la edad óptima de los peces capturados y la época del año en que debe realizarse la campaña. Pero, una vez que se tiene una solución óptima, se trata de ver si son capaces de aplicarla. Cada individuo, cada barco pesquero, tendría que elegir entre dos alternativas en un ambiente en que pueda ser modelado.

Aquí lo podríamos modelar tomando como ejemplo “el dilema de los presos”. Vamos a llamar cooperar a la estrategia que consiste en respetar las cuotas y la reglamentación acordadas por una cooperativa según criterios racionales de gestión pesqueras. Ahora vamos a llamar traicionar la estrategia que consistiría en obtener el máximo beneficio individual a corto plazo aunque ello implique sobre pasar cuotas o usar artes de pesca. El equilibrio de Nash lo encontraríamos en la casilla donde todos traicionan. Podemos concluir que la tendencia es a que los recursos sean sobre explotados.

Si el sector privado, en este caso una empresa pesquera pudiera ejercer control, no habría ningún problema para poder realizar una gestión eficiente. Es por esto de suma importancia que el Estado monopolice el recurso y utilice su poder coactivo para impedir la sobre explotación de los mismos. Otra solución que se le dio a este problema fue la ampliación de las aguas jurisdiccionales de los países hasta las doscientas millas de su plataforma continental para controlar la producción pesquera en la década de los años setenta, generalizándose desde entonces el sistema de cuotas mediante el cual se fija un volumen máximo de capturas a repartir entre todas las empresas autorizadas a pescar. Para otras clases de especies, que viven más allá de las doscientas millas de su plataforma continental la solución a un esta ajena. Debido a que no existen instituciones con la capacidad y legitimidad para gestionar y castigar a los infractores.

Con esto podemos concluir que algunas teorías buscan encontrar las estrategias racionales, que se utilizan en situaciones donde el resultado depende no solamente de las estrategias propias y las condiciones del entorno, sino de las estrategias utilizadas por otros jugadores que posiblemente tienen objetivos distintos.

Referencias

Binmore, K. (2009). <<Teoría de juegos, una breve introducción>> alianza editorial.

Martinez Coll, Juan carlos (2001); <>.

Fabián Ramírez Prada -Físico; Estudiante de Maestría en Economía y Desarrollo.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1574. La importancia del surgimiento de la teoría de juegos

1819. El recrudecimiento del conflicto: Juegos y videojuegos

2042. Juegos de negociación: Una estrategia pedagógica

Resumen del artículo: ¡Tómelo o déjelo! Evidencia experimental sobre racionalidad, preferencias sociales y negociación

2160

Nallely Katherine Mora Contreras

Este artículo muestra la importancia de la negociación, no solo aplicada a la economía sino a diferentes campos y situaciones que se nos presentan a diario, “La negociación es un elemento inherente a las interacciones humanas. No resulta difícil encontrar ejemplos de situaciones de la vida cotidiana donde esté presente: las parejas deben decidir qué hacer los viernes en la noche, los sindicatos entran en huelga y el gobierno debe buscar una solución, las empresas deben decidir sobre el salario a pagar a un trabajador nuevo, usted debe decidir si está dispuesto a pagar el precio de unos zapatos, etc. Podría pensarse en diversas situaciones de interacción y constantemente encontrará que la situación es una negociación”.

De igual manera se debe tener en cuenta que para negociar es importante la información y la comunicación, el articulo muestra la revisión de literatura del juego llamado “ultimátum”, siendo este juego estudiado por medio de diferentes investigaciones presentándose múltiples resultados experimentales que difieren de la argumentación teórica de que el proponente ofrecerá un valor positivo pequeño para el receptor el cual aceptará estos resultados son:  1) Que los proponentes hacen ofertas a la repartición equitativa. 2) Que los receptores suelen rechazar las ofertas que consideren injustas.

