Discurso de clausura: Taller juegos de negociación

2739

Mariana Orozco Villa

Queridos compañeros y miembros de la comunidad educativa. Buenas tardes. El arte del debate, defender nuestras opiniones y pensamientos, ha sido de gran valor a lo largo de la historia de la humanidad. No solo demuestra las capacidades de generar un pensamiento crítico, cualidad tan necesaria en la creación de una sociedad estable, sino que también entrena al estudiante a la vida fuera de las puertas de la universidad.

A partir de diferentes ejercicios de escucha, reflexión y crítica se logra entender las mentalidades de otros y, por ende, se generan afirmaciones que permiten defender nuestros postulados sin desprestigiar al contrincante. De eso se trata el debate, y esto fue algo que aprendimos a hacer en este taller. Creo que para más de uno de nosotros esta fue nuestra primera experiencia como oradores, moderadores o jueces, y me parece pertinente resaltar que la guía que recibimos por parte de los talleristas y los maestros fue la oportuna, y eso es algo que se notó en la calidad de los debates y en las emociones que salían a flor de piel durante estos y los juegos.

Conocimos nuevas personas, nuevos puntos de vista. Aprendimos lo que significaba el “garrote”, ser “halcón o paloma”, aceptar que a veces nuestros compañeros no son tan amables en el juego como se esperaba. Cada uno sacó un aprendizaje aplicable a su respectiva carrera; pero, más importante, aprendimos el valor de la escucha. Sí, teníamos que debatir, pero en ningún momento se dejó de lado el espíritu de compañerismo, ni siquiera cuando hacíamos “arder el mundo”.

Este ejercicio permitió que muchos se adentraran más en la situación del país y comprendieran lo necesario que es, en este momento de la historia, comprender y respetar la diversidad de ideologías, entendiendo, incluso sin saberlo, un poco de lo que puede llegar a ser el concepto de “alteridad”. Para finalizar quiero agradecerles a los maestros y a los talleristas, sin su guía oportuna, e incluso divertida, esta experiencia no hubiese tenido el valor y la importancia que ahora tiene. Ojalá, en un futuro cercano, logren que este tipo de espacio llegue a más personas y podamos encontrarnos de nuevo.

Muchas gracias.

Noticia: En el Ágora de la Facultad de Ciencias Humanas se realiza entrega de certificados a 200 participantes y premiación a ganadores del Taller de Juegos de Negociación, en el marco del proyecto de investigación Filosofía Moral Experimental para la Formación de Competencias Ciudadanas.

Ver noticia

2739

2739I

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Anuncios

Mi ingreso al grupo EMAR

2725

Felipe Coy

¿Cómo se ingresa al grupo? – Es la pregunta que siempre hace Luis cuando alguien lo cuestiona acerca del criterio de selección para entrar a EMAR. En mi opinión, a pesar de la existencia de otras versiones, la respuesta no es otra que el azar. Lo que sucede con estas opiniones es que encuentran una manera específica de ingreso al contar su propia historia. No obstante, a mí me resulta engañosa, en cierta medida, toda visión en retrospectiva. Inclusive mi ingreso al grupo se iba conjeturando probablemente desde el día en que nací, lo que es una mentira evidente.

Cuando reconozco esto, encuentro poco sentido a aconsejar a la gente sobre qué caminos tomar: los sistemas complejos, como la vida, dan tanta importancia a los detalles, que las pequeñas variaciones generan finales distintos. Esta visión azarosa y volátil de la vida ha sido discutida en campos como las matemáticas, biología, la filosofía, etc. Para plantear mejor esta idea, piénsese en la escena del curioso caso de Benjamin Button: cuando atropellan a Deisy, el amor de la vida del protagonista, cada pequeña decisión de ese día, desde la mujer en París que se olvidó su abrigo y volvió por él, hasta el hombre que olvida ajustar correctamente su despertador, cambian el curso de la existencia de la protagonista. Cualquier mínima variación en estos eventos aparentemente inverosímiles, que posteriormente se concatenan en una cadena causal, habría definido un camino distinto a la mujer en mención.  Al final, el desastre de que sea atropellada parece inevitable.

Personalmente tengo una visión optimista y entusiasta de esta vida volátil y azarosa a la que sólo al final podemos atribuirle, engañándonos un poco, algo de sentido. Creo que por ínfima que sea nuestra presencia en el universo, somos ese detalle que puede cambiar el final de la historia. Creo que podemos ser esa persona en París que no olvida el abrigo y salva la vida de alguien al otro lado del mundo en otro momento del tiempo. En específico, considero que un buen acto hacia alguien, que incremente su confianza hacia los demás, puede desatar toda una cadena de eventos virtuosos que mejoren la existencia de un incontable número de seres.

