¿Qué pensar de Uber?

2501

La sola mención de Uber produce apasionados debates. ¿Qué puede aportar el economista sobre ese fenómeno? Me limitaré a unas cuantas reflexiones.

En primer lugar, estemos a favor o en contra de UBER, no podemos negar la existencia de un progreso tecnológico asociado a esta aplicación. Y no se trata de un progreso extraordinario, lo que demuestra hasta qué punto la falta de competencia puede ser dañina para la innovación. ¿Cuáles son las innovaciones que ha aportado Uber? El pago automático a través de una tarjeta registrada de antemano, lo que permite no perder tiempo en pagar cuando se llega a destino; la calificación de los conductores y los clientes; el que no sea necesario llamar y esperar la respuesta de la operadora o del operador; la geolocalización, que permite seguir el itinerario del taxi antes y durante la carrera, y tener una estimación fiable del tiempo de espera; y, finalmente, y de un modo inesperado, una tarificación especial en horas punta, reflejo de la escasez de vehículos. Unas “innovaciones” casi triviales en las que, sin embargo, no había pensado o no habían querido adoptar ninguna compañía de taxis.

La más controvertida de esas innovaciones es la tarificación en horas punta; y, aunque es posible imaginar la posibilidad de abusos, esa tarificación en su conjunto está bien. De hecho, la pionera mundial en tarificación en función de horas punta-horas valle no fue otra que la compañía eléctrica francesa EDF con sus tarifas azul-blanca-roja (hoy Tempo) concebidas en 1949 por un joven ingeniero y futuro presidente de la empresa: Marcel Boiteux. Esa idea se aplica hoy a los billetes de avión y de tren, a las habitaciones de hotel o a las estaciones de esquí. Permite ocupar las habitaciones o los asientos vacíos a precios bajos en periodos de poca afluencia sin poner en peligro el equilibrio financiero de la empresa. Volviendo al transporte con conductor, en caso de escasez por horas punta, en lugar de dejar a los usuarios esperar un vehículo indefinidamente, los que pueden volver a pie o en metro, o compartir coche con amigos, optan por esas soluciones, mientras que los que no tienen otra alternativa pueden disponer de un vehículo.

Segundo, cualquier cambio tecnológico choca con las empresas ya establecidas, que no ven con buenos ojos su llegada. Defender los intereses adquiridos no es una buena guía de la política pública. En el caso particular que nos ocupa, el statu quo es muy poco satisfactorio. Los taxis son caros y escasos. Y se han sacrificado muchos empleos, incluidos los de la población menos favorecida. Es interesante señalar que France Uber permite a muchos jóvenes procedentes de la migración tener un empleo en un país en el que las instituciones del mercado laboral no les son especialmente favorables.

Tercero, se han expuesto dos argumentos en favor de los taxis. El primero es la igualdad ante la competencia; es un argumento crucial. Hay que mirar si, a igual actividad, un taxi clásico y un taxi Uber pagan la misma suma en cargas sociales y en impuestos. Lo primero que habría que haber hecho cuando se produjo el conflicto de junio de 2015 en Francia era examinar las cifras y haberse asegurado de que no había distorsión de la competencia. Es este un debate, basado únicamente en hechos, que podría haberse desarrollado con total serenidad.

El segundo argumento es el resultado de una grave metedura de pata de los poderes públicos en el pasado: conceder, a los particulares y gratuitamente, unas licencias de taxis de gran valor debido a su escasez y, después, cerrar los ojos ante su reventa. El Estado tiene una gran parte de responsabilidad en la situación actual. Algunos taxistas independientes han pagado su licencia a un precio muy elevado y ahora ven cómo la entrada de la competencia hace que se evapore una parte de su futura pensión. Eso plantea el problema de la compensación. En Dublín, el número de taxis se ha multiplicado por dos y, a modo de compensación parcial, las nuevas licencias se concedieron a los que ya poseían una. Era una buena política…, hasta la aparición del progreso tecnológico que representan las plataformas Uber o Lyft.

Nota. Este texto fue tomado de: Tirole, J. (2017). La economía del bien común. Taurus.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2468. Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I

2469. Mercados prohibidos: Instrucciones

2475. Mercados prohibidos: Guía para el estudiante

 

Anuncios

¿El fin del trabajo asalariado?

2492

¿Nos dirigimos hacia una generalización del estatus del autónomo y de la desaparición del trabajo asalariado como predicen numerosos observadores? No lo sé: más bien apostaría por un desplazamiento progresivo hacia un trabajo independiente, pero en ningún caso por la desaparición de los asalariados.

El porcentaje del trabajo autónomo aumentará debido a que las nuevas tecnologías facilitaran el contacto entre los trabajadores autónomos y sus clientes. Pero más importante aún es el hecho de que generan y ponen a disposición a bajo coste las reputaciones individuales. Ayer nos fiábamos de la reputación de la compañía de taxis y de su interés en vigilar el comportamiento de sus conductores, lo mismo que teníamos un a priori favorable sobre una lavadora basándonos en la marca y no en la reputación del asalariado de la empresa que había fabricado la máquina específica que habíamos comprado.

