Juegos de negociación 2017 I

2389

Semillero EMAR

Mercados prohibidos

Marzo 22 de 2017

Luis Alejandro Palacio García

Daniel Felipe Parra Carreño

Carol Fique

Este trabajo tiene como objetivo diseñar un protocolo experimental que permita analizar los efectos de la intervención del gobierno cuando prohíbe una transacción de mercado. La pregunta de investigación es: ¿Cómo afecta la prohibición de una transacción las decisiones de los compradores y los vendedores? Se muestra cómo la prohibición por parte del gobierno de una transacción mutuamente beneficiosa lleva a los vendedores a aumentar el precio de mercado, disminuyendo el bienestar de los implicados.

Buscadores de rentas

Mar 24 de 2017

Luis Alejandro Palacio García

Bryan Snehider Díaz

Álvaro Javier Vargas Villamizar

Este trabajo tiene como objetivo diseñar un protocolo experimental que permita analizar la pérdida de recursos asociada a la competencia por alcanzar un premio, bajo dos mecanismos, subasta y lotería. La pregunta de investigación es: ¿Cómo afecta el mecanismo de asignación del ganador del premio la pérdida social de recursos? Se muestra como los jugadores compiten invirtiendo recursos por ganar un único premio. Todos los recursos invertidos en la competencia son una pérdida social, que incluso puede superar el valor del premio.

Confianza

Mayo 3 de 2017

Luis Alejandro Palacio García

Laura Milena Prada Medina

Este trabajo tiene como objetivo diseñar un protocolo experimental que permita analizar cómo afecta una etiqueta de grupo la confianza y la reciprocidad en los que comparten la misma característica y los que no. En particular, los participantes auto reportarán si son hombre o mujer para ver si esta información sobre la pareja afecta las decisiones. La pregunta de investigación es: ¿Cómo afecta la confianza y la reciprocidad el hecho de conocer si la pareja es hombre o mujer? ¿El comportamiento de hombres y mujeres es diferente, o cambia en función de si estoy interactuando con alguien igual o diferente? Para evocar una mayor identificación con el grupo, en todos los periodos se informará los puntos promedio que han ganado los hombres y las mujeres. Se espera que la información sobre la pareja aumente la confianza y la reciprocidad entre los iguales, dado que el sentimiento de pertenencia se refuerza por la comparación del desempeño promedio.

Inversión

Mayo 5 de 2017

Luis Alejandro Palacio García

Laura Milena Prada Medina

Este trabajo tiene como objetivo diseñar un protocolo experimental que permita analizar el efecto de la reputación sobre una decisión de inversión en un juego de coordinación por parejas. En particular, los participantes deben decidir cuánto de su dotación inicial invertir, con un factor de rentabilidad que está en función de la multiplicación de las inversiones. La pregunta de investigación es: ¿Cómo afecta la reputación las decisiones de inversión que requieren de coordinación? Este juego está diseñado para que existan dos equilibrios en los casos extremos, donde no se invierte nada y donde se invierte todo, este último Pareto superior. El problema radica en que invertir es una decisión que implica un riesgo asociado a la coordinación tácita. Se espera que los participantes utilicen el mecanismo de calificación para señalizar a los participantes que invierten, y castigar a los que no, mejorando la coordinación y por la tanto la eficiencia.

Conflicto 2×2

Junio 6 de 2017

Luis Alejandro Palacio García

Ismael Estrada Cañas

Carolina Andrea Estévez Fiallo

Este trabajo tiene como objetivo diseñar un protocolo experimental que permita analizar, entender y discutir el efecto del nivel de conflicto y los mensajes vinculantes sobre la decisión de cooperar en juegos 2×2. El juego propuesto es un modelo que captura diferentes niveles de conflicto, desde la situación donde es una estrategia dominante cooperar, hasta el extremo opuesto donde es dominante ser agresivo. Las preguntas de investigación son: ¿Los participantes están más dispuestos a cooperar dependiendo del nivel de conflicto al que se enfrenten? ¿El hecho de jugar de forma secuencial lleva a cooperar más que cuando se juega simultáneamente? Se espera que el nivel de conflicto afecte la decisión de cooperar. Entre mayor sea el conflicto, mayores incentivos tienen los participantes para actuar agresivamente. Con respecto al comportamiento del líder o del seguidor, no se espera cambios significativos con respecto al juego simultáneo.

Señales

Junio 9 de 2017

Luis Alejandro Palacio García

Ismael Estrada Cañas

Bryan Snehider Díaz

Este trabajo tiene como objetivo diseñar un protocolo experimental que permita analizar hasta qué punto los bienes de buena calidad pueden ser expulsados del mercado cuando los vendedores no logran transmitir de forma creíble su información privada. Las preguntas de investigación son: ¿Los vendedores están dispuestos a invertir recursos para comunicar la calidad del bien a transar? ¿El mecanismo de señales permite solucionar el problema de selección adversa? Se espera que en ausencia de compromiso los participantes tengan incentivos a mentir, lo que lleva al colapso del mercado. En cambio, cuando se puede invertir recursos para comunicar la verdadera calidad, las señales vinculantes ayudan a alcanzar un equilibrio socialmente deseable.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1363. Juegos de negociación: Aspectos metodológicos