Uno creería que un grupo de investigación no tiene el objeto de mejorar la vida de las personas en este sentido. Estaría uno loco si acudiera por ayuda espiritual a un grupo de Estudios en Microeconomía Aplicada y Regulación. Sin embargo, en mi caso el grupo no sólo ayudó a incrementar mi interés por la dimensión educativa de los individuos y me brindó el entorno para aprender a manejar paquetes estadísticos; no sólo me dio mi tema de investigación para mi tesis y me brindó todas las herramientas y espacios para realizarla, no, no sólo eso. Creo que, en el ámbito interno, el grupo me ha enseñado cosas más relevantes, quizás la más importante, fortalecer y asegurar esa visión optimista de la realidad azarosa, que por momentos resulta tan pesada.

Alexandra y Luis han ayudado a incontables personas a través de pequeños detalles que cambian la dirección de la vida de muchos individuos (incontables si se tiene en cuenta la concatenación causal de los eventos). Yo soy uno de ellos. Principalmente, es su ejemplo el que ha incrementado más mi entusiasmo por realizar buenos actos. Y es que, de hecho, son justamente estas últimas dos palabras en cursiva las que de alguna manera me atormentaban: ¿Qué es un buen acto? Hoy creo tener una respuesta, entre otras cosas, gracias al grupo. Pero ese no es el tema que nos compete ahora.

Volviendo al tema del ingreso al grupo, creo que me ha de dar la razón el hecho de que todos los integrantes actuales llegaron de formas distintas, tan distintas, que observar los denominadores comunes no es otra cosa que una arbitrariedad. Lo cierto es que cometeré dicha arbitrariedad. Al fin y al cabo, lo más probable es que esto sólo lo lea Luis, y si lo lee alguien más, como se verá más adelante, puede que esté próximo a ingresar al grupo.

Para empezar, digamos que hay dos vías usuales para ingresar al grupo: Luis o Alexandra; o como algunos pensarán: Juegos o Econometría. La mayoría de las personas que conozco del lado de Luis, tenían un fuerte interés por la investigación y la academia, muchas veces de manera implícita. En mi caso, siempre había querido dedicar mi vida a contribuir al bienestar de las personas de más escasos recursos, pero, para ello, quería primero formarme muy bien, de tal modo que la ayuda no se diera a través de la mera intención. Ayudar desde la ignorancia y la mera pasión ideológica siempre me ha parecido un atrevimiento ególatra y poco ético.

A través de un razonamiento que, creo yo, salvó buena parte de mis sueños, decidí hacer todo lo posible por entrar al grupo: (i) mi objetivo era graduarme con un promedio respetable, dado que sabía por mi hermana que me iba a ser útil para ingresar a becas en el futuro. Un esfuerzo grande, teniendo en cuenta que en mi educación previa nunca me preocupé por ello. (ii) Quería, por las mismas razones, aprender uno o dos idiomas antes de graduarme. (iii) Quería entrar a un grupo de investigación para aprender y tener una experiencia importante antes de salir a buscar otras oportunidades.

La decisión de buscar a Luis fue sencilla: GIDROT, la única opción dentro de la escuela además de EMAR, nunca me gustó. En cambio, a pesar de que en un principio me guiaba un escepticismo inocente de la microeconomía, –materias que me había visto con Luis- él siempre me pareció un tipo inteligente, buena persona y un sentido del humor particular: tres criterios suficientes para confiar en alguien. Le conté de mi interés y Luis, inicialmente, se sorprendió. Yo parchaba con gente de grupos políticos, que siempre me parecieron muy buenas personas, pero de quien nunca compartí su visión de hacer algo por el otro. Sin embargo, digamos que por ese grupo de amigos, Luis tenía una imagen mía de tener intereses más bien heterodoxos en la academia.

Le conté que no era así, y que mi único fin era formarme. La verdad no sé si le dije así, pero esa era la idea. Luis fue muy abierto desde el principio: me metió a un grupo en Facebook de Emar, al cual todavía pertenezco, y en el que están cada una de las personas que han estado en el grupo desde su creación. También me empezó a invitar a algunas reuniones. Sin embargo, fue por poco tiempo este primer contacto, dado que yo aplacé un semestre para ir a un work and travel a broncearme y a practicar mi inglés (aunque el primero no era un objetivo inicial, fue el que mejor se me dio).