Hoy, en el momento de pedir un coche, Uber proporciona la reputación de cada conductor y este puede rechazar la transacción. La reputación colectiva de la empresa con el control concomitante del comportamiento de sus asalariados deja paso a la reputación individual. Esta reputación individual, así como la trazabilidad digital del encargo y de la prestación, es una respuesta al problema de la confianza mencionado al principio del capítulo.

Pero la tecnología puede, en ocasiones, tener un efecto contrario y facilitar el trabajo asalariado. George Baker y Thomas Hubbard dan el ejemplo siguiente. Muchos camioneros en Estados Unidos trabajan por cuenta propia y ello genera cierto número de inconvenientes: el conductor es propietario de su camión, lo que representa una considerable inversión. Su ahorro se invierte, pues, en el mismo sector que su fuerza de trabajo, lo que hace que el camionero se exponga a un riesgo considerable: en caso de recesión temporal o estable, los ingresos del trabajo y del valor de reventa del vehículo bajan a la vez. El sentido común de que el ahorro no debe invertirse en el sector en el que se trabaja se ha pasado por alto. Por último, un trabajador autónomo debe ocuparse él mismo de las reparaciones y, eventualmente, soportar el gasto de la falta de disponibilidad momentánea de su vehículo.

¿Por qué los camioneros no son asalariados de una empresa, que se encargaría de la compra y el mantenimiento de la flota de camiones? La respuesta es que, con frecuencia, son asalariados, pero ese asalariado está limitado por el riesgo moral: al empresario le afecta que el conductor no trate bien el vehículo, mientras que el camionero independiente estará interesado en tratarlo bien. La digitalización puede, en este caso, facilitar el trabajo asalariado: la empresa de transportes por carretera puede ahora ser dueña de los camiones y vigilar el comportamiento del conductor con más facilidad gracias a la informática de a bordo.

En un sentido más amplio, hay muchos factores que explican que se instituya el trabajo asalariado. Puede ocurrir que las inversiones sean demasiado elevadas para un trabajador o incluso un grupo de trabajadores. O que sean asumibles, pero que la persona prefiera no sufrir el riesgo y el estrés correspondiente como lo demuestra el caso de los médicos o dentistas que prefieren ser asalariados de una consulta privada antes que instalarse por cuenta propia.

El fraccionamiento de las tareas entre diversos empleadores puede no ser deseable por varias razones. El secreto de fabricación u otros aspectos confidenciales ligados al trabajo son susceptibles de llevar al empleador a exigir una exclusividad del empleado. Además, cuando el trabajo se hace en equipo y no se puede medir de un modo objetivo la productividad exacta de un trabajador (a diferencia del caso del artesano), este no siempre es libre de organizar su trabajo como él lo entiende; en ese caso, tener varios empleadores puede generar importantes conflictos relativos a la asignación y el ritmo de las tareas. En resumen, la relación salarial no desaparecerá, pero se puede apostar a que su importancia disminuirá en un futuro próximo.

Nota. Este texto fue tomado de: Tirole, J. (2017). La economía del bien común. Taurus.

Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2468. Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I

2469. Mercados prohibidos: Instrucciones

2475. Mercados prohibidos: Guía para el estudiante

Mercados prohibidos: ¿Te gustaría jugar?

2491

Luis Alejandro Palacio García

El mejor ejemplo de los mercados prohibidos es el narcomenudeo, un acuerdo voluntario entre dos partes, el vendedor y el comprador de drogas ilícitas. Una particularidad fundamental de esta transacción es el no involucrar fuerza ni imposición. Esta característica implica que por encima de su connotación de ilícito, tanto el consumidor como el expendedor tienen incentivos para participar en el trato, lo cual hace que el delito se clasifique como un crimen sin víctimas. Dentro de esta visión se presentan a continuación una caracterización de los actores que participan en la transacción y el proceso que se requiere para realizarla. Debo aclarar que esto solo tiene un propósito académico.

En primer lugar, está el expendedor que cumple un papel similar al de cualquier otro intermediario de la cadena de producción y distribución de droga: comprar y transformar la sustancia para volver a venderla. La diferenciación esencial es que su cliente no es un intermediario más sino el consumidor final. Aunque para cada persona es distinto el interés por delinquir, por simplicidad se puede afirmar que la motivación para cometer este acto ilegal en el expendedor está determinada por la maximización de su ingreso.

En esta medida, un individuo, antes de decidirse por expender, cuenta con cuatro estrategias: 1) No trabajar como expendedor sino en la legalidad, 2) expender desde una casa o bien inmueble al que se le denomina olla, 3) trabajar como un jíbaro en la calle, 4) a domicilio, contactándose con sus clientes por medio de telefonía celular. Los términos olla, jíbaro y domiciliario no son categorías sujetas a consenso académico o formal, pero se presentan como expresiones que facilitan la diferenciación entre las estrategias escogidas por los expendedores.

