Foro 6: Confianza. UNAB 2019 II

2792

Luis Alejandro Palacio García

F6C1. Tengo 18 años recién cumplidos. Me siento de muchos más, aunque parezco de 20. En mi universidad hay un profesor: es lindo, rebelde, cool, canchero, fotógrafo y sensible. Tiene 38 años y una barba pareja, con algunas canas. Usa tenis y jeans sin preocuparse demasiado por nada. Las chicas le coquetean un montón, él siempre coquetea de vuelta. Se rumorea que tiene una novia, o una ex novia, o varias ex novias, quienes también desfilan como alumnas por la universidad. Se rumorean muchas cosas. El profesor me coquetea igual que le coquetea a todas, pero dice que soy muy inteligente, que soy especial. Me siento especial.

Apenas termina el semestre me invita a salir. A mí, no a las demás. Siento como si hubiera ganado una especie de carrera y también tengo la certeza de que hay en ese “triunfo” un mérito personal. Tomamos café, charlamos, me manda mensajes y al cabo de unos encuentros nos damos besos. Al cabo de otro par de encuentros empezamos a coger. Él tiene una novia pero accedo al trato de oficiar como una especie de amante/amiga/pareja ocasional, porque no conozco de muchas más relaciones, ni modelos de relación, ni tengo tiempo para fundar mi propio paradigma, o entender que un trato unilateral es más una imposición que una negociación y porque no quiero parecer una niña remilgada. Quiero que el profesor me quiera y me desee y siga convencido de que parezco una persona mayor, de ser tan “diferente” a todas las demás, como me dice siempre, así él y yo sepamos que no lo soy.

F6. Moción 1. Los estudiantes universitarios deben evitar involucrarse afectivamente con sus profesores.

A favor: 28 Votos. 80%. En contra: 7 Votos. 20%. Total: 35 Votos.

Puesto: 1. 14 Votos. 56%

F6M1. A favor: Es inevitable que se cree un vínculo entre alumno y profesor; que se tenga la tentación de cruzar cierta frontera más allá de la relación profesional. El problema que veo claramente es el desbalance de poder, pues según el caso el profesor está poniendo las condiciones, tal vez abusando de su posición. Lo que veo más complejo es que se corrompe la relación de enseñanza-aprendizaje al aprovecharse de la baja autoestima de la estudiante. Al principio la moción ponía el deber sobre el profesor, pues se supone que es el adulto responsable. Pero al final me parece igualmente válido que la estudiante entienda que es mejor evitar tratos desventajosos.

¿Son éticas las relaciones entre profesores y alumnas?

F6C2. Llegué en mi pequeña moto de siempre al lugar donde debía dar el taller. Solo diré que era hacia la zona norte de la ciudad. Los chicos que asisten a esta escuela son, por lo general, estudiantes vulnerables, que hacen parte de conflictos fronterizos entre unas cuadras de barrio y otras, que venden sustancias después de la escuela y que, con frecuencia, hacen uso de la violencia para solucionar los problemas. Siempre hay uno que lidera todo: el desorden, la recocha, la grosería, la impertinencia. Ese es el que más me llama la atención. Me reconozco en él. Por eso lo focalizo y le doy la atención que quiere tener, que siempre busca mediante acciones.

El taller fue todo un éxito, hasta que descubrí que la moto no tenía la canasta, tampoco los dos espejos. Me devuelvo para reportar la situación al portero del colegio, pero me encuentro a uno de los chicos, el “cansón”, mi favorito. Me pregunta qué pasa y le comento lo que me ha ocurrido. Me dice: “Profe sabe que estoy leyendo en usted como si estuviera triste o desesperado”. Sonrío. “¡Bien mal, cucho! Venga le ayudo. Quédese sano”. Pasan 20 minutos y llega con las partes que le habían quitado a mi moto. Me explica que nada es gratis, que le “tire” pa la gaseosa, pero que también “5 lucas” para el vago que las devolvió. Sabía que estaba mal pagar por algo que era mío, pero son las leyes de ese lugar y hasta yo debía cumplirlas. Incluso debo estar agradecido porque recuperé algo que ya daba por perdido.

F6. Moción 2. Es mejor pagar una recompensa que perder los objetos robados.

A favor: 21 Votos. 60%. En contra: 14 Votos. 40%. Total: 35 Votos.

Puesto: 2. 8 Votos. 32%

F6M2. A favor: Hay dos formas de abordar el problema, lo que realmente tengo que hacer y lo que sería deseable. En este caso se logró un vínculo con el estudiante que permite cierta solidaridad, pero funciona y se consolida cuando se respeta las reglas del lugar. Me gusta la idea que no se le roba a cualquiera, al azar, se hace al que lo merece o al que da papaya. Pagar por la gestión de recuperar los objetos robados es algo inevitable en esta situación. ¿Es deseable o correcto? Quiero pensar que respetar los derechos de propiedad es clave para el funcionamiento de la sociedad y su prosperidad. Cuando los intercambios se hacen de forma violenta, sin consentimiento, esto constituye una trampa de pobreza.

https://racionalidadltda.wordpress.com/2018/10/17/ellos-tambien-leen-no-duden-eso-jamas/

F6C3. Una importante decisión de la Corte Constitucional ratifica que la discriminación por razones de sexo no es permitida. Se llega a esta conclusión luego de revisar una tutela interpuesta por el padre de la niña arquera de fútbol María Paz, de 11 años de edad, contra los organizadores del torneo Liga Pony Fútbol 2018. El alto tribunal dijo que al catalogar como una “actuación irregular” la participación de la menor como arquera titular en un equipo mayoritariamente integrado por niños, “las entidades organizadoras del campeonato revelaron una postura sexista y discriminatoria frente a la práctica del deporte, que reproduce estereotipos culturales que presuponen la segregación fundada en el sexo y que resulta contraria a la dignidad humana y al derecho a la igualdad entre mujeres y hombres”.