Lo anterior se puede presentar por la influencia de preferencias sociales donde se tienen conceptos como: el altruismo, la reciprocidad y la justicia. “Lo más interesante es que, aunque existe evidencia a favor del altruismo, se ha mostrado que éste disminuye en la medida que sea más impersonal la transacción. En otras palabras, entre menos información tenga sobre mi contraparte, menos estaré dispuesto a transferirle dinero”.

Los experimentos también mostraron que si el receptor tiene la opción de rechazar la oferta del proponente, se tiene la posibilidad para el receptor de castigar al proponente si considera que el arreglo fue injusto. “El poder de negociación hace referencia a las habilidades relativas que tienen los agentes para ejercer influencia unos sobre otros. Dentro de este contexto, la amenaza es un mensaje que busca el beneficio propio, diseñada para mostrarle al oponente las consecuencias de sus acciones. Implica forzar al adversario de forma agresiva, pero en caso de ser exitosa disuadiendo el conflicto, podría llegar a ser mutuamente beneficiosa. Esto es precisamente lo que pasa en una negociación cuando se da un ultimátum, se presiona agresivamente al adversario para forzar un acuerdo”.

Por otra parte, algunos experimentos agregan el elemento de la información, ya que es importante que una negociación las partes estén informadas, presentándose dos escenarios una información perfecta o completa donde los dos jugadores conocen la cantidad del premio y perfecta por que el receptor puede conocer las decisiones que tomará el proponente, por otra parte está el escenario de información imperfecta o incompleta donde solo una de las dos partes tiene conocimiento de la cantidad a negociar.

“El juego básico del ultimátum la información es completa, es decir, ambos jugadores conocen el monto a repartir y, por consiguiente, ambos conocen sus pagos y los pagos del otro jugador en cada posible desenlace. Al modificar experimentalmente la información que posee el receptor se ha evidenciado que el proponente plantea su estrategia basado en sus propias aspiraciones personales, pero además intenta anticipar el nivel de aceptación del receptor. De hecho, se puede corroborar que en algunos experimentos el porcentaje de proponentes que ofrecen cantidades positivas no lo hacen simplemente por factores altruistas, sino que buscan que su oferta sea aceptada, dado que se anticipa que las reparticiones injustas llevarán al punto de desacuerdo.”

También se han realizado investigaciones del ultimátum con el “cheap talk”, entendiéndose este como aquellos mensajes no vinculantes donde las amenazas o mentiras en una negociación que no son descubiertas en la misma, afecta los beneficios finales de los jugadores.

“Dado que el cheap talk es una comunicación no vinculante, no existen incentivos para que los sujetos digan la verdad cuando sus intereses son diametralmente opuestos. Farrell y Gibbons (1989) argumentan que en el equilibrio de cheap talk, pese a que no existe una obligación a cumplir con lo dicho, el resultado deberá ser un Equilibrio Bayesiano Perfecto debido a la información transmitida por los mensajes. A esta afirmación se llegó al analizar el cheap talk a través del modelo de negociación bajo información incompleta, ejemplificándolo con un juego entre dos firmas. El diseño experimental que ellos utilizaron consistió básicamente en permitir hablar a los agentes y luego comenzar con la negociación en términos formales. La conclusión de este trabajo fue que en ausencia de cheap talk no se llegaba al equilibrio”.

Bibliografía

Palacio, L., & Parra, D. (2015). ¡Tómelo o déjelo! Evidencia experimental sobre racionalidad, preferencias sociales y negociación. Lecturas de Economía, 82(enero-junio 2015), 93–125

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

075. ¿Por qué se habla de decisiones sociales?