1523. Aprobado el proyecto “Juegos de negociación: Una aplicación de la economía experimental en el aula”

2042. Juegos de negociación: Una estrategia pedagógica

Cría fama y échate a la cama

2331

Laura Victoria González Chacón

Roberto Rangel

Existe un dicho popular, como esas concreciones sintéticas de la sabiduría popular, con el que las abuelas insistieron a sus nietas, las madres a sus hijos y solo después de que se vieron las consecuencias de ignorarlo se aprendió a sobrellevar. Cría fama es contemplar que la fama se ve configurada a través del tiempo, es cultivada y definida como reflejo de nuestras acciones y decisiones, o por lo menos, de lo que los otros pensaron que fueron nuestras decisiones y acciones. Pero, ¿échate a la cama? ¿Acaso la fama trabajará por mí?  ¿Me puedo fiar de ella para que realice un trabajo regularmente por mí? Al parecer mi abuela quería decirme con eso, que la fama tiene fuertes implicaciones sociales, pero responder esas preguntas solo será posible a partir del entendimiento de la fama como reputación en el marco de interacciones estratégicas.

Mi familia fue por algún tiempo proclive a las celebraciones y las fiestas, se realizaban en la casa de algún tío o de algún amigo del barrio, variopinta gama de bailadoras, gorreros, galanes, quinceañeras y bufones transitarían por algún pasillo y dejarían las cervezas a medio tomar en la pila del lavadero. En tal variedad y con el paso del tiempo, noté que una de mis primas desaparecía repentinamente junto con algún allegado. Desaparecía con alguno que alguien había traído, con un amigo de un amigo, o con el hijo de la amiga de doña zutana, caras poco reconocidas y novedades en el círculo parecían ser los preferidos por mi prima.

Esto sucedió algunas veces sin que incomodara a alguien, pudo ser la tradición liberal o la tolerancia al hedonista, no pasaba de ser un hecho divertido o material para un chiste ligero cuando se estaba en confianza. Un día de una fiesta de aquellas, uno de mis amigos había caído en la tusa más inmunda del cochino mundo romántico, como buen amigo, supe que lo que le hacía falta a él, era un clavo que le ayudara con ese que tenía clavado en el Cora (Con eso de que un clavo saca otro clavo). El clavo, rápidamente, supe que sería mi prima, una inversión confiable pues mi amigo seria novedad en la fiesta, además de que los presentaría yo mismo con cierta picara intención.

Plan infalible, pero solo sobre la base del conocimiento del comportamiento previo de mí prima en algunas otras interacciones. Entre chiste, chanza y guaro se dieron las cosas, el plan se consumó en la cama de algún infante ausente. Lo fatídico seria que mi amigo no solo se sacó el clavo que traía, sino que se dejó este otro nuevo clavito enterrado. Él se encarretó con mi prima, le quedo gustando, y al ver que mi plan tomaba nuevos horizontes decidí intervenir temprano. Comenté a mi amigo de cierta inclinación mostrada por mi prima y de las precauciones que podía tener para con su malherido corazoncito. De pronto, por las suaves palabras mi amigo decidió ignorar mi aviso. El caso no terminó bien, resulto mi prima con un amigovio intenso y enamorado; y el pobre aquel terminó con una novia bastante dicharachera y valegüevista que le dio más de un dolor de cabeza y dudas sobre su salud sexual.

Ahí entendí todo. Mi prima buscaba compañeros que no tuvieran reputación que los precediera en nuestro círculo social frecuente, así se evitaba uno que otro inconveniente, se aseguraba la sorpresa, se evitaba chismorreos de las viejas, y el deslinde se podía producir rápidamente, en la mayoría de los casos. Mi amigo ignoró la reputación alegre y desordenada de mi prima, se entusiasmó con ella y al final quedo con otro clavo en el corazón. Ella no sabía que mi amigo era un enamoradizo fatal y apasionado, no conocía su reputación. Si todos hubieran atendido a cierta información contenida en la “fama”, pudieron ser menos las pataletas y los clavos en los corazones.  De pronto el error fue mío, al confiarme de la reputación de mi prima e ignorar la de mi amigo, nunca pensé que el plan fraguado tendría consecuencias posteriores. El plan se mantuvo en secreto para todos, casi me lo llevo a la tumba como una lección privada sobre reputación.

Pero la lección sobre reputación no podía parar aquí dada su importancia. La reputación toma forma en la medida que participemos de juegos repetidos o con determinada frecuencia en donde los otros jugadores posean un banco de memoria, individual, o colectivo, ya sea un voz a voz, un sistema de puntajes, o un seguimiento estadístico. En todo caso las predicciones que ellos pudieran hacer referentes a nuestras decisiones las elaborarán sobre la base de nuestra conducta previa, este comportamiento esperado se configura como nuestra reputación, o como dice el dicho, fama.

Para Thomas Schelling la reputación es una de las respuestas a la pregunta: ¿Cómo se las arregla una persona para hacer creer algo a otra? Naturalmente sería más fácil si lo que se debe hacer creer al otro es verdad (Schelling.1964. p-38). Mi amigo me pudo hacer creer fácilmente que era un enamoradizo corta venas, pero mi prima no hubiera podido convencerme de su castidad y falta de candidez. La reputación es un capital que se cultiva, y si bien, a pesar de la imposibilidad en el largo plazo, podría edificarse sobre mentiras, tendrá repercusiones a la hora de cualquier negociación y la resolución de cualquier conflicto, pues es parte de la información con la que debe contar el negociador antes de arriesgarse.