A la demanda, los organizadores del tornero, la División Aficionada del Fútbol Colombiano –Difútbol–, la Liga de Fútbol de Bogotá y CREARE Ltda., alegaron que en el evento deportivo no estaba permitida la conformación de equipos mixtos, pues la Fifa lo prohíbe. Además, manifestaron que el club deportivo incluyó a la niña en su nómina de jugadores bajo una interpretación errada del reglamento, el cual ‒dijeron‒, al mencionar a “niñas y niños”, se refiere a categorías femenina y masculina por separado. La tutela fue resuelta en primera instancia a favor de los organizadores del torneo por un Juzgado de Bogotá, pero al llegar a revisión de la Corte Constitucional, el alto tribunal revocó esa decisión y en su lugar protegió los derechos de la menor y sus otros 17 compañeros.

F6. Moción 3. Una niña futbolista en un equipo masculino puede competir en igualdad de condiciones.

A favor: 20 Votos. 59%. En contra: 14 Votos. 41%. Total: 34 Votos.

Puesto: 5. 0 Votos. 0%

F6M3. A favor: Este caso me parece muy bonito y simbólico. No vale la pena discutir la moción en términos concretos, debatir si existe alguna diferencia física o de habilidad entre hombres y mujeres. El punto central del caso es la falta cometida por el equipo al inscribir a una niña en un equipo masculino, lo que lleva a su eliminación del torneo. Sin duda es toda una cadena de errores. Pero lo interesante es el mensaje que nos envía la Corte Constitucional, pues no debe ser tolerable que se utilice cómo principal argumento el género para tomar esta decisión. Me parece muy bonito imaginar partidos de futbol donde compiten en igualdad de condiciones niños y niñas.

https://www.eltiempo.com/justicia/cortes/ordenan-a-torneo-de-futbol-reintegrar-a-jugadora-que-expulsaron-por-ser-nina-400740

F6C4. Un doctor de la ley le preguntó a Jesús con ánimo de ponerlo a prueba qué debía hacer para obtener la vida eterna. Jesús, en respuesta, le preguntó al doctor: ¿qué está escrito en la ley de Moisés? El legista respondió con dos citas de la Biblia: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas (Deuteronomio 6, 5) y la ley paralela amarás a tu prójimo como a ti mismo (Levítico 19, 18). Jesús le dijo que había respondido correctamente y lo invitó a comportarse en consecuencia. En ese punto, el doctor de la ley formuló otra pregunta a Jesús para justificar su interpelación previa. Dijo a Jesús: ¿quién es mi prójimo? Jesús respondió:

Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verlo, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio lo vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verlo tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándolo sobre su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva. ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores? El doctor dijo: El que practicó la misericordia con él. Jesús le dijo: Vete y haz tú lo mismo (Evangelio de Lucas 10, 29-37. Biblia de Jerusalén).

Es de notar que Jesús no definió, tal como pretendía el doctor de la ley, quién es el prójimo, solo preguntó ¿quién obró como prójimo del herido? Por la respuesta del legista queda implícito que se considera prójimo a todo aquel que obra compasivamente con otro hombre, es decir, la definición se da en función de la obra.​ Asimismo, el legista no respondió a Jesús directamente el samaritano, sino indirectamente, al decir el que tuvo compasión de él, lo que en general se interpreta como una dificultad de su parte en reconocer que no fueron el sacerdote o el levita quienes observaron el espíritu de la ley sino alguien que, en el ambiente judío, era considerado un hereje, un paria.

F6. Moción 4. Una persona altruista y compasiva prefiere ayudar a aquellos que considere sus semejantes.

A favor: 3 Votos. 9%. En contra: 32 Votos. 91%. Total: 35 Votos.

Puesto: 3. 2 Votos. 8%

F6M4. En contra: Lo que más resalto del texto es que el prójimo es aquel que tratamos y nos trata con compasión. Lo relaciono con la moción del linchamiento, debido a que en ese caso pasó todo lo contrario. La gente actuó como manada llevada por la rabia, con un desenlace trágico. En este texto se dice que un hombre cayó en manos de salteadores que después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. Si desde un principio se aplicara la ley de amarás a tu prójimo como a ti mismo tendríamos un mundo mucho mejor. Pero esta moción merece un pequeño matiz, un punto medio. Pienso que el que se sacrifica por el bien común es un héroe. Pero solo en las películas uno puede ser héroe de tiempo completo. Es deseable que cada día pensemos en los demás, no ser completamente egocéntricos. El problema es que cada vez somos más personas, y además ahora también tenemos que pensar en el planeta. Eso supera las capacidades cognitivas de cualquier humano sin poderes.

https://es.wikipedia.org/wiki/Par%C3%A1bola_del_buen_samaritano

F6C5. Maikel Mares nació hace 30 años en Santa Rosa, Bolívar. Migró a Venezuela a los cinco años, con sus padres. A los diez, un carro lo atropelló, y quedó parcialmente discapacitado. La mala situación en Venezuela lo trajo de vuelta a Colombia con su esposa y dos hijos. Arrendó una habitación en el barrio El Tesoro, en Ciudad Bolívar, y él y su esposa sostenían la familia con trabajos que conseguían ocasionalmente.

Un día, muy temprano, un vecino del barrio llamó a la policía para denunciar un crimen. Según su versión, un venezolano drogado había intentado secuestrar a su hija. El hombre fue capturado y, efectivamente, estaba drogado, pero, como reconoció después el mismo denunciante, nunca hubo intento de secuestro. La apariencia del denunciado le hizo temer que pudiera hacerle daño a su hija. Es decir, la denuncia fue ‘preventiva’, por un hecho que nunca sucedió.

En el camino a la estación de policía, el venezolano fue fotografiado, y horas después había carteles con su foto que alertaban al barrio sobre la presencia de un secuestrador. Una turba de unas 150 personas enfurecidas salió a la calle a la caza del supuesto delincuente. Los venezolanos del vecindario corrieron a esconderse. Maikel era cojo, no podía correr; fue agredido con palos y piedras y rematado con una puñalada en el pecho y otra en la frente. No tenía nada que ver con el acusado, quien tampoco tenía nada que ver con la acusación.

F6. Moción 5. La gente suele condenar sin un juicio en el que el acusado pueda defenderse.

A favor: 33 Votos. 94%. En contra: 2 Votos. 6%. Total: 35 Votos.