312. Preferencias sociales

2065. Las influencias psicológicas, sociales y culturales que afectan las decisiones

Juegos de negociación: Una estrategia pedagógica

2042

Luis Alejandro Palacio García

Y todos esos modelos que vemos en clase, ¿para qué sirven? A lo largo de mi experiencia como docente de microeconomía he escuchado muchas veces este comentario. Mi opinión es que sirven para muchas cosas, y se aplican a diferentes contextos. Cansado de buscar una única respuesta, he decidido que cada quien encuentre su camino. Como parte de la evaluación de los cursos se propone realizar una serie de juegos de negociación que dan un vistazo general a las problemáticas que se pueden abordar desde la teoría económica. Esta columna busca sintetizar las principales ideas detrás de esta estrategia pedagógica.

Propósito

Con los juegos de negociación se busca que el estudiante se cuestione los conceptos aprendidos en el curso a la luz de diferentes situaciones problemáticas. En particular, esta actividad permite entender las decisiones individuales en contextos de interacción estratégica y sus consecuencias sobre el comportamiento observado a nivel agregado. Para esto es necesario enriquecer la modelación teórica con las ideas y resultados de la economía, la psicología, la sociología y la antropología. Además se busca generar conocimientos sobre los métodos de enseñanza-aprendizaje, indagando por el impacto de las nuevas tecnologías, tanto en la generación de recursos educativos y sistemas interactivos como en la evaluación y autoevaluación.

Todos los juegos presentan situaciones que son polémicas y que requieren que el estudiante valore los argumentos expuestos en el debate y se forme su propia conclusión. Además, los foros son el espacio propicio para expresar diferentes puntos de vista y opiniones.

Actividades y evaluación

Un integrante de cada grupo debe iniciar el tema de debate escribiendo una columna relatoría inspirada en el juego de negociación y los materiales de apoyo (lecturas y documentales). Posteriormente, todos los estudiantes deben hacer una intervención en el foro con el fin de exponer su punto de vista. Por lo tanto, para evaluar los debates se realizarán dos calificaciones, una de grupo y una individual. La nota correspondiente a cada corte será el promedio de las dos. A continuación se explica en mayor detalle cada una.

Nota grupal: Columna relatoría elaborada por el grupo. Cualquier integrante puede realizar esta actividad, pero es fundamental que se pongan de acuerdo sobre cómo repartir el trabajo. Además es importante que al iniciar tema se indique el grupo al que pertenece la columna. Para subir la columna relatoría tiene 6 días a partir de la realización del juego de negociación.

Nota individual: Proporción de intervenciones en los foros. Si se ha realizado la columna en un foro, con eso es suficiente desde el punto de vista individual. De lo contrario se debe revisar las ideas expuestas por sus compañeros y dejar un comentario. Se puede comentar el escrito de cualquier grupo.

Competencias

  • Aplica los conceptos aprendidos a situaciones cotidianas.
  • Tolera y/o valora las opiniones y posiciones ideológicas e intelectuales.
  • Realiza aportes significativos en la asignatura desde su punto de vista particular.
  • Comprende los fundamentos de los modelos teóricos más recientes en la literatura económica.

Recomendaciones

  • Escoger un título llamativo y diciente de la idea que se quiere expresar.
  • Intente resaltar las ideas o conceptos que más le llamaron la atención en el juego de negociación.
  • Evidencie su dominio sobre los conceptos utilizados en el curso.

A continuación encontrarán los documentales que son parte del material de apoyo para los juegos de negociación. Usted puede verlos en el orden que prefiera, y puede ver varios para realizar la columna relatoría. La descripción de cada uno está basada en información que se encontró disponible en internet.

  1. ¿Y tú, cuánto cuestas?

Consumismo, irresponsabilidad empresarial, el poder de la publicidad, control de masas, guerras, energía, agua, petróleo. ¿Realmente necesitamos las cosas que creemos necesitar? ¿Es cierto todo lo que nos dicen los medios? So, What’s Your Price? es un documental de 2007 dirigido por Olallo Rubio sobre la cultura mexicana y estadounidense. Fue estrenado el 18 de mayo de 2007 en los dos países y reestrenado en versión DVD el 16 de octubre. El documental está escrito en clave humorística criticando a los EEUU y a su superficial ciudadanía.