A mí llegada no pude ver las materias que dictaba Luis, teoría de juegos, por una cuestión de cupos. A cambio, vi algunas materias, una de ellas con Diego Silva como profesor. Estaba contento con el cambio, y llegué a hacerme la idea de trabajar con él. Pero, creo que ya la decisión de ser de EMAR estaba tomada por la vida, el azar o la mente particular de Luis. El hecho es que al próximo semestre, en la primera clase de teoría de juegos, Luis me hizo el ofrecimiento de ingresar al semillero EMAR. ¿Por qué? Tal vez porque ya le había dicho mi interés o por cualquier otra razón desconocida para mí.

Mi conclusión, bastante simple, creo yo, es que si usted tiene intención de investigar, cumple con el requisito principal para que entre a EMAR. Lamentablemente, creo que el darse cuenta de que eso es lo que a uno le gusta es, justamente, una ruleta. Amigos míos que no ingresaron a EMAR, se arrepienten, porque entre otras cosas, les gustaba la academia pero no lo sabían (o no sabían muy bien “los pasos a seguir” para formarse como investigador). Lo otro es que si usted sabe que le gusta investigar, pero no le gustan los métodos cuantitativos, o le gustan, pero aplicados a la historia o a la información agregada, puede que EMAR no le llame mucho la atención. Y si en definitiva no le gustan, puede que sus intereses provengan de ramas más heterodoxas de la economía, las cuales no conozco muy bien.

Mi recomendación es que si su interés es comprender fenómenos sociales y entender el comportamiento de los otros, dentro del marco de las herramientas que le provee el tecnicismo económico, hable con Luis o con Alexandra. Toque las puertas, que es una sola, de estas buenas personas y continúe su aprendizaje por ese agradable camino del conocimiento. Supongo que si usted está leyendo esto, y ha llegado hasta aquí, ha de ser un buen estudiante, ha de tener un interés particular en el conocimiento o, simplemente, no tenía nada mejor que hacer (el azar siempre es así).

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Clausura taller Juegos de Negociación 2019 I

2722

EMAR – POLITEIA – Tiempo Cero

El equipo investigador a cargo del proyecto Filosofía Moral Experimental para la Formación de Competencias Ciudadanas (VIE 2403 y VIE-ICFES 8265) invita a la clausura del Taller de Juegos de Negociación. Este cierre se realizará el próximo 28 de mayo a las 4:00 de la tarde, en el auditorio Ágora de la Facultad de Ciencias Humanas.

En el Taller participaron estudiantes de primer nivel de los diferentes programas de pregrado ofrecidos por la UIS, estrategia que ha tenido muy buena aceptación y participación. Aquellos que cumplieron con los compromisos establecidos recibirán los certificados como participantes y talleristas.

GIF

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Carta de recomendación: Heiner Ferley Rincón Ramírez

2721

6 de mayo de 2019

Luis Alejandro Palacio García

A quien le interese.

Me complace escribir una carta de recomendación para Heiner Ferley Rincón, ingeniero industrial y un destacado alumno de último nivel de Economía en la Universidad Industrial de Santander. Conocí a Ferley al inicio de su simultaneidad con Economía, en el curso de Microeconomía II, justo antes de ir a su primer intercambio académico en la Universidad de los Andes. A su regreso me contactó para que lo apoyara en la creación de un taller de Excel dirigido a los estudiantes de pregrado. Su preocupación era la baja incorporación de TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje, especialmente el uso de paquetes informáticos para el procesamiento de datos. Como consecuencia de esto, desde 2016 hemos trabajado en varios proyectos en la línea Calidad de la Educación del grupo EMAR que tienen un componente TIC importante: “Juegos de negociación: Una aplicación de la economía experimental en el aula”, y “Aprendizaje Activo: Microeconomía I, Microeconomía II y Teoría de Juegos”.

Ferley también ha sido parte del equipo con el que hemos trabajado para la creación y consolidación de un Laboratorio de Economía Experimental en la UIS. En ese sentido, como auxiliar de investigación fue líder del Semillero de Investigación EMAR (2017-2018), apoyó la creación del curso de contexto Teoría de Juegos (para no economistas) y gestionó la creación de un Taller Introductorio a la Economía Experimental de manera conjunta con los semilleros de investigación de la UNAB y la USTA. Trabajó en el diseño y montaje de dos juegos de negociación: Señales (información asimétrica), y Garrote – Zanahoria (cooperación). También apoyo en la transición del software zTree a la plataforma oTree.