Puesto: 4. 1 Votos. 4%

F6M5. A favor: En clase discutimos que la sociedad se está obsesionando con calificaciones personales. En todo momento estamos juzgando a los demás y somos juzgados en las redes sociales. Pero este caso lleva la calificación al extremo, donde el miedo al que es diferente nos lleva a hacer cosas terribles. Parece un cuento de ficción, pero el linchamiento ocurrió en Bogotá hace pocos meses. Claramente es imposible estar a favor de un acto como este, pero si estoy a favor de la moción, pues solemos condenar sin un juicio, muchas veces llegamos a conclusiones sin escuchar con calma a las personas implicadas. Parece que el problema de juzgar sin escuchar es mucho más terrible cuando hay miedo. El miedo paraliza y no permite pensar con claridad. Incluso puedo decir que saca lo peor de las personas, actuando de forma muy primitiva.

https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/moises-wasserman/linchamiento-y-catedra-de-etica-ciudadana-columna-de-moises-wasserman-293938

F6C6. Carlos tiene 27 años y nació en Bogotá. Vivió con su madre, tres hermanos y su padrastro en Tunjuelito. El olor nauseabundo de las curtiembres de su barrio y estar merodeando entre chatarra y barro es su primer recuerdo de la niñez. Creció en medio de una plaza de mercado en donde pasaba de todo, de todo lo ilícito, por supuesto. A los 14 años ya sumaba tiempo de consumir y vender drogas en medio de la aglomeración. Fue allí en donde comenzó a analizar cada movimiento. Como en cámara lenta, escuchaba el resonar de las monedas y el roce de los billetes mal habidos. Eso le gustaba.

La primera vez que robó fue a los diez años. “Yo creo que soy cleptómano. Ese día vi pagando unas monedas en una tienda, entonces las cogí y me las eché en el bolsillo. La oportunidad hace al ladrón, ¿ve?” Carlos mira fijamente cuando habla, como si quisiera infundir miedo. De ahí para adelante, la acción se le volvió costumbre, y se robaba hasta lo que llevaban sus compañeros en las maletas. “Yo tenía necesidades pero, la verdad, siempre me movió el deseo de poseer las cosas de los demás. Pocas veces podían regalarme algo, entonces mi pensamiento era: pues toca conseguirlo”.

F6. Moción 6. Nunca tomaría las cosas de otra persona, aunque tuviera la oportunidad de hacerlo.

A favor: 30 Votos. 86%. En contra: 5 Votos. 14%. Total: 35 Votos.

Puesto: 6. 0 Votos. 0%

F6M6. A favor: Esta moción me recuerda mí época prestando el servicio militar. Nos entregaron la primera semana toda la dotación, uniformes e implementos, que debíamos cuidar y entregar completos al final. Por razones que no puedo entender, fui el primero al que le robaron algo, la gorra. Tal vez di papaya, porque uno no se podía descuidar, incluso si uno descubría quién lo había robado le decían: “¡pailas, ya perdió!”. Como buen ciudadano fui a reportar el robo y me castigaron con severidad, dado que era mi culpa que me robaran, por pendejo. Solo me quedaba un camino, reestablecer el orden, aprender las reglas del lugar y proceder a robarle la gorra a otro compañero que diera papaya, eso se llama cuadrarse. Para no hacer tan larga la historia, me negué rotundamente a robar y no volví a ser descuidado. Todos mis compañeros empezaron a robarse sin compasión, todos terminaron súper descuadrados, pero a mí no se me volvió a perder nada. Al final me cuadré comprando una gorra a un sargento que las ofrecía porque era el encargado de recibirlas y destruirlas. Claramente tenía una idea de lo ineficiente que sería seguir las reglas formales.

https://www.eltiempo.com/bogota/asi-lo-analiza-a-usted-un-atracador-antes-de-robarlo-297442

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2468. Seminario de teoría de juegos. Juegos de negociación 2018 I

2469. Mercados prohibidos: Instrucciones

2502. Índice de reactividad interpersonal

 

Anuncios

Reseña: Estándares básicos de competencias ciudadanas. Parte 1

2778

Brayan Snehider Díaz Pérez

La formación ciudadana es de gran importancia para cualquier nación, especialmente cuando como sociedad estamos haciendo grandes esfuerzos para buscar alternativas en la resolución de conflictos. La clave parece estar en dar esa formación de manera reflexiva y deliberada teniendo claras las características de los ciudadanos y ciudadanas que deseamos, en un ambiente de compasión y solidaridad, donde las relaciones entre individuos son indispensables para la felicidad y el buen vivir.

Estas relaciones no son sencillas y pueden generar tensiones que dificultan la convivencia, por esto es por lo que el desarrollo de competencias para relacionarse y participar activamente en la construcción política y social es indispensable. Dentro de esta lógica los tres principios habermasianos de la ética del discurso pueden servir de guía para ilustrar el tipo de educación que podemos impartir. Estos principios son: 1) Llevar a todos los participantes a adoptar las perspectivas de todos los demás, 2) Solamente pueden pretender validez aquellas normas que tengan la aprobación de los afectados, 3) El consenso solo puede obtenerse si todos desean participar libremente.

Así pues, el reconocimiento mutuo da cabida al pluralismo. Como bien afirma Mockus: “la ciudadanía es un mínimo de humanidad compartida”. El núcleo central para ser ciudadano es entonces, pensar al otro, no solo a quien está cerca sino también al desconocido, a quien hará parte de futuras generaciones, de forma tal que al evaluar las consecuencias de una acción se tenga en cuenta el bienestar general. En esta concepción de ciudadanía la relación de los integrantes de la sociedad con el estado, la exigibilidad y el ejercicio de los derechos humanos y constitucionales y la acción en la vida pública son fundamentales para hacer eficaz el poder político de cada persona y su participación en la democracia.

Los seres humanos conscientes de las dificultades de la vida en sociedad han establecido unos acuerdos de suma importancia para promover y proteger los principios básicos de la vida. El más significativo es la declaración universal de los derechos humanos que se entienden como el conjunto de derechos civiles, políticos, económicos, ambientales y culturales de todas las personas del mundo en todas las circunstancias. En 1991, colombianas y colombianos acogieron tras un amplio proceso de deliberación un acuerdo que incorpora los derechos humanos y demás marcos legales internacionales en la constitución política.