Cuando se entiende así, y se es consciente de su valor, la reputación puede ser un poderoso medio de compromiso en aras de la credibilidad, y puede empeñarse como prenda dentro de una negociación (Schelling.1964. p-44), cuando esta se da ante algún público o serán públicos sus resultados. Es por esto que un ámbito vital en el buen uso de la fama es la presencia o no de público en las negociaciones. Secreto vs público es una de las primeras decisiones que debe tomar un negociador, y le será ventajosa su reputación en la medida que se mantenga con firmeza en la postura adoptada, esto define el “valor reputación” y está íntimamente ligada con el uso y eficacia de amenazas y promesas contando con que está asociada a la credibilidad en juegos repetidos (Palacio.2015.p-5).

No hubo más ganancia que la del aprendizaje aquí condensado que atestigua que en ausencia de reputación, cuando no se cumple lo esperado o acordado, “disminuye la eficiencia de la interacción estratégica para todo el grupo” (Palacio.2015.p-19), ya no pude hacer chistes con mi prima y recurrimos junto con mi amigo en nuevos costes para tratar la tusa, además no lo pude volver a invitar a la casa. Muy seguramente la reputación de mi prima le convenía conforme sus divertidos fines pues abarataba los costos de transacción para ambas partes, mientras mi amigo ahora duda de su heterosexualidad, y ya se está haciendo fama.

Referencias:

SCHELLING, Thomas. La estrategia del conflicto. Traducción de Adolfo Martin. Madrid: Editorial Tecnos, 1964.

PALACIO, Luis; CORTÉS, Alexandra y MUÑOZ, Manuel. The bargaining power of commitment: An experiment of the effects of threats in the sequential hawk dove game. En: Rationality and society. 2015. Pgs. 1-26.

Enlace ilustrativo:

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2258. La instrumentalización del paramilitarismo en el marco del estudio: La evolución estratégica del conflicto armado en Colombia

2294. Tan cerca pero tan lejos

2312. El cómplice de la ineficiencia social

El narcomenudeo en Bucaramanga

2214

Edson Manuel Muñoz Herrera

Luis Alejandro Palacio García

El pensamiento económico ha desarrollado un compendio de proposiciones y supuestos que permiten considerar que las personas se comportan y eligen como agentes racionales maximizadores de su utilidad. La inclusión de los supuestos de la elección racional en el análisis de actividades de no mercado abre camino a un variado grupo de temas que anteriormente podrían parecer alejados del objeto de estudio de la economía. En este sentido, las problemáticas relacionadas con el crimen, la educación, la historia, la familia o la religión reciben cada vez más atención de parte de la teoría económica.

El enfoque que observa el comportamiento y la elección criminal se denomina Economía del Crimen. En ella el potencial delincuente realiza una comparación de su utilidad esperada dentro y fuera de la legalidad, eligiendo la que represente una mejor opción, consiente que puede ser capturado y penalizado por ello. Con esta manera de observar el crimen, se ha expuesto el caso de un individuo que busca droga para su consumo y otro que vende la sustancia por ganar dinero, los cuales realizan acuerdos para llevar a cabo el trato y maximizar sus beneficios. Esta transacción se denomina Narcomenudeo.

El Narcomenudeo se presenta como un juego, en el que un expendedor de droga y un consumidor se encuentran y crean estrategias conjuntas para lograr los intercambios de droga; pues consideran como su mejor opción la ilegalidad. La idea de dichas alianzas estratégicas es disminuir los costos de la ilegalidad (probabilidad de condena y castigo) y los costos de transacción (costos de búsqueda, de negociación y de seguimiento y control).

Las partes involucradas en la transacción efectivamente incurren en el costo de la ilegalidad cuando son condenados, pues este desaparece si evaden las limitantes que se les impone. Sin embargo, para tomar la decisión, los agentes son conscientes de la incertidumbre asociada al accionar del Estado y tienen en cuenta estas variables en su utilidad esperada. Por su parte, los costos de transacción están relacionados con la modalidad de expendio en que pueden clasificarse estos acuerdos. Para la ciudad de Bucaramanga se observan acuerdos que puede delimitarse como Narcomenudeo en la Calle, desde una Olla o a Domicilio. Los dos primeros son expendios que dependen de un lugar fijo para funcionar e intercambian cocaína, marihuana o bazuco con personas que no necesariamente conocen de antemano. El expendio a domicilio es de tipo móvil, realiza el contacto por medio de telefonía celular entre un vendedor y un consumidor, conocidos previamente, y se especializa en la venta de cocaína.

En los dos tipos de Narcomenudeo fijo se observó que el número de transacciones en la calle o desde una olla es mayor que a domicilio, porque cuentan con gran parte de la oferta de marihuana y bazuco que éste no abarca. Simplemente que dadas las funciones de utilidad, presentan una mayor probabilidad de captura y castigo, además que los costos del intercambio se hacen aún más difíciles de reducir por ser puntos ligados a un territorio designado. Adicionalmente se encuentra un determinante de tipo geográfico para las dos modalidades de expendio fijo garantizando su funcionamiento al localizarse en sectores de focalización criminal. Respecto a ello, los lugares más frecuentes donde se producen arrestos por expendio son el Centro de la ciudad, Norte- Nororiente y San Francisco. Para el caso del Narcomenudeo a domicilio, las capturas por expendio móvil se focalizan en Cabecera, Ciudadela y Centro.