El primer paso del expendedor es conseguir la droga, requiriendo capital inicial para comprarla, acceso a la mercancía y posibilidades de venta. En ocasiones se necesitan acuerdos con el intermediario superior en la cadena, con los grupos armados que controlen el sector, con los demás expendedores y con la policía. A causa de la imposibilidad de utilizar mecanismos explícitos para anunciar el trato que pretenden, generalmente las ollas y los jíbaros se ubican en zonas de focalización criminal donde son escudados por otros delitos como prostitución y delincuencia común. En estos sitios se hace claro para un consumidor que allí es posible la negociación y los vendedores se esfuerzan por cuidar su territorio.

Por el contrario, el expendio móvil lo constituyen aquellos vendedores que se desligan de una ubicación territorial siendo contactados por sus clientes a través de teléfonos celulares. En este sentido, la negociación se hace personalmente si se es jíbaro o en la olla, mientras que el domiciliario la realiza por medio de comunicación telefónica. En cuanto al acuerdo, se debe especificar el tipo de droga que se requiere, cantidad, calidad y precio de la mercancía.

Por su parte, el cliente no tiene interés en vender la sustancia y hacer dinero con la transacción, únicamente desea comprar para consumo personal. Aunque los niveles de consumo sean distintos entre las personas y sus condiciones particulares, es posible afirmar que la demanda de drogas es inelástica por la adicción que genera. Por lo tanto, la elección a la que se ve enfrentado el demandante es consumir frente a no hacerlo, y en caso que decida comprar, deberá escoger entre las tres modalidades de expendio, en una olla, a un jíbaro o llamar al domiciliario. Como se ha mencionado, las dos primeras modalidades requieren un desplazamiento del cliente hasta el lugar de expendio, mientras que la tercera permite al consumidor acordar el sitio de encuentro. Sin embargo, por motivos de seguridad el expendedor a domicilio sólo lleva a cabo transacciones con clientes conocidos, lo cual implica que cuando se compra por primera vez es necesario hacer el contacto a través de otros consumidores que lo referencian.

Es claro que el cliente siempre preferirá comprar al expendedor que le ofrezca mayor calidad. En este sentido, es importante resaltar que la calidad incluye el proceso de búsqueda y negociación de la droga, así como el efecto que produce la sustancia. En otras palabras, la valoración que hace el consumidor del producto depende del trato que reciba, la tranquilidad con que se lleva a cabo la venta, la reputación del vendedor, y por supuesto, de la cantidad, pureza y precio de la mercancía.

En resumen, el expendedor busca dinero y el cliente droga y transan intentando reducir la probabilidad de captura o castigo por ello. Cuando un cliente logra encontrar un expendedor y no se siente amenazado por ser capturado ni tampoco agredido por factores externos al intercambio, o al menos no como para sentirse disuadido, la transacción se lleva a cabo. Si no obtiene lo que desea, el consumidor puede buscar otro oferente, ya que no cuenta con los procedimientos legales para hacer cumplir el acuerdo. En este sentido, el seguimiento y control de la transacción es muy limitado y por lo general se reduce a estar alerta de no ser engañado o de terminar en una redada policial. Por lo tanto, jugar a los mercados prohibidos no es una invitación a infringir la ley ni poner en peligro la integridad física de las personas. Por medio de una simulación en los computadores los invito a jugar para que puedan sacar sus propias conclusiones.

Referencias

Muñoz-Herrera, M., & Palacio, L. (2014). Drug dealing in Bucaramanga: Case study in a drug producing country (p. 33).

Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2468. Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I

2469. Mercados prohibidos: Instrucciones

2475. Mercados prohibidos: Guía para el estudiante

 

Características del éxito y el fracaso de las organizaciones

2490

La descripción que hizo Henry Ford de la organización era equivocada. El estudio de la organización no trata de la colocación de los frutos en el árbol de la autoridad, sino de cómo se coordina y motiva a la gente para las cosas se lleven a cabo. En estos breves ejemplos históricos han empezado a emerger varias características.

Primera y fundamental, la organización y la estrategia empresarial pueden ser tan importantes como la tecnología, sus costes o la demanda, en la determinación del éxito de una empresa. A pesar de la superioridad de su tecnología, sus mayores recursos y las ventajas de escala, la Ford Motor Company, bajo la dirección de Henry Ford, perdió su batalla con la General Motors de Alfred Sloan. La Hudson’s Bay Company sufrió muchas derrotas en su competencia con la novata North West Company. En estas historias los competidores que conocieron el éxito consiguieron su ventaja en parte gracias a las estrategias adoptadas en sus mercados, pero también buena parte de aquélla provenía de sus estructuras y políticas organizativas innovadoras y especialmente de la concordancia entre sus estrategias y sus estructuras.