El marco jurídico internacional y la constitución le apuestan a una visión de niños, niñas y jóvenes como agentes activos a nivel social y político desde edad temprana. El marco de estándares básicos en competencias ciudadanas considera que el papel de la educación es de gran importancia para desarrollar en la niñez y la juventud las competencias necesarias para desempeñarse de manera responsable en la vida pública y privada. En ese sentido a medida que el ser humano crece puede adquirir mayores responsabilidades en su ejercicio, empezando por comprender el mundo y ampliando su marco de visión hasta la institución escolar, la comunidad, el país, etc.

Construir la sociedad que se quiere es una tarea compleja. La propuesta de formación ciudadana toma en consideración la complejidad del ser humano y contempla el desarrollo integral necesario para posibilitar la acción constructiva en sociedad. Esto significa transformar la educación en cívica y valores por el desarrollo de seres humanos competentes emocional y comunicativamente, y en la integración de dichas competencias, favoreciendo así su desarrollo moral. A continuación, vamos a explicar brevemente cada una de las competencias:

Por el lado de los conocimientos, se consideran fundamentales para orientar la acción humana, en temáticas como mecanismos de participación o los valores propios de la constitución. Por ello, el desarrollo de conocimientos pertinentes en las instituciones educativas sigue siendo una meta básica de la formación. Sin embargo, el objetivo no debe ser únicamente la adquisición de conocimientos por lo que no favorece el desarrollo integral requerido para el desempeño ciudadano, tales como el desarrollo de posturas valorativas y de un enfoque más activo y reflexivo por parte de los estudiantes.

Las competencias comunicativas por su parte son necesarias para establecer un diálogo constructivo con las otras personas, entendiendo el dialogo como un intercambio en el que las personas involucradas se reconocen como seres que merecen respeto y atención, buscando expresar cualquier punto de vista sin miedo, y sin la intención de hacer daño, facilitando la negociación y la deliberación sobre temas de interés común. Saber comunicar lo que se quiere fortalece la posibilidad de llegar a acuerdos justos y benéficos para todos, por lo que se propone que la institución educativa se convierta en un laboratorio donde se debatan distintos puntos de vista, se argumenten las posiciones y se invite a escuchar activamente al otro.

Las competencias cognitivas por su parte se refieren a la capacidad de realizar diversos procesos mentales importantes el ejercicio ciudadano. Entre ella destacan la capacidad para generar alternativas para la solución de conflictos, para identificar las distintas consecuencias que podría tener una decisión, para ver la misma situación desde el punto de vista de cada una de las personas o de los grupos involucrados y las competencias de argumentación, reflexión y análisis crítico entre otras. Estas competencias implican incorporar el aprendizaje dentro de redes de conocimiento cada vez más complejas y consentido, siendo relevantes en todas las interacciones, especialmente en el diálogo y en la deliberación.

Las competencias emocionales permiten la identificación y respuesta constructiva ante las emociones propias y las de los demás. Un ejemplo pertinente es reconocer los propios sentimientos y tener empatía; es decir, compartir las emociones de otros. La empatía nos conecta emocionalmente con las otras personas y nos motiva a actuar a favor del bien común. Identificar las propias emociones permite conocerse mejor a sí mismo y ayuda a auto regular la intensidad de estas emociones, a construir una mayor conciencia de sí y de las propias acciones. Muchos estudios demuestran que un desarrollo emocional adecuado podría evitar cosas como el consumo de drogas, la deserción escolar, la depresión, la agresión e incluso algunas enfermedades físicas.

Por último, las competencias integradoras articulan en la acción misma todas las demás competencias. Así pues, manejar conflictos de manera pacífica requiere conocimientos sobre la dinámica de los conflictos, generar ideas y opciones creativas, auto regular la rabia o transmitir asertivamente los propios intereses. La acción ciudadana conforme se ha definido es una competencia integradora, pues el sujeto utiliza una gama amplia de habilidades para enfrentarse al problema en cuestión.

El desarrollo de estas competencias está íntimamente ligado al desarrollo moral de los seres humanos, entendiendo este como el avance cognitivo y emocional que permite a cada persona tomar decisiones cada vez más autónomas tras considerar el punto de vista de los otros, con el fin de realizar acciones que reflejen una mayor preocupación por los demás y por el bien común. Estas decisiones no implican necesariamente la renuncia a los intereses personales, sino más bien la construcción de un diálogo y una comunicación permanente que logre establecer balances justos y maneras de hacer compatibles los diversos intereses. El desarrollo moral aporta las herramientas necesarias para poder dirimir conflictos no solo externos, sino también internos cuando existen valoraciones en conflicto (dilemas morales).

La formación moral y ciudadana también busca aportar a la construcción de la convivencia y la paz. Esto supone reconocer y analizar los antecedentes históricos y las características sociales actuales de Colombia, como son los altos índices de violencia. Por eso es importante formar a los estudiantes para que cuenten con las competencias necesarias para relacionarse con otras personas de manera pacífica y constructiva. Este enfoque formativo no supone la ausencia de conflicto, sino que intenta formar a los estudiantes para que estén en capacidad de resolver sus diferencias mediante el diálogo y sin acudir a la violencia.

Otro de los objetivos es promover la participación y responsabilidad democrática, lo que supone entender que, como sujetos sociales de derechos, los niños, niñas y jóvenes, pueden y deben participar políticamente por medios democráticos para generar transformaciones sociales. Las instituciones educativas deben promover y orientar esta participación, según el nivel de desarrollo de los estudiantes, para así lograr la creación conjunta de acuerdos y normas, regulando la vida en comunidad y favoreciendo el bien común.

Hallarle el sentido a la norma es importante para llegar a acuerdos que se cumplan o modifiquen conjuntamente, lo que presupone un proceso complejo para que el estudiante pueda descentrarse y ponerse en el lugar del otro, coordinar distintas perspectivas, argumentar, debatir, escuchar y tener en cuenta las distintas consecuencias de estos acuerdos y estar dispuestos a acatarlas, así en ocasiones vayan en contravía de los intereses propios. En ese sentido es primordial darse cuenta del potencial de todos los seres humanos, incluso los más pequeños para participar activamente en la construcción de los acuerdos las normas y acciones colectivas que promuevan los intereses públicos.

Referencias:

Ministerio de Educación Nacional. (2004). Estandares Básicos de Competencias Ciudadanas, 148–184. https://doi.org/10.4067/S0718-09342013000100001

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Foro 1: Mercados prohibidos. UIS 2019 I

2767

Luis Alejandro Palacio García

Situación problemática: M1. M2. M3. M4.