Esto se debe esencialmente a tres aspectos principales que caracterizan a Ferley: 1) La creatividad e iniciativa, 2) Facilidad de adaptarse a nuevas situaciones y 3) Su liderazgo. Su capacidad para resolver problemas va de la mano con su deseo de adquirir conocimiento, lo que creo que le llevará a la conclusión exitosa de sus estudios de posgrado. Sus intereses y ganas de aportar al bien colectivo iban mucho más allá del promedio de los estudiantes. Por ejemplo, de manera voluntaria ha liderado un proceso que pretende consolidar el programa de acompañamiento académico a los estudiantes de economía, que con la participación de estudiantes y profesores hoy adelanta acciones de apoyo a la excelencia académica.

Además, el interés de Ferley por los temas conductuales y la acción colectiva lo ha llevado a tomar cursos de psicología en diferentes programas académicos y motivó la elección de sus cursos para su segundo intercambio académico, esta vez en la Universidad Javeriana. Por lo tanto, el proyecto en el que trabaja para sus estudios doctorales recoge sus aprendizajes durante su pregrado en la UIS y en las universidades que ha podido visitar. Su interés por el sector agropecuario se ha visto reflejado desde su primer texto en uno de mis cursos hasta la elaboración de una propuesta de investigación que busca aportar al desarrollo económico de Arauca mediante un aporte a la formación de los jóvenes emprendedores. De hecho, el desarrollo de su tesis doctoral, aunque desde la distancia, continuará aportando a la discusión sobre el diseño, implementación y evaluación de estrategias educativas para fortalecer las capacidades relacionadas con la convivencia pacífica.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Primer workshop economía experimental

2651

Más información en:

https://spark.adobe.com/page/e2MDdxWJCZwOP/

Competencias integradoras para abordar problemas sociales

Ver presentación

Público

Las competencias integradoras son aquellas que articulan los conocimientos y las habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas. Para desarrollar estas competencias se debe recrear el ambiente donde los estudiantes se enfrenten a decisiones que los comprometan moralmente, es decir, donde deban conciliar los intereses propios con los de los demás. Por lo tanto, diseñar e implementar ambientes simulados para enfrentar problemas sociales complejos permite desarrollar la capacidad de manejar los conflictos pacífica y constructivamente.

El juego de la inversión: Confianza, coordinación y reputación en el salón de clase

Ver presentación

Público

El juego de la inversión permite analizar, entender y discutir el efecto de la reputación sobre una decisión de inversión en un contexto de negociación bilateral. Está diseñado para que existan dos equilibrios en los casos extremos, donde no se invierte nada y donde se invierte todo, este último Pareto superior. El problema radica en que invertir es una decisión que implica un riesgo asociado a la coordinación tácita. Se espera que los estudiantes discutan si el mecanismo de calificación permite señalizar el comportamiento prosocial, mejorando la coordinación y por la tanto la eficiencia.

Luis Alejandro Palacio García

Profesor Titular en la Universidad Industrial de Santander, Bucaramanga-Colombia. Doctor en Economía por la Universidad de Granada en el 2011. Economista y Magíster en Ciencias Económicas por Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Económicas. Ha publicado 12 artículos en revistas indexadas y 6 documentos de investigación en publicaciones de universidades colombianas. Ha participado en 9 proyectos de investigación.

2650LAP

Programación del primer Workshop en Economía Experimental.
Miércoles 7 de Noviembre
02:30 pm Seminario de Economía Aplicada
(Banco de la República – UNAB – UIS)
Red de mentiras: Sobre la difusión de información falsa en redes sociales.
Manuel Muñoz Herrera, Universidad de Nueva York en Abu Dhabi.
Lugar: Salón D24
Jueves 8 de Noviembre
08:00 am Identidades de Grupo y su Rol en Economía (Parte I)
Manuel Muñoz Herrera, Universidad de Nueva York en Abu Dhabi.
Lugar: Salón D29
10:00 am Competencias Integradoras para Abordar Problemas Sociales.
Luis Alejandro Palacio Garcia, UNAB – UIS
Lugar: Salón D29
Viernes 9 de Noviembre
 08:00 am Identidades de Grupo y su Rol en Economia (Parte II)
Manuel Muñoz Herrera, Universidad de Nueva York en Abu Dhabi.
Lugar: Salón D29
10:00 am El Juego de la Inversión: Confianza, Coordinación y Reputación en el salón de Clase.
Luis Alejandro Palacio Garcia, UNAB – UIS
Lugar: Salón D29