La alianza entre consumidor y expendedor para intercambiar droga a domicilio representa el equilibrio de Nash para el juego del Narcomenudeo en Bucaramanga. Esto significa que es un punto de acuerdo en el cual ninguna de las partes encuentra incentivos para desviar su decisión unilateralmente. Esto se desprende de dos características muy sencillas, en primera medida la inclusión del teléfono celular como medio de negociación y en segunda instancia la especialización de la venta.

El celular es un cambio tecnológico que reduce los costos de organización espacial, desliga el almacenamiento de la distribución y genera que la modalidad a domicilio crezca. Adicionalmente se observa una segmentación en este tipo de transacción que no se representa en precios diferentes, simplemente la especialización en la venta se lleva a cabo restringiendo el número de clientes al transar únicamente con conocidos; y también en el tipo de drogas, pues se especializan en cocaína. En otras palabras, el éxito del Narcomenudeo a domicilio está sustentado en un mayor número de transacciones repetidas con clientes ya establecidos.

Dado que los intercambios son voluntarios pero ilegales, no se cuentan con mecanismos formales para incentivar o condicionar a las partes a cumplir con su palabra. Pero, al dejar de ser una transacción única para convertirse en un juego repetido, ni el cliente busca expendedores nuevos cada vez que desee consumir droga, ni el expendedor corre los riesgos de que su servicio se detenga, pues se verá desincentivado a engañar a un consumidor frecuente porque le resulta mejor ganar reputación y confianza.

El modelo de Narcomenudeo no es una representación completa de la realidad ni contiene todos los elementos posibles para analizar el acuerdo. Simplemente pretende abordar y contrastar las consideraciones que se desprenden del análisis del agente racional y permite establecer las variables determinantes para comparar los pagos. En primera instancia, se concibieron agentes neutrales al riesgo, para efectos prácticos del análisis. Cabe profundizar en posteriores investigaciones, cómo la relación de amante, neutral o adverso al riesgo en el criminal, implica una reacción distinta frente a aumentos en la probabilidad de condena y el castigo, en cada una de las modalidades de Narcomenudeo.

En segunda instancia, se observa que la incidencia que tienen los actores del juego del Narcomenudeo en Bucaramanga, sobre la probabilidad de condena está principalmente en intentar evitarla. Ninguna de las partes representa influencia directa sobre la designación o elaboración de leyes que afecten los acuerdos. Esto posiblemente puede observarse en  los participantes de intercambios más grandes como los intermediarios mayoristas. Finalmente, se concluye que el modelo de Narcomenudeo no se limita únicamente a Bucaramanga, sino que puede ser aplicado en la observación de casos en ciudades distintas y evaluarlo con otras posibles drogas, para futuras investigaciones.

Nota. Este texto fue tomado de:

Muñoz-Herrera, M., & Palacio, L. (2014). Drug dealing in Bucaramanga: Case study in a drug producing country (p. 33). Disponible en: https://mpra.ub.uni-muenchen.de/58523/
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

565. Multas al crimen: ¿Socialmente óptimas o moralmente indeseables?

590. Aplicaciones experimentales sobre drogas y mercados ilícitos

659. Políticas públicas y mercados prohibidos

Caracterización del narcomenudeo

2213

Edson Manuel Muñoz Herrera

Luis Alejandro Palacio García

Es posible entender el Narcomenudeo como la interacción entre el expendedor y el consumidor final de drogas ilícitas, y se ha utilizado este concepto con el fin de marcar las especificidades de esta actividad frente a las complejidades que se pueden presentar al considerar el problema del narcotráfico en todas sus dimensiones. En este sentido, antes de abordar el problema del Narcomenudeo es importante hacer una revisión general de los fundamentos teóricos que serán utilizados a lo largo de la investigación.

En términos generales, en economía se han estudiado las transacciones ilícitas y los determinantes de la criminalidad a partir del enfoque conceptual de la Economía del Crimen, la cual aborda este tipo de actividades de no mercado dentro de un gran conjunto de ideas conocido como Análisis Económico del Derecho. En este sentido, esta forma de entender el crimen ha creado nexos cada vez más estrechos entre derecho y economía, y a su vez, ha generado caminos que divergen de la conciencia tradicional que tanto legisladores como economistas pueden tener de la relación entre la ley y el comportamiento de las personas.

El análisis propuesto por la economía del crimen está fundamentado en el supuesto de racionalidad de los individuos, lo cual no necesariamente implica cálculos exactos ni resolución de todo tipo de problemas, sino una capacidad restringida de razonamiento conocida como racionalidad limitada. De esta forma, se considera que algunas personas perciben un costo de oportunidad por permanecer dentro de la legalidad, el cual hace parte de sus consideraciones al momento de escoger si se realiza un acto delictivo o no. En el caso del consumidor de droga, por ejemplo, puede resultarle más costoso obedecer la norma de prohibición del consumo que transgredirla. Así mismo, el potencial expendedor puede considerar como mejor opción, para alcanzar un ingreso alto, dedicarse a la actividad ilegal, en muchas ocasiones porque el salario de oportunidad tiende a cero dadas las posibilidades reales de obtener un trabajo formal.