Dilema moral: M5. M6.

F1. Moción 1. Comprar y vender drogas ilícitas es una conducta racional.

A favor: 32 Votos. 73%. En contra: 12 Votos. 27%. Total votos: 44 Votos.

Puesto: 4. 5 Votos. 13%

El problema del narcotráfico nos ha afectado a todos, a tal punto que es imposible estudiar la historia reciente de nuestro país sin abordar este tema. Para entender esta problemática desde la academia, recuerdo que realizamos un trabajo de grado sobre el narcomenudeo en Bucaramanga. La idea era identificar y entender las motivaciones racionales que llevan a las personas a comprar o vender drogas ilícitas. Lo más interesante es que a partir de entrevistar a personas que están en este mercado, pasamos de su punto de vista individual a describir la estructura de los contratos y las formas organizacionales.

Sin desconocer sus complejidades, considero que el tráfico ilegal de sustancias adictivas debe abordarse como un problema de salud pública, buscando minimizar el daño. Por el contrario, el enfoque que se ha usado es el de orden público, criminalizando a las personas, haciendo que sea más terrible el remedio que la enfermedad. En los grandes medios de comunicación vemos el problema desde el punto de vista de los políticos, la policía y los grandes capos. Pero es muy importante empezar a ver el problema desde el punto de vista de las comunidades.

https://racionalidadltda.wordpress.com/2018/02/01/mercados-prohibidos-una-breve-explicacion/

F1M1. A favor: El supuesto de racionalidad de los individuos no implica cálculos exactos ni resolución de todo tipo de problemas, sino una capacidad restringida de razonamiento conocida como racionalidad limitada. De esta forma, se considera que algunas personas perciben un costo de oportunidad por permanecer dentro de la legalidad, el cual hace parte de sus consideraciones al momento de escoger si se realiza un acto delictivo o no. En el caso del consumidor de droga, por ejemplo, puede resultarle más costoso obedecer la norma de prohibición del consumo que transgredirla. Así mismo, el potencial expendedor puede considerar como mejor opción dedicarse a la actividad ilegal, dado que en muchas ocasiones el salario de oportunidad tiende a cero dadas las pocas posibilidades reales de obtener un trabajo formal.

F1. Moción 2. Las novelas nos muestran cómo es la vida de un joven sicario. 

A favor: 27 Votos. 63%. En contra: 16 Votos. 37%. Total votos: 43 Votos.

Puesto: 3. 6 Votos. 15%

Las características personales para ejercer la profesión de sicario que nos vendía en décadas pasadas la televisión eran bien definidas. Se trataba de seres elegantes, anónimos, con mil rostros y contratos millonarios, quienes cumplían el encargo con inmensa sofisticación y desaparecían discretamente de la escena. En buena medida, todos habíamos asumido esta imagen como verdadera cuando la muerte comenzó a ser negocio lucrativo en Colombia. Nos hablaban de “el de la moto” y nos representábamos inmediatamente una especie de rambos criollos, máquinas frías e insensibles de la muerte.

Además, el hecho de que la mayoría de asesinos por contrato fuesen de Medellín confirmaba la tesis de que a esa ciudad la había consumido el afán de lucro impuesto por el narcotráfico. Así, las organizaciones de la muerte se ubicaron como apéndices funcionales de los llamados carteles de la droga. Pero cuando los sicarios y sus allegados empezaron a hablar, las cosas cambiaron. Como por encanto aparecieron las exculpaciones y la madeja se enredó. Constatamos que las condiciones de pobreza determinaban las formas de buscarse el sustento. Que bandas completas podían ser contratadas por cualquier parroquiano a la vuelta de la esquina. Y que los profesionales de la muerte eran apenas niños, portadores de unos valores que la sociedad difícilmente comprendía.

http://americo.usal.es/iberoame/sites/default/files/salazar_cultura_bandas_medellin.pdf

F1M2. A favor: La verdad soy fanático de las narconovelas. Con decirles que he dedicado más tiempo a este género que a los super héroes. Es verdad que en una historia de ficción se distorsionan los hechos para efectos dramáticos (incluso lo ponen como advertencia al comienzo de cada capítulo); pero en el fondo, y luego de ver y leer muchas novelas, creo que si he aprendido mucho sobre la cruda realidad de nuestro país. Nunca he estado de acuerdo en que se niegue, se maquille o se esconda la forma trágica como se ejerce la política en Colombia. Ahora, si queremos hablar puntualmente de la vida de un joven sicario les recomiendo el libro “No nacimos pa semilla”, “La virgen de los sicarios” o los cuentos de Robinson Posada (el parcero del popular número 8).

F1. Moción 3. Es trampa buscar ayuda en Internet para presentar los trabajos de la universidad.

A favor: 3 Votos. 7%. En contra: 39 Votos. 93%. Total votos: 42 Votos.

Puesto: 6. 0 Votos. 0%

Los profesores nos enseñan que copiar es una conducta terrible, es una falta muy grave y debe sancionarse con mano dura. Pero a decir verdad: ¿Quién no ha hecho copia al menos una vez? ¿Quién no ha usado toda su creatividad para desarrollar elaboradas técnicas de extensión de memoria en una evaluación? ¿Quién no ha recurrido a sitios de internet en busca de inspiración para un ensayo?

Un día encontré está frase de William Thomson que resume muy bien el asunto. “¿Por qué se debe citar? ¿A quién debe citar? Debe citar para agradecer, para dar crédito y para guiar.” Es decir, el problema no es copiar las ideas de los demás, eso lo hacemos todo el tiempo, lo complejo es cuando pensamos en hacer trampa, incluso al costo de perder lo más importante, aprender en una asignatura. En otras palabras, invertimos valiosos recursos en saltar las reglas, en lugar de destinarlos a estudiar los temas propuestos.