¿Qué aspectos de la organización tienen importancia? En estos ejemplos los incentivos constituyen un elemento importante. Los empleados de la Hudson’s Bay Company no se sentían muy inclinados a demostrar iniciativa y criterio, puesto que podían ser flagelados por sus errores sin participación alguna en los beneficios adicionales que pudieran ganar para la compañía. En 1920 en General Motors, no imputar a las divisiones el costo de mantenimiento de las existencias que acumulaban fue la causa del enorme crecimiento de estas, que condujo a una crisis financiera. Inicialmente, Salomón Brothers, con sus muchos agentes actuando independientemente, tenía unos incentivos parcialmente correctos. Sin embargo, su énfasis en la evaluación de la actuación individual no alentaba a los empleados a cooperar y a compartir la información entre ellos. Finalmente, los países comunistas, con su empeño ideológico en la igualdad económica, tenían en todo momento problemas de incentivos.

Otro rasgo común de las organizaciones con éxito en los anteriores ejemplos es la tendencia a situar la autoridad para tomar decisiones en las manos de quienes poseen la información. Salomón Brothers, con dos teléfonos y una enorme autonomía en las manos de sus agentes es un ejemplo extremo. General Motors, con su organización multidivisional situaba las decisiones sobre el producto y la comercialización en las manos de los gerentes de división. Y la North West Company consiguió una ventaja sobre su competidor de mayores dimensiones operando como una sociedad con los socios “hibernadores” situados en el campo de operaciones, tomando rápidamente decisiones basadas en información puesta al día de las condiciones de los mercados locales.

Aunque la delegación de autoridad en aquellos que poseen información necesaria para tomar decisiones correctas es una parte importante de un buen diseño organizativo, tiene escasa utilidad si quienes han de tomar las decisiones no comparten los objetivos de la organización. Ya hemos mencionado los incentivos como medio de armonizar los objetivos de los individuos con los de la organización; queremos señalar que los incentivos son importantes cuanta más iniciativa se espera de los empleados. Visto desde otro ángulo, la delegación de autoridad es mucho más valiosa cuándo quienes la reciben ya tienen incentivos dados para trabajar en pro de los objetivos de la organización. No es un accidente que la North West Company confiara en el criterio de su personal de campo y a la vez lo hiciera socio con participación en los beneficios. Como tampoco es un accidente que los agentes de Salomon Brothers, cuyas decisiones pueden tener un efecto multimillonario en dólares sobre los activos de la compañía, dispongan a la vez de información y de incentivos para usarla bien. Por el contrario, en Europa oriental, la concesión de mayor autonomía a los directores de fábrica sin permitir también la descentralización de la propiedad no pudo resolver el problema.

En el leguaje de la economía, los incentivos y la delegación de autoridad son complementos: cada uno hace más valioso al otro. La evaluación de las complementariedades (cómo las piezas de una organización con éxito encajan entre sí y cómo lo hacen con la estrategia de la compañía) es una de las partes más provocadoras y gratificantes del análisis organizativo. En el ejemplo de la General Motors, el motivo de la estructura multidivisional era llevar a la práctica la nueva estrategia de segmentación del mercado de Sloan. Y para ello, la delegación de las decisiones en los directores de división se combinaba con una información contable de mayor precisión que ayudaba a evaluar las decisiones y con la coordinación desde la oficina central para asegurar que las partes de la organización no trabajaban con propósitos encontrados.

La elaboración de las distintas ideas que sugieren estas breves historias es la base del análisis económico de las organizaciones que hacemos en este libro. Estudiamos la coordinación: qué debe ser coordinado, cómo se consigue la coordinación mediante mercados y dentro de las empresas, cuáles son las alternativas a una coordinación estrecha entre las unidades, y cómo encajan entre si las piezas del sistema. También estudiamos los incentivos y la motivación: qué debe ser motivado, por qué se necesitan incentivos y cómo los generan los mercados y las empresas, qué tipos alternativos de sistemas de incentivos son posibles y qué debe hacerse para hacer efectivos los sistemas de incentivos. En los últimos capítulos examinamos con mayor detalle por qué estos aspectos de la organización tienen importancia, cuando aplicamos los principios para realizar un estudio detallado de unas pocas funciones importantes de la empresa.

Nota. Este texto fue tomado de: Milgrom, P., & Roberts, J. (1993). Economía, organización y gestión de la empresa (p.729). Barcelona: Ariel Economía. Capítulo 1: ¿Importa la organización?

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2414. Columnas sobre economía, organización y gestión de la empresa

2422. Columnas Teoría de juegos

2424. Columnas Copiados

 

Seminario de teoría de moderna de la firma. Primer semestre de 2018

2486

Luis Alejandro Palacio García

Código: 20747 – S.

Programa: Economía.

Horario: Miércoles (CENTIC 209) y viernes (CENTIC 309) de 2 a 4pm.

Justificación y propósito de la asignatura

Teoría de la firma es una asignatura que hace parte de la “nueva microeconomía”. Ha ganado importancia en las últimas décadas debido a que permite entender los problemas de coordinación y motivación al interior de las organizaciones, contrario a lo que sucede con la microeconomía tradicional que concibe la empresa como una caja negra. En esta asignatura se estudiarán las principales corrientes teóricas que analizan los determinantes de la naturaleza y los límites de la empresa, su organización interna y las relaciones de esta con el exterior.