Es claro que quienes optan por la ilegalidad asumen un costo impuesto por la legislación, el cual se materializa a través de la persecución y castigos que el Estado le puede imponer por sus acciones. De esta manera, el potencial criminal realiza una comparación proporcional y subjetiva de la probabilidad de condena y el castigo por sus actos, pero como sólo los delincuentes condenados son castigados, no siempre se incurre efectivamente en el costo de la ilegalidad. Así, el delincuente percibe el valor del castigo representado en multas, años de prisión o trabajo comunitario en caso de ser condenado, pero es claro que este castigo no se hace efectivo cuando se logra evadir a la policía. Tomando en consideración lo expuesto, se espera que el número de crímenes tienda a disminuir si se incrementa la probabilidad de captura o el castigo, al dar como resultado una reducción en la utilidad esperada del criminal. Entonces, si una persona decide no cometer un acto delictivo de acuerdo a estos postulados, se dirá que el potencial infractor fue disuadido (Shavell, 1985).

Teniendo en cuenta lo anterior, el Estado tiene la posibilidad de disuadir la producción, distribución y consumo de drogas por medio de leyes que prohíben y castigan estos actos. Además, tiene a su disposición a la policía para la observancia de la ley, intentando asegurar que sus medidas se cumplan. De esta argumentación se desprende que este enfoque rompe con la percepción jurídica tradicional de individuos que ajustan su comportamiento al patrón establecido por la norma. En otras palabras, para abordar las actividades criminales no se puede presuponer obediencia a la ley, y por ende, hay que tener en consideración los gastos, tanto públicos como privados, en que se incurre con el fin de prevenir daños y aprehender a los agresores.

En esta medida, se encuentra un contexto que busca anular el intercambio pero también individuos que se relacionan sin seguir los lineamientos legales. Para ellos, la decisión de cometer un agravio dependerá de si la utilidad esperada excede la que obtendrían empleando su tiempo y recursos en otras actividades. Por lo tanto, algunas personas se convierten en delincuentes no porque su motivación básica difiera de la de los demás, sino porque sus beneficios y costos lo hacen (Becker, 1968). Así, los individuos que deciden consumir droga y quienes intercambian con estos como expendedores realizan una transacción ilícita que, en términos generales, puede ser entendida por medio de las herramientas que ha desarrollado la economía para abordar los intercambios de mercado.

Siguiendo los planteamientos de Coase, “Para llevar a cabo transacciones de mercado es necesario descubrir con quién deseamos transar, informar a la gente que deseamos intercambiar y en qué términos, conducir negociaciones que lleven a un convenio, redactar el contrato, llevar a cabo la inspección necesaria para asegurarnos de que los términos del contrato se observan, y demás.” (Coase, 1960; 526) En este sentido, la particularidad del Narcomenudeo consiste en que la búsqueda, negociación y seguimiento deben hacerse fuera de la legalidad.

No se cuenta con un marco formal que regule la interacción, y por el contrario, en cuestiones criminales el derecho pretende anular las transacciones haciéndolas mucho más costosas. Esto lleva a que comúnmente las personas desarrollen un sistema de reglas propio, una normatividad extralegal que incluye todo tipo de alianzas entre las partes para hacer cumplir los acuerdos, algunos se apoyan en la violencia y las amenazas, pero en la medida que logran reducir la fuerza hacen que las transacciones se optimicen (Ghersi, 2001).

Referencias

BECKER, Gary S. Crimen y Castigo: Una aproximación Económica. Journal of Political Economy, vol.76, núm. 3, 1968.

COASE, Ronald. El Problema Del Costo Social. Journal of Law and Economics, vol. 3, octubre de 1960, pp. 1-44. © 1960 The University of Chicago. Traducción tomada de William Breit y Harold M. Mochman, Editorial Latinoamericana, México, 1973.

GHERSI, Enrique. El Costo De La Ilegalidad. 2002. (www.cepchile.cl)

SHAVELL, Steven. Criminal Law And The Optimal Use Of Nonmonetary Sanctions As A Deterrent. Columbia Law Review, vol. 85, 1985, p. 1232. Traducido por José Casarrubias.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

565. Multas al crimen: ¿Socialmente óptimas o moralmente indeseables?

590. Aplicaciones experimentales sobre drogas y mercados ilícitos

659. Políticas públicas y mercados prohibidos

Amenazas implícitas

2201

Roger Andres Diaz Villacob

En la teoría de juegos, una de las herramientas matemáticas que tiene mayor efectividad en cuanto a la comprensión de las decisiones humanas como procesos de elecciones racionales basadas en supuestos más que nada.  Los sujetos son tomadores de decisiones que son jugadas que se pueden realizar después de un proceso analítico que generalmente suele llevar a posiciones finales en las cuales estos jugadores han elegido la mejor de las decisiones posibles con base en lo que su contraparte podría haber jugado.

En pocas palabras las personas son racionales, deciden bajo la incertidumbre de lo que el otro podría hacer y toman la mejor de las decisiones. Esto suele ser así, y digo suele refiriéndome a la teoría que está detrás de todo esto, obviamente es una modelización de la realidad que en algunos casos suele ser muy buena pronosticando resultados, sin embargo desde mi punto de vista la mayor efectividad de estas teorías y sus modelos es el uso de un proceso analítico que trata de comprender que es lo que esta detrás de todas las decisiones que un sujeto puede tomar, y en esta parte cuando me refiero a sujeto hablo de todo actor tomador de decisiones llámese persona, organización, empresa, etc. Bajo esta perspectiva busco analizar cómo una amenaza que no es más que una persuasión de tipo impositivo que puede perturbar los juegos de tal manera que estos resulten en beneficio de los que la realizan, y después tratar de ver que estrategias podrían hacer que no resulten eficientes.