  1. Neuromarketing

En este documental se describen las nuevas técnicas de investigación de mercados, basadas en el estudio de los efectos que ejercen los estímulos publicitarios sobre el cerebro humano, con el objetivo de llegar a predecir la conducta de los consumidores. El neuromarketing como herramienta de análisis pretende explicar cómo el cerebro se encuentra implicado en los diferentes usos y consumos del ser humano, bien sea para maximizar ganancias en forma lógica, racional, o también, por placer impulsivo, producto de todas las emociones que invaden el cerebro humano, y toda la corporalidad.

  1. Mente humana y dinero

En este documental se estudian los nuevos experimentos científicos que se llevan a cabo para entender por qué los economistas no han sido capaces de prever la crisis y cómo funciona la mente humana ante situaciones financieras extremas. ¿Son las emociones las que dictan nuestras decisiones financieras, o las calculamos racionalmente según nuestro interés? Este es un interesante debate científico con grandes repercusiones en el mundo real.

  1. ¿Somos predeciblemente irracionales?

Cuando tomamos decisiones creemos que tenemos el control y hacemos elecciones racionales, pero ¿es así? ¿Tenemos realmente el control sobre nuestros actos, sobre cómo gestionamos nuestro dinero, nuestro tiempo, nuestras energías y nuestros afectos? Nos gusta pensar que sí, pero Dan Ariely, profesor de psicología del consumo del MIT y autor del libro “Las trampas del deseo”, puede demostrar que no somos tan dueños de nuestras decisiones. Eduardo Punset entrevista a Dan Ariely, economista conductual del Massachussetts Institute of Tecnology. Una conversación sobre lo que verdaderamente nos influye a la hora de tomar decisiones en la vida cotidiana. Reportaje sobre el poder de la palabra “gratis”.

  1. Sabemos que no sabemos lo que decidimos

¿Somos conscientes de todos los factores que nos influyen a la hora de tomar una decisión? Al igual que muchos economistas, solemos pensar que nuestras decisiones están basadas en razonamientos fríos y calculadores, pero no podríamos estar más equivocados. En este capítulo de Redes, el neuroeconomista de la Universidad de Cambridge, Aldo Rustichini, le explica a Punset que el 90% de nuestras decisiones son inconscientes y que esto no es motivo de alarma. La mayor parte de estas elecciones están basadas en un proceso muy ingenioso y sofisticado que garantiza un análisis preciso y racional, a pesar de ser inconsciente.

Comentario final

El profesor tratará de no intervenir en los foros para mantener la neutralidad. Simplemente se llevará el registro de las intervenciones. Únicamente se intervendrá si los participantes del foro no respetan las opiniones de los demás. Recuerde que este es un espacio de convivencia, tolerancia y respeto en la diversidad.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

932. Informe sobre el Desarrollo Mundial 2015: Mente, sociedad y comportamiento

1443. Línea de investigación: Teoría de juegos y estudios del comportamiento

1813. El equilibrio de Nash: Lección sencilla de economía (Una mente maravillosa)

¿Qué tan deshonestos nos hemos vuelto en Colombia?

2026

José Dorridt Mejía Rey

¿Será que en nuestros días, la sociedad colombiana ha ido perdiendo algunos de los valores que hacen que nuestro comportamiento sea regulado por nuestros conciudadanos, en términos de honestidad, y que esto pueda estar repercutiendo en una deshonestidad cada vez más grande y más generalizada? En la presente columna pretendo revisar ésta cuestión a la luz de unos experimentos realizados por el economista conductual Dan Ariely respecto a las razones por las cuales somos deshonestos y las estrategias para evitarlo.