El profesor Ariely lleva este problema a otro nivel. Por si no estamos familiarizados con ellas, las fábricas de trabajos académicos son empresas cuya única finalidad es producir trabajos para estudiantes de secundaria y universitarios (a cambio de cierta suma de dinero, claro). Afirman que los trabajos pretenden ayudar al alumno a escribir el suyo propio, desde luego, pero con nombres como eCheat.com, el objetivo real es bastante claro. A propósito, en un momento dado el eslogan de eCheat.com era: “No es engañar, sino colaborar.

https://racionalidadltda.wordpress.com/2015/06/09/las-fabricas-de-trabajos-academicos/

F1M3. En contra: Aceptar la moción como cierta es juzgar nuestro presente con reglas completamente obsoletas. Se puede buscar ayuda en internet de muchas formas, consultando información, preguntando en un foro, jugando en programas didácticos o buscando un experto que esté dispuesto a colaborar. Solo en casos extremos se podría decir que es hacer trampa, especialmente cuando es el profesor el que termina desincentivando que los estudiantes usen la tecnología. En mi caso veo que no tiene sentido luchar contra corriente, el papel del docente es de guía en la búsqueda de información, dado que uno lleva más tiempo investigando en un campo específico. En resumen, solo es hacer trampa cuando el profesor explícitamente lo prohíbe, y en ese caso se está enseñando que la autoridad se ejerce sin legitimidad.

F1. Moción 4. Los narcos aprendieron que el dinero puede persuadir más que las balas.

A favor: 28 Votos. 68%. En contra: 13 Votos. 32%. Total votos: 41 Votos.

Puesto: 2. 8 Votos. 20%

No hablan como mafiosos, no se visten como mafiosos, no se comportan como mafiosos, pero sí son mafiosos. No visten marcas de ropa europea ni conducen coches de alta gama. Pueden ser vecinos de un docente de universidad privada o de un viceministro del gobierno en un barrio de clase media alta. Es la nueva generación de narcos colombianos que no tiene nada que ver con el estereotipo que encarnó como nadie Pablo Escobar, quien murió hace casi 25 años. Son gente mucho más formada que la que fundó el negocio hace más de cuatro décadas, capaz de moverse con solvencia entre las clases altas y pasar debajo del radar de las fuerzas antidroga mundiales con asombrosa habilidad.

Los “éxitos” en lucha antidroga alcanzados en Colombia en la primera década de este siglo, a la par del empoderamiento de las organizaciones mexicanas que se apropiaron del mercado estadounidense, llegaron a hacer creer que el narcotráfico finalmente estaba por ser derrotado. Sin embargo, este diagnóstico optimista fue apenas un espejismo. Los narcotraficantes colombianos han aprendido que la violencia es contraproducente para el negocio. La nueva generación de traficantes ha aprendido que el anonimato es la mejor protección y que la plata es muchísimo más efectiva que el plomo.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-43835654

F1M4. En contra: La violencia y la corrupción serán parte del negocio de las drogas si se mantiene la prohibición y se aborda el problema desde la criminalización. Creo que siempre se ha entendido que tanto la plata como el plomo son las dos alternativas para extorsionar e intimidar. Eso para nada es nuevo, es apenas normal si se mantiene la doble moral; por un lado se dice que se va a combatir con mano dura, pero por el otro son los mismos funcionarios públicos los que hacen parte de las estructuras criminales. Lo que resalta el artículo de la BBC es que existen muchas personas que hacen parte del negocio y que no se ensucian las manos, cada vez más las ganancias se las están quedando los que desde la legalidad ayudan en actividades como lavado de activos y tráfico de influencias. Personas que cumplen con el estereotipo del narco, tipo Pablo Escobar, son cada vez menos importantes en esta industria. Lo que si se aprendió es que la lucha frontal contra el gobierno es contraproducente. Es mejor tener a los políticos de aliados que de enemigos.

F1. Moción 5. Se debe sancionar al que utilice el espacio público con fines comerciales.

A favor: 22 Votos. 51%. En contra: 21 Votos. 49%. Total votos: 43 Votos.

Puesto: 1. 18 Votos. 45%

Recientemente se conoció el caso de un bogotano, llamado Stiven Claros, quien fue amonestado con un comparendo por comprarle una empanada a un vendedor ambulante. Dicha multa le fue impuesta, según fue notificado, por violar el Código de Policía. El joven salió de su trabajo en el sector de La Castellana, en el norte de Bogotá, allí se dirigió hacia un puesto ambulante de empanadas donde tiene la costumbre de comprar junto a sus compañeros de trabajo. Claros asegura que, de manera sorpresiva, fue abordado por siete agentes de policía, quienes estuvieron todo el tiempo observando sus movimientos y prestos a multarlo. Posteriormente el ciudadano recibió una sanción de $800.000 pesos.

Los policías alegaron que el joven estaba infringiendo el artículo 140 del Código de Policía, numeral 6 al “promover o facilitar el uso u ocupación del espacio público en violación de las normas vigentes”. Los policías aseguran que le advirtieron a Steven y a sus compañeros de la posible infracción que estaba a punto de cometer antes de que el muchacho le metiera mordisco a la empanada. “Es totalmente falso”, respondía Steven en una entrevista, visiblemente contrariado, “nosotros pasamos, los policías nos miraron y no nos dijeron nada”. Luego del mordisco llegaron los policías, le pidieron los papeles y le dijeron que le iban a hacer un comparendo de tipo 4 de medida correctiva por promover el uso del espacio público.

El problema no es la empanada, es el Código de Policía

https://www.lafm.com.co/bogota/multa-ciudadano-por-comprar-empanda-en-la-calle-es-ilegal-inti-asprilla

F1M5. A favor. Esta es para mí la más difícil del foro. Estoy a favor de promover el espacio público y organizarlo para su disfrute, lo que implica tomarse en serio el problema de regulación. Lo complejo está en si esto se puede lograr por medio de multas a diestra y siniestra. Atacando el problema por medio de comparendos, llevándolo al absurdo de multar por comer una empanada, creo que es peor el remedio que la enfermedad. Vamos por partes. Se necesita más espacio público, y para que sea atractivo para la comunidad deben existir espacios de comercio que estén armonizados con andenes, ciclovías, parques, monumentos, plazas y jardines. La cruda realidad en Colombia es que no lo hemos logrado, a menos que aceptemos que solo se puede alcanzar privatizando, es decir, el modelo centro comercial. Nos queda mucho trabajo por hacer si queremos mejorar en convivencia.

F1. Moción 6. Cultivar Cannabis medicinal es una alternativa de desarrollo social.

A favor: 30 Votos. 71%. En contra: 12 Votos. 29%. Total votos: 42 Votos.