Un juego normal es una situación en la que existen dos sujetos a los cuales llamaremos jugadores, estos tienen que tomar decisiones con respecto a la situación inicial a las que llamamos estrategias, y por cada estrategia recibirán una recompensa o tendrán un castigo, es la consecuencia de sus decisiones, a las que se les llamara pagos. Un juego puede ser de cooperación como sería el caso de una pareja que quiera ponerse de acuerdo sobre en qué actividad gastar su tiempo libre un viernes por la noche, o puede ser una situación conflictiva en la que ambos sujetos tienen intereses opuestos y preferirían que el otro perdiera. Un caso particular como lo sería la guerra absoluta en la que no existe posible acuerdo de paz.

Planteadas estas características de los tipos de juego, quiero poner un ejemplo del dilema del prisionero con ciertas modificaciones para llegar al punto de las amenazas. Supongamos que existen dos criminales, los cuales han sido capturados por porte ilegal de armas. Este crimen no tiene un castigo severo, más que un año de cárcel para cada uno, sin embargo se cree que han cometido un asesinato y se les pretende juzgar por esto, este tiene un castigo de 5 años para ambos, mas no se puede acusar pues no hay pruebas suficientes. El fiscal decide hacerles una propuesta en la cual ambos tienen la opción de no confesar y confesar, según los términos, si uno de los dos confiesa y el otro no, el primero queda libre y el segundo paga 10 años de cárcel, si ambos confiesan pagan los 5 años correspondientes y si ninguno confiesa pues no hay pruebas más que para encerrarlos 1 año.

Al resolver el juego encontramos que si no hay comunicación y los sujetos son racionales como ya lo habíamos planteado, el resultado será el que ambos confesarán, ya que esta estrategia domina a la de no confesar, debido a que en todas las decisiones que elija el otro para el primero es mejor confesar siempre. Esto es muy bonito en la teoría y de hecho experimentos similares darán resultados parecidos.

Salgamos de la teoría y modifiquemos un poco el juego. Ahora no son dos criminales, sino que ahora es un cómplice y un asesino que pertenece a un grupo de criminales. Ambos se conocen apenas, pero no han hablado acerca de cómo resolverlo, y se mantienen los mismos pagos. Esto nos pone a pensar en que la solución ya no será el que ambos confiesen, este resultado a pesar que es un equilibrio de Nash puede que para el cómplice ya no sea tan viable considerando las repercusiones que confesar en contra de un miembro importante de un grupo criminal puede significar para él y su familia. No se ha realizado ninguna amenaza y esto es importante, pues aquí lo que entra a jugar lo llamaremos amenazas implícitas, pues no hay como tal una amenaza directa. Podríamos llegar a pensar entonces que el cómplice no confesaría, y el mafioso si pues para el mafioso no cambia mucho, pero para el cómplice ya confesar puede tener costos mayores a los de no confesar. Costos que por el momento no aparecen en el juego como pagos pero que los podría considerar y bajo valores subjetivos evaluar su decisión, que puede muy probablemente ser la de no confesar.

Seguimos con el mismo planteamiento del juego anterior, solo cambiaremos que el fiscal les ofrece hablar durante 5 minutos. El cómplice podría ofrecerle al mafioso que no confiesen, sin embargo el mafioso puede acudir a dos medidas de persuasión, incentivarlo de alguna manera, o amenazarlo. Si le ofrece dinero el mafioso tendrá que remunerar al cómplice para que no diga nada, y este tendría que evaluar el valor que los años en prisión representarían para él. Además que el jefe criminal tendría que pagar esos costos y probablemente el valor que puede tener para el cómplice 10 años en la cárcel puede ser algo que no esté dispuesto a pagar. Pues bien la amenaza resulta tentadora ya que él tiene el poder de credibilidad que requiere ese tipo de amenazas. El jefe criminal le propone entonces al cómplice que no diga nada o asesinara a su familia; el cómplice no dirá nada pues seguramente su esposa e hijos valen más que 10 años en prisión, lo que le garantiza al mafioso salir libre a costa de su contraparte.

Vemos entonces que este juego muy conocido como el dilema del prisionero en la teoría plantea como modelo de estudio académico muy útil, pero quizás en la práctica no sea tan eficiente en casos particulares. Esto no es nada nuevo cuando me refiero a que no se aplique estrictamente en la práctica, ya que obviamente el ideal de estos modelos de teoría de juegos es plantear cierto tipo de estructura de juegos. En este caso lo quise usar para explicar algo muy básico, las amenazas pueden alterar los juegos de manera que el que la plantea tenga la posibilidad de salir ganador obteniendo los mejores resultados.

Una cuestión importante es la función que cumplen en la sociedad este tipo de juegos de amenazas, como el ultimo que vimos, quizás no se vea tan claro pero a diario la sociedad experimenta estas situaciones en las que los individuos son sometidos a cierto tipo de persuasión, no necesariamente mala pero si se ve incluida a diario en su toma de decisiones por las persuasiones ya sean en forma de amenazas o de incentivos, y puede que muchas de esas sean amenazas implícitas que podríamos estar tan acostumbrados que incluso ignoremos. Un ejemplo de esto son las normas sociales en las cuales los sujetos se cohíben de realizar algo porque en la sociedad eso está vetado y tienen miedo a ser excluidos, ese tipo de amenazas son tan normales que hacemos las cosas amenazados de manera que no nos damos cuenta ni siquiera que estamos siendo empujados a hacerlo.