Dan Ariely en su libro llamado Las trampas del deseo afirma: “Nos preocupa la honestidad, y queremos ser honestos. El problema es que nuestro monitor de honestidad interno (lo que Sigmund Freud llamaba el súper-yo) sólo se activa cuándo contemplamos la posibilidad de realizar grandes transgresiones. En cambio, para las pequeñas transgresiones, ni siquiera consideramos cómo tales acciones se reflejan en nuestra honestidad, y nuestro súper-yo permanece dormido” (Ariely, 2012). La primera pregunta que uno se plantearía sería si esa frontera entre las grandes transgresiones, y las pequeñas, a las que se refiere el autor, no estará “desplazada” en nuestra sociedad Colombiana, si las comparamos con lo que sería ese punto de referencia que él plantea en el libro para los estudiantes de dos de las escuelas de negocios más prestigiosas de los Estados Unidos ubicadas en Boston Massachusetts, con los cuales realizó los experimentos mencionados; por ejemplo, para él las transgresiones pequeñas es hacer trampa en una o dos preguntas de un examen, o tomar un esfero de la oficina… Para nosotros en Colombia, ¿esas pequeñas transgresiones podrían incluir el hecho de dar dádivas a los funcionarios estatales o privados?

Tanto para Adam Smith como para Sigmund Freud la sociedad es el punto de referencia, debido a que ambos afirmaban que todos internalizamos las virtudes sociales, y a partir de esas virtudes sociales autorregulamos nuestro comportamiento (Ariely, 2012). En las conclusiones de los experimentos de Ariely, respecto al por qué somos deshonestos, él manifiesta que la gran mayoría de los participantes hacen trampa cuándo tienen la oportunidad de hacerla, pero no tanto como podrían, porque en el momento de pasar al terreno de las grandes transgresiones, se nos activa el monitor interno de nuestra honestidad (Ariely, 2012).

Pero en Colombia, ¿qué tan pequeñas son esas transgresiones que no activan nuestro monitor interno? Me hago la pregunta porque al parecer, en nuestra sociedad, debido a lo común que se ha vuelto el fenómeno, observamos cotidianamente cómo los adultos hablan con otros adultos sobre cómo es “normal” dar dádivas a funcionarios estatales o privados, si uno quiere que en realidad se le adelante algún trámite sin que se presenten “trabas”, tanto en entidades públicas como privadas… Entonces, puede que algunas grandes transgresiones, a las que supongo yo se refiere Ariely en su libro, en nuestra sociedad colombiana con el tiempo pasaron a considerarse pequeñas transgresiones, y en un futuro no muy lejano no activarán en nadie el monitor interno de “honestidad” al que se refería Freud cuándo afirmaba que las virtudes sociales actuaban como tal, gracias al súper-yo.

Ariely en sus conclusiones también muestra cómo los estudiantes que participaron en el experimento pasaron a abstenerse de realizar trampa alguna, aun cuándo podían hacerla sin riesgo de ser descubiertos, con tan sólo recordar los diez mandamientos o firmar un código de honor justo antes de presentar la prueba del experimento (Ariely, 2012). Ésta conclusión me lleva a pensar en posibles propuestas para mejorar nuestro grado de honestidad en Colombia, una podría ser, volver a realizar el llamado urgente al gobierno nacional de incluir en todos los programas educativos, desde la primaria hasta el doctorado, temas relacionados con la ética y la moral en todas las áreas del conocimiento; ya que como también advierte Ariely en su libro, entre más tiempo transcurra entre el momento en que se le induce a la persona a recordar los diez mandamientos o el código de honor o ética, más probabilidad existirá de que la persona incurra en acciones de deshonestidad “pequeñas” que no activarán su monitor interno de honestidad, en el momento en que se le presente la oportunidad de hacer algo deshonesto sin ser descubierto.

Referencias

Ariely, D. (2012). Las trampas del deseo. Barcelona: Planeta S.A.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

604. (Des)Honestidad al volante

722. Trampa: ¿Honestidad o astucia?

1133. ¿Qué sabemos sobre las causas de la deshonestidad?