3 Votos. 8%. Puesto: 5.

Por más de 30 años, el padre Carlos Eduardo Osorio, en su rol como líder religioso, recomendó a sus feligreses no beber licor ni fumar sustancias como cigarrillo o marihuana. Hoy, con sus convicciones intactas y siendo gobernador del Quindío, le da la bendición a un cultivo de cannabis medicinal. “Cuando me presentaron este proyecto me sonó al revés: ¿un cura dándole la bendición a un plantío de marihuana? ¿Y me lo propone un ateo?”, cuenta el sacerdote y gobernador con tono burlesco, al recordar cuando Alberto Montoya, gerente general de Plantas Medicinales de Colombia (Plantmedco), le propuso edificar sus instalaciones en el departamento que representa.

La reacción de este mandatario no es diferente al repudio que por años diversas organizaciones, entre ellas la Dirección Nacional de Estupefacientes, buscaron provocar en los colombianos con respecto a la marihuana. El lema de su campaña fue “No cultives la mata que mata”, que se hizo popular mediante un comercial de televisión que mostraba la hoja de esta planta con una mirada villana y colmillos de vampiro ensangrentados. De allí que empresas como Plantmedco y Clever Leaves, entre otras de la emergente industria del uso científico y medicinal de esta planta, se refieran a ella como cannabis y no marihuana, un pequeño esfuerzo para evitar que en el imaginario social se confunda a la “mata que mata” con la mata que, según dicen, alivia.

https://www.elespectador.com/economia/colombia-el-futuro-silicon-valley-del-cannabis-medicinal-articulo-844041?fbclid=IwAR2hNs9lbY8yTqZWHld58bVWMnxD7BXPcSdP5CvkWcJWdijMgo_VYWAT3Es

F1M6. En contra: Lo curioso es que cuando realicé está encuesta me di cuenta que muchas personas están a favor, algo que me sorprendió. Voy a argumentar en contra porque todavía no podemos hacer una afirmación tan optimista. Aceptar que la moción es cierta es lo mismo que aceptar la campaña de la mata que mata. Explico, en los dos casos es un discurso que busca convencernos de una realidad a medias de forma acrítica. Con respecto al dilema de Carlos Eduardo Osorio, veo que poco a poco podemos cambiar de mentalidad, en la medida que no tenemos verdades absolutas y soluciones represivas se puede avanzar en el camino de encontrar mejores alternativas de desarrollo sostenibles. Se debe romper el tabú para que podamos entender mejor los problemas.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Experiencias de proyecto

2750

Lukas Francisco Muñoz Rueda

Expectativas vs realidad:

Partiré de tres puntos esenciales, que recogen mi expectativa como tallerista y el resultado final. En primer lugar, me centraré respecto a la actitud de los participantes frente al proyecto, en segundo lugar, hablaré de la profundidad con la que fueron abordados los temas, y en tercer lugar, hablaré de la parte operativa.

  1. Actitud

Expectativas: Respecto a este punto, previa a la intervención, ya había tenido experiencias tanto en simulaciones como en debates. Respecto a los debates, esperaba encontrar a un público curioso por aprender la novedosa dinámica, aunque temeroso de participar. Respecto al temor, creía que dos factores influenciarían de forma negativa. Primero, el hecho de tener que necesariamente enfrentarse a un público, opinar frente a otros compañeros, y consecuentemente evitar fracasar en el intento, hacen que los estudiantes se abstengan de participar. En segundo lugar, el miedo del estudiante a defender una postura “impopular”, el lado con el que la mayoría no está de acuerdo, y por ende creer encontrar allí grandes fuentes de conflictos, también influenciaría negativamente en la participación.

Respecto a las expectativas de la simulación, esperaba encontrar la misma curiosidad que suele surgir durante el debate, acompañado de un gran nivel de inmersión dentro de la actividad que, al tener la ventaja de restringir la actividad humana a un plano virtual, permitía al estudiante sentirse más cómodo para actuar, interactuar, y dejar que sus emociones afloraran. Sin embargo, también esperaba que, como resultado del alto nivel de inmersión, los estudiantes terminaran generando sentimientos adversos a los juegos de negociación, o inclusive adversos a la sociedad.

Realidad: Sorprendentemente, durante el debate los estudiantes se mostraron tanto curiosos como dispuestos a participar. Una gran mayoría quería dar su opinión previa al debate, y otro tanto querían participar activamente del debate. El rol que más fácil consiguió voluntarios fue el rol de juez, que si bien debía estar atento para fallar y a su vez debía justificar su decisión, no tenía por qué pararse al frente a exponer sus ideas. Creo entonces que, dentro de la población elegida, si bien parecían no tener miedo de abrir a la crítica sus opiniones e historias personales, sí eran un poco adversos a defender sus posturas dentro de la mecánica, aunque tal nivel de abstención no era, a mi criterio, muy grande como para entorpecer la actividad. En este punto, el rol de tallerista era fundamental, ya que facilitábamos, a través de preguntas y anécdotas interesantes, la participación del público. El contradecirnos entre nosotros, el permitir mostrar que teníamos ideas opuestas, me pareció increíblemente valioso para crear un verdadero ambiente de conflicto respetuoso, necesario para la gestación de debates intensos.

Como punto negativo, creo que a medida que avanzaban las sesiones, los oradores que pasaban al frente solían ser los mismos. Tal situación se evidenciaba aún más en aquellas sesiones donde la mitad de los estudiantes eran de filosofía, por lo que los estudiantes de primer semestre se veían relegados. Inclusive geográficamente parecía ser así, donde los estudiantes de primer nivel ocupaban los asientos del fondo del auditorio, mientras que los filósofos en formación ocupaban las primeras filas. En el resto de las sesiones, donde no contábamos con los estudiantes de filosofía, si bien el panorama era un poco más alentador, también se evidenciaba la participación de unos cuantos estudiantes ansiosos por pasar al frente, y una mayoría (60%, quizá) que preferían escuchar a proponer. Finalmente, creo relevante mencionar el caso de una muchacha, quien pasó a debatir por primera vez después de insistirle bastante, pero a quien no le fue nada bien, por lo que se retrajo el resto de la sesión. El debate, entonces, parece ser bastante demandante y casi que tortuoso para los estudiantes con menores capacidades. Quizá con instrucción previa, tal problema se pueda solucionar. Sin embargo, y como contrapunto, la charla previa a la discusión era bastante animada, contando con la participación del grueso de la población intervenida. Finalmente, el rol de juez fue siempre muy solicitado, aún por los que rara vez querían pasar a debatir.