Se tomará como guía el libro de Milgrom y Roberts (1993), en particular se abordarán 6 capítulos en profundidad como se describe a continuación. Para la primera parte del curso se abordará el capítulo 2 que desarrolla la perspectiva económica de la firma, introduciendo el enfoque centrado en los individuos y las transacciones, así como la noción de eficiencia y la naturaleza y la clasificación de los costos de transacción. Ilustra también cómo se manifiestan estas ideas en una amplia variedad de instituciones reales, tanto públicas como privadas.

Además, en el capítulo 3 se estudia cómo el sistema de precios logra la coordinación y la motivación para solucionar el complejo problema de suministrar los bienes y servicios adecuados en los momentos y lugares adecuados y a las personas adecuadas. Para esto se presenta el modelo de equilibrio general neoclásico, de Arrow-Debrew, especialmente aclarando el concepto de equilibrio competitivo.

Para la segunda parte del curso, en el capítulo 5 se considera la contratación incompleta, teniendo en cuenta la racionalidad limitada y las diferencias de información de las partes, así como los problemas de la selección de socios y de la negociación y cumplimiento de los contratos. La antiselección, un término acuñado por el sector de los seguros, es tratada aquí junto con las teorías de las señales y la criba.

Por su parte, en el capítulo 6 se trabaja el concepto de riesgo moral, que se originó en el mercado de seguros para referirse a la tendencia de la gente que suscribe pólizas a alterar su comportamiento en modos que resultan costosos para la entidad aseguradora. Este problema se analiza en el marco del modelo de principal-agente, donde los intereses del agente difieren de los del principal y este no puede evaluar ni la bondad del trabajo ni la honradez del agente.

Para la parte final del curso se estudiará, en el capítulo 8, el problema de la búsqueda de renta y la eficiencia. Una actividad es valiosa si genera cuasirrentas, rendimientos en exceso de los que se obtendrían en otras actividades. La existencia de rentas y cuasirrentas tienta a la gente a gastar recursos compitiendo por ellas. Por último, la propiedad privada, el modo más común y difundido de proveer incentivos para el cuidado de los activos, es el tema del capítulo 9. En términos económicos, la propiedad es distinta de otras formas de contratación solo cuando los contratos que determinan los derechos de decisión específicos sobre un activo y asignan sus rendimientos son imperfectos e incompletos.

Objetivos de aprendizaje o competencias

A continuación se presentarán las competencias que se busca adquirir en el curso, tomando como referencia el módulo de competencias ciudadanas para las pruebas ICFES Saber Pro.

Conocimientos: Se refiere al dominio sobre los conceptos claves en teoría económica y la posibilidad de analizar situaciones concretas a partir de ellos. Se espera que el estudiante esté en capacidad de: 1) Comprender y comparar diferentes referentes conceptuales como la teoría de los costos de transacción, la teoría evolucioncita e la institucionalista. 2) Entender el enfoque centrado en los individuos y las transacciones, así como la noción de eficiencia y la clasificación de los costos de transacción. 3) Diferenciar e identificar los problemas de coordinación y motivación en situaciones concretas. 4) Entender las complejidades de la contratación incompleta, teniendo en cuenta la racionalidad limitada y las diferencias de información de las partes. 5) Discutir las ventajas y limitaciones de la propiedad privada como mecanismo de incentivos. 6) Identificar los problemas e innovaciones organizativas y los principios que han gobernado las decisiones empresariales.

Valoración de argumentos: Se refiere a la capacidad de analizar y evaluar la pertinencia y solidez de enunciados o discursos a propósito de una problemática social. Se espera que el estudiante esté en capacidad de: 1) Identificar prejuicios y anticipar el impacto de un determinado discurso. 2) Comprender las intenciones implícitas en un acto comunicativo. 3) Evaluar la coherencia de un discurso y relacionar diferentes argumentos. 4) Evaluar la validez de generalizaciones y reconocer la confiabilidad de un enunciado.

Multiperspectivismo: Se refiere a la capacidad de analizar una problemática social desde diferentes perspectivas. Se espera que el estudiante esté en capacidad de: 1) Comprender en qué consiste el conflicto desde el punto de vista de cada una de los actores. 2) Entender qué buscan los diferentes actores e identificar coincidencias y diferencias entre los intereses de los actores. 3) Relacionar los roles sociales, las ideologías y cosmovisiones de los actores con sus opiniones o intereses. 4) Evaluar la receptividad de una posible solución desde el punto de vista de cada uno de los actores. 5) Anticipar el impacto de la implementación de una determinada solución para cada uno de los actores.

Pensamiento sistémico: Se refiere a la capacidad del estudiante de reconstruir y comprender la realidad social desde una perspectiva sistémica, mediante la identificación y construcción de relaciones entre las distintas dimensiones del problema y sus posibles alternativas de solución. Se espera que el estudiante esté en capacidad de: 1) Identificar las causas de un conflicto para establecer qué tipos de factores están presentes. 2) Comprender qué tipo de intereses están enfrentados. 3) Comprender qué factores se privilegian en una determinada solución. 4) Evaluar la aplicabilidad de una posible solución y determinar la posibilidad de aplicar una solución dada en diferentes contextos.