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2456. Contexto: Seminario de teoría de juegos

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

2462. Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

 

Intercambio en el sur

2545

Fabian Gutierrez Saavedra

Creo que fueron tres veces que me inscribí a un intercambio sin éxito, a la siguiente pude al fin viajar. Mi intercambio fue en Argentina en el segundo semestre del 2017. Para alguien que difícilmente ha salido de la ciudad en que nació, ir a otro país siempre es una experiencia novedosa. Mi destino final era Córdoba, pero con una escala de 9 horas en Buenos Aires. Lo primero que quería era tomarme un café. Me tome un café en el aeropuerto: no me gustó. Es muy diferente el café que toman allá. Es más amargo y el sabor se va muy rápido de la boca, muy efímera su experiencia. Para alguien que está acostumbrado a tomarse 5 tintos al día fue un cambio enorme (con el tiempo me acostumbré a ese café).

Para empezar, lo más difícil era el frio. Llegué en agosto, era invierno. En esa zona el invierno oscila alrededor de 6 grados, y uno acostumbrado a mínimo 20. Córdoba es pura llanura y yo estaba en una zona rural, el viento es bastante fuerte en invierno. Me quemaba la cara y las manos. A veces había tanto viento que era difícil caminar. Estuve allá desde principios de agosto hasta mitad de diciembre. Lo primero que hice fue conocer personas del lugar.

Me relacioné con personas de la residencia universitaria donde vivía, las personas de mi clase de tango, de mi clase de alemán. Conocí personas de Europa y otros países de Latinoamérica. Somos muy parecidos entre los latinos, siempre alegres y despreocupados; además bailamos mejor. Aunque parecidos, hay cosas que, aunque pocas, diferencian a un país de otro, pero eso es lo que le da a cada uno su identidad. Los argentinos fueron a quienes pude conocer más. El acto de tomar mate ya dice algo sobre su cultura, se acostumbran a compartir. Sin importar que sea un grupo grande el mate se toma en un solo recipiente para todos, quien lo ceba lo va pasando a los demás y todos van bebiendo de la misma bombilla. Es común que también se haga lo mismo con la cerveza, las gaseosas y los vinos; todo el grupo toma directo de la misma botella.

Además estaba la cuestión de la comida, sobre todo las frutas. Aquí estoy acostumbrado a comer muchas frutas, además que son baratas. Allá, con el poco dinero que tenía, apenas me alcanzaba para manzanas, bananos y mandarinas. Hablar de mango, papaya, piña, eso es exótico por allá, que sólo se da en el Caribe. Lo mejor de allá era la carne y el vino. La carne es más blanda, más jugosa, más rica. El vino es más barato, se podía conseguir buen vino como por 8 mil pesos, lo que aquí vale un vino malo, alrededor de unas 15 mil pesos, allá me compraba uno muy fino. Así que casi no comía frutas, pero sí más asados y vino.

El país es muy grande también. Viajé a dedo a Chile y al Iguazú. Lo más al sur que llegué fue al norte de la Patagonia y, aun así, me faltó bajar medio país. Ese país es casi tres veces más grande que Colombia. Es un país bastante diverso también. La zona de Misiones y Corrientes parece un poco a Brasil. Jujuy y Salta parece a Bolivia, las personas tienden a tener los rasgos andinos. El sur suele parecerse a lo que uno se imagina de la Patagonia: mucho viento, frío y llano.

Políticamente hay algo curioso: está muy concentrado. Sólo Buenos Aires tiene casi el 40% de la población. Era bastante común escuchar sobre la rivalidad que tenía el argentino del interior del país con el habitante de la ciudad de Buenos Aires (porteño). La queja del argentino del interior es que el porteño se cree que es el único argentino, que son pedantes, crecidos, etc. Pero sí se nota una gran diferencia entre el desarrollo de la capital y el resto del país. Me pareció que Buenos Aires va a la vanguardia de lo que es una ciudad moderna, grande, tecnológicamente avanzada; lo que contrasta con el resto del país, muchos pueblos parecen quedados en el tiempo, muchos de sus vehículos y construcciones parecen que tienen décadas sin cambiar, sin avanzar. Conocí conductores de camión chilenos y brasileños que se quejaban de lo quedada que estaba la infraestructura vial argentina, que hay mucho olvido en el país, que todo lo recibe Buenos Aires.