Bibliografía

Tomas Schelling. (1990). The Strategy of Conflict. Cambridge MA: Harvard University Press.

Dixit, A., & Nalebuff, B. (2010). El arte de la estrategia (p. 541). Anthony Bosh Editor.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

139. Amenazas

1099. Evidencia experimental sobre amenazas y promesas

1790. El deseo de originalidad, la relatividad y la impronta: Amenazas para el supuesto de racionalidad

La preservación de nuestros recursos naturales desde la óptica de la teoría de juegos

2171

Fabián Ramírez Prada

La esencia de la teoría de juegos es analizar como los individuos de manera colectiva e individual toman decisiones en diferentes situaciones que podrían ser conflictivas o cooperativas, en las que podemos reconocer los diferentes escenarios que se presentan con frecuencia en la vida diaria. Esto quiere decir, que la teoría de juegos estudia el comportamiento de las personas cuando se relacionan de manera racional o cuando los individuos se interrelacionan utilizando el raciocinio. La teoría de juegos que en sus comienzos fue desarrollada como una herramienta para entender el comportamiento de la economía, también es aplicada en muchos campos como la sicología, filosofía, física, biología entre otras.

En base a lo mencionado anteriormente es importante hacer una reflexión y un auto crítica aplicando la teoría de juegos en la biología de la conservación. Sabemos que hoy en día existe una gran preocupación por la desaparición de grandes extensiones de selva tropical y de especies animales por su sobre explotación. Este problema presenta algunas características similares a los bienes públicos que de alguna manera no es resuelto de manera satisfactoria por el mercado. A diferencia de los bienes públicos, los recursos naturales de propiedad común si pueden llegar a provocar rivalidad en el consumo.

En países como Brasil, la selva tropical está siendo quemada para la ocupación de tierras que permitan la instalación de nuevas poblaciones de personas. En otros países del extremo oriente como indonesia y filipinas, el grado de explotación de su madera dobla a la tasa de reproducción agravándose la situación en las diferentes especies de madera, y de otras que están en peligro de desaparición.

Otras especies como mamíferos marinos también se encuentran amenazadas por el exceso de su caza. Otras especies como el banco de peces o cardumen, que no se encuentran en vía de extinción, han visto reducido su población, hasta el punto de arruinar varias poblaciones pesqueras. Tanto las selvas, bosques, pesquerías no están sometidos al régimen privado lo cual quiere decir que cualquier persona o empresa puede acceder a ellos por lo que cada uno intentara el máximo beneficio sin preocuparse por su reservación o conservación a futuro. En lo escrito anteriormente, podríamos mirar como las ciencias económicas estudian el problema en este caso el de la industria pesqueras convirtiéndolo en un ejemplo tradicional.

Algunos ecologistas, proponen que consideremos las especies como un capital heredado del que podemos aprovechar sus rentas pero que debemos transmitir integro a las futuras poblaciones. Pero esto no es posible en la realidad debido a que cualquier captura de banco de peces o cardumen, supone la disminución de la población. Si observamos las palabras capital heredado, para los ecologistas estarían refiriéndose al punto de equilibrio natural de la población si no estuviéramos nosotros lo seres humanos. ¿Esto qué quiere decir? Que la forma de mantener el integro de ese número de peces seria no pescar. Entonces nos preguntaríamos ¿cuál sería el máximo volumen de capturas que se podrían conseguir de forma indefinida? Los biólogos resolverían este problema determinando la edad óptima de los peces capturados y la época del año en que debe realizarse la campaña. Pero, una vez que se tiene una solución óptima, se trata de ver si son capaces de aplicarla. Cada individuo, cada barco pesquero, tendría que elegir entre dos alternativas en un ambiente en que pueda ser modelado.

Aquí lo podríamos modelar tomando como ejemplo “el dilema de los presos”. Vamos a llamar cooperar a la estrategia que consiste en respetar las cuotas y la reglamentación acordadas por una cooperativa según criterios racionales de gestión pesqueras. Ahora vamos a llamar traicionar la estrategia que consistiría en obtener el máximo beneficio individual a corto plazo aunque ello implique sobre pasar cuotas o usar artes de pesca. El equilibrio de Nash lo encontraríamos en la casilla donde todos traicionan. Podemos concluir que la tendencia es a que los recursos sean sobre explotados.

Si el sector privado, en este caso una empresa pesquera pudiera ejercer control, no habría ningún problema para poder realizar una gestión eficiente. Es por esto de suma importancia que el Estado monopolice el recurso y utilice su poder coactivo para impedir la sobre explotación de los mismos. Otra solución que se le dio a este problema fue la ampliación de las aguas jurisdiccionales de los países hasta las doscientas millas de su plataforma continental para controlar la producción pesquera en la década de los años setenta, generalizándose desde entonces el sistema de cuotas mediante el cual se fija un volumen máximo de capturas a repartir entre todas las empresas autorizadas a pescar. Para otras clases de especies, que viven más allá de las doscientas millas de su plataforma continental la solución a un esta ajena. Debido a que no existen instituciones con la capacidad y legitimidad para gestionar y castigar a los infractores.