Competencias actitudinales y axiológicas. Se refiere a la capacidad que se adquiere en el proceso de formación profesional integral, que le facilita actuar de acuerdo con principios universales, normas sociales y sacar provecho de las herramientas tecnológicas. Se espera que el estudiante esté en capacidad de: 1) Participar activa y responsablemente en el desarrollo de la asignatura. 2) Realizar las lecturas asignadas con anterioridad y autónomamente. 3) Realizar aportes significativos en la asignatura desde su experiencia personal. 4) Respetar el punto de vista de los demás. 5) Realizar las actividades programadas en la plataforma institucional.

Programación y estrategias de evaluación

Para la evaluación del curso los estudiantes deberán subir al aula virtual una relatoría de la sesión o una reseña del documento que revisaron. Los estudiantes son responsables de preparar todas las clases. En total serán 10 evaluaciones como se describe a continuación en sus respectivas fechas de entrega.

Primer corte

Semana 1. Enero 31 y febrero 2. Inicio de clases. Presentación del curso y metodología de evaluación. Capítulo 1. ¿Importa la organización?

Semana 2. Febrero 7 y 9. Capítulo 2. Organización económica y eficiencia.

Semana 3. Febrero 14 y 16. Entrega reseña 1.

Semana 4. Febrero 21 y 23. Capítulo 3. Coordinación y motivación mediante precios.

Semana 5. Febrero 28 y marzo 2. Entrega reseña 2.

Semana 6. Marzo 7 y 9. Documental. La corporación.

Segundo corte

Semana 7. Marzo 14 y 16. Capítulo 5. Racionalidad limitada e información privada.

Semana 8. Marzo 21 y 23. Entrega reseña 3.

Semana 9. Abril 4 y 6. Capítulo 6. Riesgo moral e incentivos al desempaño.

Semana 10. Abril 11 y 13. Entrega reseña 4.

Semana 11. Abril 18 y 20. Documental. El caso Nule.

Tercer corte

Semana 12. Abril 25 y 27. Capítulo 8. Rentas y eficiencia.

Semana 13. Mayo 2 y 4. Entrega reseña 5.

Semana 14. Mayo 9 y 11. Capítulo 9. Propiedad y derechos de propiedad.

Semana 15. Mayo 16 y 18. Entrega reseña 6.

Semana 16. Mayo 23 y 25. Documental. RIP! A remix manifesto.

Referencias

Cortés, A., Palacio, L., & Parra, D. (2014). Socios vs. extraños: Identificación de la pertenencia al grupo en la contribución a los bienes públicos. Ecos de Economía, 18(38), 135–155.

ICFES. (2016). Módulo de Competencias ciudadanas Saber Pro 2016 – 2, 1–10.

Milgrom, P., & Roberts, J. (1993). Economía, organización y gestión de la empresa (p.729). Barcelona: Ariel Economía.

Palacio, L., & Parra, D. (2012). Economía experimental: Un panorama general. Revista Lebret, 4, 277–294.

Palacio, L., & Parra, D. (2014). El dilema de la contribución voluntaria a los bienes públicos. Una revisión de trabajos experimentales. Cuadernos de Economía. 33(62), 123–144.

Palacio, L., & Parra, D. (2015). ¡Tómelo o déjelo! Evidencia experimental sobre racionalidad, preferencias sociales y negociación. Lecturas de Economía, 82(enero-junio 2015), 93–125.

Palacio, L., & Zambrano, A. (2012). Regulación económica de los servicios públicos. El papel de las agencias reguladoras. Revista UIS Humanidades, 40(1), 101–115.

Palacio, L., Saravia, I., & Vesga, M. (2017). Juegos en el salón de clase: El mercado de los limones. Revista de Economia Institucional, 19(36), 291–311.354
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2408. ¿Qué son las competencias ciudadanas?

2449. Un breve análisis de la importancia de la educación

2455. Sobre fútbol y reglas sociales

 

Seminario de teoría de juegos. Justificación y propósito

2462

22 de enero de 2018

Luis Alejandro Palacio García

Justificación: El conflicto, la competencia y la cooperación son consecuencia de vivir en sociedad. Entender que no actuamos en el vacío, sino que estamos rodeados de personas, la cuales toman activamente decisiones que interactúan con las nuestras influye en lo que pensamos, hacemos y afecta la calidad de vida de la comunidad (Dixit y Nalebuff, 2008). La rama de las ciencias sociales que estudia la toma de decisiones en contextos de interacción estratégica se llama teoría  de juegos. Esta provee una estructura formal para esquematizar la manera como las personas toman decisiones y trazan cursos de acción.

Pensar estratégicamente implica ponerse en el lugar de los demás y preguntarse: ¿Qué harán los otros y qué debería hacer yo ante una situación? En este marco de referencia, el Laboratorio de Economía Experimental del grupo EMAR ha diseñado los juegos de negociación como una actividad formativa, proponiendo una serie de retos interactivos multijugador. En esta medida, los juegos generan el ambiente propicio para entender el comportamiento previsto y observado de los individuos en situaciones bien delimitadas, así como establecer estrategias óptimas, fundamental en la formación de personas de alta calidad ética, política y profesional.