Lo más duro que tuve que vivir, económicamente hablando, fue la inflación. Cuando llegué, medio kilo de yerba mate valía 22 pesos, un vino malbec marca Quara que siempre compraba, valía 50. En diciembre la yerba valía 28 pesos y el vino 62-65 pesos. Casi todas las cosas que la gente suele comprar aumentaron sus precios en una proporción parecida.

Pero aun así la experiencia fue grata. Aunque no hice mayor cosa, pues apenas estudié, me la pasaba tomando mate y vino, viajando, haciendo amigos, leyendo, comiendo asado, aprendí mucho. Aprendí que las personas de otros países tienen las mismas preocupaciones y los mismos miedos que acá, que viven al día, que están orgullosos por muchas de sus tradiciones, etc. Pero lo que más cambió en mi forma de pensar es mi afán de querer irme del país cuando me gradúe, conseguir una beca para una maestría y ojalá irme a Europa. Porque quizás eso es lo mejor de un intercambio, que muestra otras posibilidades que el propio lugar de origen, con su zona de confort y todo, oculta.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2468. Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I

2469. Mercados prohibidos: Instrucciones

2502. Índice de reactividad interpersonal

 

Las mujeres sufren más la pobreza y sus consecuencias. Midiendo la pobreza en Colombia bajo el enfoque de género 2010-2016

2517

Alexandra Cortés Aguilar

Karen Perez Picón

Brian Barrios Barrera

En Colombia, como en la mayoría de naciones, la pobreza ha sido un fenómeno que ha repercutido de manera constante en la población, reduciendo su calidad de vida y su bienestar. Desde una perspectiva unidimensional, la pobreza se puede considerar como una situación de insuficiencia o carencia de un único atributo con relación a un umbral, habitualmente en referencia con la renta-ingreso o gasto del hogar. La pobreza multidimensional, por su parte, da una explicación más amplia en términos de la inclusión de más atributos, tales como educación, niñez y juventud, trabajo, salud, vivienda y servicios públicos.

No obstante, en el país tradicionalmente las mediciones oficiales de la incidencia de la pobreza se basan en la perspectiva unidimensional. Bajo esta perspectiva, se identifican dos umbrales: la línea de pobreza y la línea de la pobreza extrema [1]. La primera hace referencia al costo mínimo que necesita una persona para adquirir una canasta de bienes (alimentarios y no alimentarios) que permiten un nivel de vida adecuado en un país determinado. La segunda constituye el costo mínimo necesario para obtener únicamente la canasta de bienes alimentarios que permiten un nivel de sobrevivencia.

De esta manera, con base en las mediciones de pobreza se han implementado una serie de estrategias para impulsar el crecimiento económico, y por esta vía disminuir los niveles de pobreza. Sin embargo, la efectividad en la implementación de las mismas no ha resultado contundente (Kabeer, 2006), pues se dejan de lado las diferencias existentes dentro de los hogares cuando se busca medir la magnitud real de la pobreza. Esto evidencia la necesidad de estudiar la pobreza desde un enfoque de desigualdades, teniendo en cuenta que el sexo de las personas puede determinar su nivel de pobreza y/o el riesgo de padecerla (CEPAL & UNIFEM, 2004; Gasparini & Marchionni, 2015).

Por esta razón, con el propósito de analizar y entender esta problemática, desde el grupo de investigación Estudios en Microeconomía Aplicada y Regulación – EMAR, de la Escuela de Economía y Administración, con el apoyo financiero de la Vicerrectoría de Investigación y Extensión – VIE de la Universidad Industrial de Santander – UIS, se ha ejecutado el proyecto de investigación titulado “Discriminación salarial y pobreza en Colombia”.

El objetivo del proyecto ha sido el análisis del fenómeno de la pobreza en los hogares colombianos a partir del año 2010, desde una perspectiva de género en relación con la discriminación salarial. Para ello, se analiza la evolución de la pobreza a través de la descomposición de los índices propuestos por Foster, Greer y Thorbecke (1984, 2010), que buscan mostrar la proporción de pobres que hay (riesgo), qué tan pobres son (incidencia) y cómo es la distribución del ingreso dentro de los mismos (severidad).