Con esto podemos concluir que algunas teorías buscan encontrar las estrategias racionales, que se utilizan en situaciones donde el resultado depende no solamente de las estrategias propias y las condiciones del entorno, sino de las estrategias utilizadas por otros jugadores que posiblemente tienen objetivos distintos.

Referencias

Binmore, K. (2009). <<Teoría de juegos, una breve introducción>> alianza editorial.

Martinez Coll, Juan carlos (2001); <>.

Fabián Ramírez Prada -Físico; Estudiante de Maestría en Economía y Desarrollo.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1574. La importancia del surgimiento de la teoría de juegos

1819. El recrudecimiento del conflicto: Juegos y videojuegos

2042. Juegos de negociación: Una estrategia pedagógica

Subasta holandesa

1815

Un tipo interesante de subasta es la llamada subasta holandesa, que como no podría ser de otra manera, se origina en el negocio de tulipanes. Son muchas las innovaciones que hizo Holanda con sus tulipanes en materia económica; en particular, hay una historia que se relata en casi todos los libros dedicados a temas financieros y que veremos a continuación.

Todo comienza a finales del siglo XVI, cuando los tulipanes se introdujeron en Europa y tanto el clima como la tierra de Holanda favorecen especialmente su crecimiento. Incluso resultó provechosa la contaminación con un virus, pues (por cosas de la evolución) provocó que los colores de los pétalos variasen, gracias a lo cual se generaron singulares combinaciones. Estas nuevas flores eran símbolo de estatus, que todos comenzaron a buscar. Por otra parte, los tulipanes tardan unos diez años en crecer, con lo cual, ante una demanda creciente y productores que no llegaban a abastecerla en el corto plazo, los precios iban en alza.

Apareció entonces el mercado de futuros: la gente compraba y vendía tulipanes que no tenía, transfiriendo y revendiendo certificados que serían canjeados en el futuro por tulipanes de carne y hueso (por decirlo de algún modo… Francamente, tampoco nos convenció poner “vivitos y coleando” o alguna expresión equivalente). Los precios llegaron a ser delirantes, versiones exageradas de la proclama de Ricardo III: un tulipán por una casa, o por el salario de diez años de un artesano, o por 20 toneladas de trigo. Tal era el extremo al que se había llegado: había nacido lo que hoy llamamos una burbuja, como las que hubo luego en las últimas décadas con las empresas punto com o la más reciente burbuja inmobiliaria.

Todo indica que la fiebre por los tulipanes bajó, paradójicamente por otra fiebre: mejor dicho, por un brote de peste bubónica en 1637. Como los compradores no asistieron por miedo a contagiarse, una subasta de tulipanes fracasó, haciendo reflexionar a los mercaderes holandeses sobre el precio que se estaba pagando por tulipanes.

Ya normalizado el mercado de tulipanes, quedó como resultado el modelo de subasta que se emplea aún hoy. En Aalsmeer, en las afueras de Amsterdam, funciona actualmente un mercado donde se venden diariamente unos veinte millones de flores y plantas, en unas cincuenta mil subastas que podrían dar lugar a un comentario admirativo: ¡flor de subasta! El procedimiento es el que ya se empleaba en el siglo XVII: se ofrece un lote a un precio dado, que luego va bajando hasta que un comprador acepta pagarlo.

Este tipo de subastas se ajustan en forma bastante adecuada para bienes perecederos y es empleado también en mercados de frutas y verduras, o pescados. Gran parte de las ofertas de los supermercados tienen un esquema similar, ya que los precios pueden bajar cuando un producto (digamos un yogur) está cerca de su fecha de vencimiento. Esta idea de aceptar precios inferiores cuando un bien está por expirar es frecuente en toda clase de situaciones. En Europa era común en una época comprar por pocos dólares automóviles que ya no pasarían el próximo control técnico. Aunque esto puede causar más de un dolor de cabeza (o de estómago, en el caso del yogur), tiene una contracara interesante en el mercado árabe o zoco.

Como sabe quién haya visitado alguno, el secreto principal consiste allí en el regateo, que en ocasiones es un auténtico juego, hasta el punto de que ciertos comerciantes se ofenden si uno acepta sin chistar el primer precio que dicen. De modo que la cosa consiste en regatear hasta por fin acordar un valor que en general nos lleva a felicitarnos por la ganga obtenida (aunque no es raro encontrar, al día siguiente, el producto en un comercio común exactamente al mismo precio, o acaso algo menos).

En este contexto, uno podría esperar que el comportamiento sea similar al de las subastas holandesas y que los comerciantes estén dispuestos a vender sus productos a precios más bajos cuando se aproxima la hora de cierre. Sin embargo, esto no es así: según dicen, el mejor momento para hacer ofertas bajas es temprano por la mañana, cuando el mercado recién abre. Muchos comerciantes son capaces de vender mercaderías incluso por debajo de su verdadero valor cuando se trata de los primeros clientes del día, porque eso les augura una excelente jornada.

Nota. Este texto fue tomado de: Amster, P., & Pinasco, J. (2014). Teoría de juegos: Una introducción matemática a la toma de decisones. Fondo de Cultura Económica.

Columnas relacionadas

547. Tipos de subastas

550. ¿Por qué recurrir a la subasta?

712. Aproximación al por qué se hacen las subastas: Nivel novato

logo-emar3.jpg