En una sala con computadores se recrean diversos dilemas sociales; situaciones problemáticas que buscan resaltar los factores que afectan la decisión de cooperar o la posibilidad de alcanzar un acuerdo entre las partes. En todos los juegos se identifican las variables que afectan el nivel de bienestar social que puede alcanzarse y la forma en que este se distribuye entre los miembros de la sociedad. Por lo tanto, son una alternativa práctica e interactiva que propicia, a través de la experiencia, la construcción individual de conceptos y el fortalecimiento de competencias integradoras (Ruiz & Chaux, 2005).

“La ciudadanía es un mínimo de humanidad compartida. Cuando decimos que alguien es ciudadano, pensamos en aquel que respeta unos mínimos, que genera una confianza básica. Ser ciudadano es respetar los derechos de los demás. El núcleo central para ser ciudadano es, entonces, pensar en el otro. Se basa en tener claro que siempre hay un otro, y tener presente no sólo al otro que está cerca y con quien sabemos que vamos a relacionarnos directamente, sino también considerar al otro más remoto, al ser humano aparentemente más lejano –al desconocido, por ejemplo– o a quien hará parte de las futuras generaciones (…) pero el ciudadano también se define por su relación con el Estado. Uno es ciudadano de un país específico con unas normas establecidas por un Estado específico. Cuando se habla de las consecuencias, un ciudadano no sólo mira las consecuencias para unos, sino para todos” (Mokus, 2004, pág.11).

Propósito de la asignatura: El seminario de teoría de juegos busca familiarizar al estudiante con las herramientas conceptuales y formales necesarias para abordar los problemas sociales que implican interacciones estratégicas. Los estudiantes aprenderán principios básicos para analizar el comportamiento humano en diferentes contextos y podrán discutir las estrategias a la luz de la elección racional y la economía conductual. Al finalizar el curso se estará en capacidad de plantear formalmente diversos problemas que impliquen interacciones entre agentes y podrá utilizar los conceptos solución para el análisis crítico de estos fenómenos.

Adicionalmente, para desarrollar competencias ciudadanas los estudiantes se enfrentaran a diferentes dilemas sociales. Aunque tomar decisiones es algo cotidiano, no es muy frecuente que estas se discutan constructivamente. Por el contrario, la valoración de las diferentes estrategias suele estar cargada de juicios de autoridad, sanciones o celebraciones. Usualmente en los cursos tradicionales el “deber ser” se impone sobre lo que los estudiantes realmente piensan. La confrontación permanente de las ideas entre iguales permite a los participantes de la asignatura explorar como piensan otros alrededor de un problema y desentrañar el sentido que le dan a sus decisiones.

En términos prácticos, los juegos de negociación que se realizarán a lo largo del curso buscan recrear situaciones problemáticas en las que los estudiantes interactúan en ambientes digitales controlados. No hay respuestas correctas o incorrectas, lo cual propicia una discusión en torno a la compresión del dilema a través de los resultados empíricos. Son un ejercicio pedagógico que busca situar al estudiante como un actor activo de su aprendizaje. En consecuencia, los juegos permiten entender el impacto de las decisiones sobre el bienestar individual y colectivo, y en general, fortalecer la capacidad de razonamiento estratégico.

Bibliografía

Dixit, A., & Nalebuff, B. (2010). El arte de la estrategia (p. 541). Anthony Bosh Editor.Juego buscadores de rentas.

Mockus, A. (2004) “¿Por qué competencias ciudadanas en Colombia?” En: Al Tablero. Febrero-marzo 2004. Ministerio de Educación Nacional. Bogotá, pág. 11

Ruiz, A., & Chaux, E. (2005). La formación de competencias ciudadanas (p. 150). Bogotá: Ascofade.

Seminario de teoría de juegos. Primer semestre de 2018

Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2259. Competencias ciudadanas

2408. ¿Qué son las competencias ciudadanas?

2459. Teoría de juegos y competencias ciudadanas

 

Carta abierta a Rodolfo Hernández: Una invitación a defender lo público, la universidad pública

2460

Bucaramanga, 13 de diciembre de 2017

Yeni Katerine Mariño Pabón

Respetado Alcalde, todos los individuos tenemos derecho a expresar libremente nuestras opiniones, y no deseo censurar las suyas en relación con nuestra Institución. Pero sí quisiera, a continuación, contextualizar el escenario de sus apreciaciones:

Immanuel Kant, en Pedagogía, sostenía que la educación es un paso necesario si queremos pensar en un posible progreso de la humanidad, “pues tras la educación está el gran secreto de la perfección de la naturaleza humana”. La educación superior, en Colombia, es el pilar y punto de ancla para los ciudadanos que buscan desarrollar sus proyectos de vida. Es un servicio público cultural, inherente a la finalidad social del Estado. En Colombia existen 32 universidades públicas, que a lo largo de su excelencia académica se caracterizan por la formación integral, crítica, con alto nivel académico.