Tradicionalmente el cálculo de la pobreza ha supuesto equidad intrafamiliar y, por ende, al medir la pobreza a partir de los ingresos del hogar se supone que éstos son distribuidos por igual. Sin embargo, estimar la pobreza sin contar con las desigualdades al interior del hogar se traduce en “un retrato incompleto del problema (…) de la pobreza de la mujer en relación con la del hombre dentro del mismo hogar” (Kabeer, 2006). Es por esto que han surgido recomendaciones desde la CEPAL (2016) para la generación de mecanismos que incrementen la sensibilidad del ingreso, en aras de un acercamiento al cálculo real de la pobreza, prescindiendo del supuesto de distribución equitativa de los ingresos en los hogares (Ponthieux & Meurs, 2015). A partir de este nuevo atributo de bienestar, que llamaremos Ingreso per cápita ajustado, y la utilización de los índices FGT, en la investigación se analizó la evolución de la pobreza a nivel individual para Colombia desde el año 2010 al 2016, evidenciando las diferencias entre las mediciones del ingreso tanto tradicional como ajustado a nivel nacional, urbano y rural.

Del 2010 al 2016 la pobreza en Colombia se ha reducido un 9.31%. Aunque esta reducción ha sido del 13.5% en los hogares de la zona rural, los niveles de pobreza aún siguen siendo muy superiores (48.56%) a los presentados en zonas urbanas (15.36%).

Gráfica 1. Distribución de la pobreza por zona de residencia según el sexo del jefe de hogar

2517I

Fuente: Elaboración propia con datos de la GEIH 2016

Específicamente para el año 2016, los resultados muestran que el 22.58% de los hogares colombianos se encontraba en situación de pobreza, concentrándose el 48.56% en zonas rurales, en comparación con el área urbana que tenía el 15.36% de sus hogares en esta condición. Por otra parte, el 17.6% de los hogares colombianos en las zonas rurales estaban en situación de pobreza extrema, siendo esta cifra de 7.01% a nivel nacional.

Al observar los hogares que se encuentran en situación de pobreza, se encuentra que para el año 2016, el 23.16% de los hogares que tienen como jefe de hogar a una mujer se encuentran en pobreza. Al desagregar por zona de residencia, se evidenció que tanto para la zona rural y urbana la tendencia se mantiene. En hogares rurales con jefatura masculina, 47.17% se encuentran en situación de pobreza, mientras aquellos con jefatura femenina tienen una cifra 5.91 puntos porcentuales más alta (53.08%). También los hogares urbanos encabezados por mujeres tienen mayores índices de pobreza (18.11%) que aquellos encabezados por hombres (13.63%).

Además, existe relación entre los hogares que tienen hijos menores de 6 años y la probabilidad de los mismos de sufrir pobreza. El 35.65% de los hogares con niños menores de 6 años se encuentran en situación de pobreza, mientras el 16.69% de los hogares que no tienen menores de 6 años padecen de este fenómeno. Con respecto a la pobreza extrema se mantiene esta tendencia y los hogares con niños menores de 6 años duplican el riesgo de pobreza de aquellos hogares en donde no los hay.

Gráfica 2: Presencia de pobreza y pobreza extrema en hogares con y sin niños menores de 6 años

2517II

Fuente: Elaboración propia con datos de la GEIH 2016.

Cuando se supone un ingreso per cápita equitativo para los miembros del hogar, el riesgo de pobreza para los hombres es de 32.83% y el de las mujeres 33.43% en promedio para el periodo estudiado, siendo la brecha entre hombres y mujeres de 0.6%, en desventaja para las mujeres. Las áreas metropolitanas que presentaron los índices más altos de riesgo de pobreza para el año 2016 fueron: Cúcuta, Montería, Cartagena y Pasto, con datos por encima del 20%. Bogotá y Bucaramanga, por su parte, tienen las menores cifras en este índice.

Sin embargo, la información es más diciente si se deja de lado la medición tradicional y se tiene en cuenta el ingreso per cápita ajustado propuesto por la CEPAL (2016). Bajo esta metodología, el riesgo de pobreza para los hombres fue de 14.59%, mientras para las mujeres fue de 44.51% en promedio para el periodo estudiado, generando una brecha de riesgo de pobreza de 29.92%. En este caso, las áreas metropolitanas con mayor riesgo de pobreza a 2016 son: Cúcuta, Montería, Cartagena y Barranquilla, con porcentajes por encima del 27%. Bogotá y Bucaramanga continúan teniendo las menores cifras de riesgo.

Gráfica 3: Brecha de riesgo de pobreza entre hombres y mujeres bajo el ingreso per cápita ajustado y tradicional, por áreas metropolitanas

2517III

Fuente: Elaboración propia con datos de la GEIH 2016

Además, cabe resaltar que cifras bajas de riesgo no vienen necesariamente con menores brechas entre el riesgo de pobreza para hombres y mujeres. Tal es el caso de Bogotá y Bucaramanga, ciudades que bajo las dos metodologías tuvieron los índices de riesgo de pobreza más bajos pero ocuparon las posiciones cuarta y quinta cuando se midió la brecha de riesgo de pobreza entre hombres y mujeres bajo la metodología ajustada. Bajo la metodología tradicional, Bogotá ocupó el primer lugar con mayor brecha de pobreza entre hombres y mujeres, mientras Bucaramanga ocupó el tercer lugar en este ranking.

Los resultados obtenidos resaltan la importancia de los estudios de pobreza con enfoque de género, reconociendo que, como muchos otros fenómenos, la pobreza también afecta de manera diferenciada a hombres y mujeres, siendo sus principales manifestaciones la segregación y discriminación en el mercado laboral. Adicionalmente, si bien de acuerdo a los resultados, al menos para el periodo de estudio, no existe evidencia que sustente la hipótesis de un proceso de feminización de la pobreza [2] en el país, es evidente la existencia de una sobrerrepresentación de las mujeres entre los pobres, con un incremento de las brechas de pobreza en los dominios nacional, urbano y las 13 áreas metropolitanas de 2010 a 2016. Por último, es importante hacer énfasis en la situación en las zonas rurales donde la pobreza y la pobreza extrema parecen no estar siendo afectadas por los distintos esfuerzos de política pública, y su brecha con respecto a los hogares ubicados en zonas urbanas sigue en aumento.

Notas

[1] En Colombia, el cálculo de estas dos medidas está a cargo del Departamento Nacional de Estadísticas (DANE)

[2] Se entiende la feminización de la pobreza como el aumento a través del tiempo de la proporción de mujeres que se mantienen a sí mismas o a sus familias en los grupos de mayor pobreza (Medeiros & Costa, 2008). En otras palabras, la consecución de un proceso sistemático de empobrecimiento de las mujeres en comparación con los hombres en un periodo de tiempo determinado.

Bibliografía

Comisión Económica para América Latina y el Caribe – CEPAL & UNIFEM. (2004). Entender la pobreza desde la perspectiva de género. serie Mujer y desarrollo, (52). 1-73.

Comisión Económica para América Latina y el Caribe – CEPAL. (2016). Horizontes 2030: la igualdad en el centro del desarrollo sostenible. Recuperado de: http://www.cepal.org/es/publicaciones/40159-horizontes-2030-la-igualdad-centro-desarrollo-sostenible.

Foster, J., Greer, J., & Thorbecke, E. (1984). A Class of Decomposable Poverty Measures. Econometrica, (3). 761.

Foster, J., Greer, J., & Thorbecke, E. (2010). The Foster-Greer-Thorbecke (FGT) poverty measures: 25 years later. Journal Of Economic Inequality,8(4), 491-524. doi:10.1007/s10888-010-9136-1

Gasparini, L., & Marchionni, M. (Ed.) (2015). Bridging gender gaps? The rise and deceleration of female labor force participation in Latin America. La Plata: Center for Distributive, Labor and Social Studies -CEDLAS y Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de La Plata. Recuperado de http://cedlas.econo.unlp.edu.ar/archivos_upload/doc_cedlas185.pdf

Kabeer, N. (2006). Lugar preponderante del género en la erradicación de la pobreza y las metas de desarrollo del milenio. Ottawa: Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo – IDRC. Recuperado de https://idl-bnc.idrc.ca/dspace/bitstream/10625/26748/26/IDL-26748.pdf

Medeiros, M., & Costa, J. (2008). Is There a Feminization of Poverty in Latin America? World Development, 36, 115-127. doi:10.1016/j.worlddev.2007.02.011.

Meurs, D., & Ponthieux, S. (2015). Gender inequality (No. hal-01410766).
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1181. Directora del Grupo EMAR conferencista invitada a la tercera sesión de la Cátedra Low Maus 2015-I

1265. Discriminación salarial de género en Santander

2142. Relaciones entre pobreza, exclusión y desarrollo