En la universidad pública se garantizan la apropiación, construcción, creación y producción de conocimientos y saber, a través de sus funciones misionales de docencia, investigación e interrelación con la sociedad. No se trata de una entidad que se asimile a una empresa privada. La educación de la universidad pública es un instrumento de transformación social e impacta al mejorar el desarrollo del país y el bienestar social de sus ciudadanos. Sin embargo, a pesar de la importancia de su existencia para el proyecto de país, la política educativa del gobierno nacional ha sido descalificar su carácter público. El fin de esto último no es otro que promover una desfinanciación de sus recursos. Señor alcalde, nos están privatizando. La Universidad pública cierra este año con la peor crisis de su historia, y le quiero explicar el porqué.

En el año 2006 el 70% de los recursos provenían de la nación, y el 30% fueron recursos propios. Hoy, la balanza porcentual está en un  50% – 50%. El programa «Ser Pilo Paga» está agravando la crisis: en sus tres versiones ha cedido créditos condonables a sólo 40.000 beneficiarios, cuya base son recursos públicos. Y para colmo, más del 80% de este dinero se destina a universidades privadas. El “IVA social”, es decir, el correspondiente al 0,4 de medio punto adicional del IVA, alrededor de $450.000 millones que se esperaba se destinará a las IES públicas, sólo se reservaron $128.000 para estas. Mientras el restante se destinó a financiar el ICETEX, más un billón de pesos para nuevos créditos: esto es, subsidiar a la demanda, que no es otra cosa que endeudar a miles de jóvenes colombianos. El CREE va hasta el 2018.

La reducción a Ciencia y tecnología (Colciencias) es de 380.000 millones de pesos a 222.000 millones. Tampoco podemos olvidar la posible aprobación de la Ley 084, que en su artículo 5 prohíbe la celebración de contratos Interadministrativos, afectando en un promedio del 30% de sus ingresos. El problema financiero de las universidades públicas es estructural y creciente porque los ingresos de estas crecen a un ritmo menor que sus gastos. Se recibe hace más de 20 años la misma proporcionalidad de recursos, con tan sólo un incremento del IPC, cuando el aumento de la cobertura ha sido desde 1993 a 2015 de un 252% junto al aumento por ley de salarios de profesores, trabajadores y administrativos.

La Universidad Industrial de Santander no se escapa a esta situación. La autofinanciación supera el 50% de sus recursos. Para el 2018 se presupuesta $475.798.580,44 millones, con un déficit de $-34.331.680,31 millones, generado por cesantías retroactivas, cubrimiento de toda la planta de personal docente, requerimiento de las unidades como Bienestar Universitario, Vicerrectorías, Escuelas, Facultades y sus sedes regionales Barranca, Barbosa, Málaga y Socorro; es decir, cumplir con las actividades misionales. En cada sesión del Consejo Académico y Superior se evidencia que los recursos son escasos y se gestiona de la mejor manera para cubrir las necesidades, pero el dinero no es suficiente.

Con orgullo se ocupa el séptimo lugar dentro de las mejores IES del país –la mejor del oriente colombiano–, encabezada por otra universidad pública: la universidad nacional. La comunidad universitaria desea enaltecer el concepto de lo público, porque se conoce los desafíos que enfrentan todas las instituciones públicas en pro de una administración eficiente y transparente de los recursos, ante un panorama de corrupción y descomposición ética nacional. Es un compromiso de todos. Se promulga por una universidad abierta, por eso se brinda el programa de “Vecinos y Amigos” porque se entendió que la UIS es un espacio para que la ciudadanía se apropie de su universidad pública, además de múltiples eventos culturales y académicos. Y jamás se pierde su espíritu crítico.

En consecuencia, los funcionarios públicos son los primeros en engrandecer y propender el concepto de lo público y el bienestar colectivo. Por eso señor Alcalde, como trabajador del sector público, lo invito a que ayude y forme parte del fortalecimiento de lo público. Usted como jefe de la administración municipal y nosotros como Universidad. Con ello, solicito la rectificación de su pensamiento sobre la UIS no como el civil Rodolfo –quien puede creer y pensar en sus adentros lo que parezca–, sino como Alcaldía de Bucaramanga, como los funcionarios públicos que juraron proteger el patrimonio de los bumangueses y los santandereanos.

Deseo conocer la posición de su unidad de Gobierno sobre la única Universidad Pública de la región y el fortalecimiento de su carácter público ante los múltiples ataques que recibe. Lo invito a que se acerque a nuestra alma mater que siempre está abierta al debate y conversemos en la relevancia de lo público. Para que entre todos podamos entender el objetivo de su crítica.

Muchas gracias. Sin otro asunto, se suscribe:

Yeni Katerine Mariño Pabón

Representante de los estudiantes de la Universidad Industrial de Santander

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

606. Efectos del castigo en la teoría de la delincuencia racional

2204. Pensar como economista: una revisión a la enseñanza de la economía

2255. La venta de lo público por medio de las subastas: Caso Isagen