Respecto a la simulación, creo que los estudiantes disfrutaron de buena manera la actividad. Se notaba un interés por participar y atender en las charlas previas y posteriores, e igualmente durante el ejercicio se notaban bastante involucrados. Como punto interesante, y a pesar de que los juegos suelen ser una actividad “individual” -cada quien se ocupa de sus interacciones en el ordenador, y no tanto de las actuaciones de su vecino, y aún menos de aquel que está al otro lado del salón- los estudiantes crearon tal ambiente propicio para la comunicación, que durante las rondas del juego todos iban opinando, proponiendo y hasta reprendiendo a aquellos que no tomaban decisiones a favor del grupo.

Ahora bien, como punto negativo, quizá las conclusiones en algunas oportunidades dejaron un sin sabor que se alejaba de lo esperado. Situaciones donde los estudiantes iban sintiendo que la actividad no llegó a buen puerto, o que la sociedad, en últimas, no era tan buena como parecía. Cabe mencionar que establezco esto como punto negativo, ya que así lo percibí en el momento. Puede ser igualmente posible que tales momentos donde la actividad llegaba a una conclusión “nada deseable”, realmente fuese necesaria o útil para la creación de competencias ciudadanas.

Para terminar esta sección, quiero mencionar que busqué a través de mi rol crear confianza en los estudiantes, mostrarles que estaba atento a sus opiniones y preguntas, inclusive en algunos momentos con humor, para así desarrollar la actividad en la mayor armonía y sincronía posible. En últimas, no éramos una clase más, éramos un espacio donde podíamos aprender conjuntamente.

  1. Profundidad

Expectativas: A grandes rasgos, sin diferenciar las actividades, esperaba un público poco formado, quizá con fallas mayores dentro de su proceso lógico/argumentativo. De igual manera, temía que lo estudiantes, dada quizá una pobre formación en debate, fueran fácilmente susceptibles a proposiciones que, lejos de ser argumentos, fueran afrentas a las personas. Finalmente, esperaba personas poco capaces de entender el punto de vista diferente, ajeno.

Realidad: Si bien es cierto que los estudiantes de primer semestre no tienen desarrolladas de buena manera sus habilidades de oratoria y argumentativas, sí demostraron ser una población excepcional, muy propositivos, diferenciando qué es un argumento de lo que no lo era, e inclusive denunciando, desde las primeras sesiones, la existencia de falacias dentro de los discursos. Llegaron algunos incluso a criticar la forma como algunas mociones estaban redactadas, por lo que allí el punto negativo se lo lleva la preparación del material, no tan bien probado previa la intervención.

La pregunta que surge luego de la experiencia, respecto a sus conocimientos, es si este grupo era excepcional, o si así es el grueso de la población que ingresa a la universidad. De igual manera, me hace cuestionarme sobre el nivel de complejidad al que se puede escalar el taller, de tal forma que para ellos sea mucho más interesante.

  1. Operativo
  • Creo que los talleristas resultamos bastante cansados luego de la intervención. El evidente desgaste nos hacía rotar más entre nosotros, e inclusive existían momentos donde sólo un tallerista hablaba, mientras los otros descansaban al fondo de la sala.
  • Qué hacer en los tiempos muertos resultó ser algo complejo. Salirse del salón a hablar, quedarse revisando el pc, o atender a lo que los estudiantes estuvieran haciendo. Todo un reto, que se salía del libreto, y que no se sabe cómo pudo influir en los estudiantes tales momentos de quietud (o inquietud).
  • Si bien creo que el conflicto es clave, también creo que el exceso de este puede afectar en la percepción de los estudiantes cerca de lo bien planeada que puede estar la actividad.
  • Si la actividad termina antes de tiempo, pero el objetivo se ha cumplido, debe terminarse ahí la sesión. Alargar lo inalargable puede alterar lo obtenido hasta el momento.

ANEXO: Primeras conclusiones ya enviadas para el segundo informe, respecto a mi percepción sobre el debate

Ahora bien, dado lo planteado en el anterior marco, su puesta en marcha dentro del proyecto, el primer mes de intervención permitió determinar una serie de dinámicas y aciertos que a continuación, se recogen, desde una perspectiva participante como tallerista de las sesiones. En primer lugar, respecto a la motivación de la audiencia, se apreció una recepción positiva de la propuesta de debate, evidenciada en las participaciones de los estudiantes antes, durante y después del ejercicio. Particularmente, en el momento anterior al debate, donde los estudiantes discutían la moción con el resto de los participantes, las intervenciones fueron altas, siendo así una fase donde todos los estudiantes expresaban sus ideas, independientemente de si posteriormente debatían formalmente.

Ahora bien, durante la fase de debate, los estudiantes demostraban en gran medida la capacidad argumentativa, que con el apoyo de los talleristas fue poco a poco perfeccionada. Así, los argumentos expuestos respondían a las posturas de los estudiantes, que con ayuda de los talleristas fueron construidas de buena manera, permitiendo un debate fluido sobre el tema que correspondiera a esa semana, y manteniendo la esencia y voz de cada participante.

Respeto al transcurso de las sesiones, es necesario resaltar que el uso de argumentos dentro de los debates se nutrió de las experiencias pasadas, logrando así un constante enriquecimiento de la discusión, que cada vez aumentaba en sus niveles de complejidad y profundidad. Ahora bien, tal fenómeno no significó el debatir constantemente los mismos dilemas de veces pasadas, sino más bien el uso de las conclusiones e ideas interesantes anteriormente planteadas por otros estudiantes, dentro de nuevos contextos y para resolver nuevas preguntas. Así, el conocimiento construido en una sesión trascendía y era empleado nuevamente en los siguientes debates. Aquella situación denotó no sólo la existencia de consensos entre estudiantes, sino también la profundidad con el que los debates impactaban en los individuos, no sólo los oradores de turno, sino también en el público.

Respecto a los límites formales del mecanismo, estos fueron respetados por todos los participantes, lo que permitió así la exposición de ideas de manera secuencial y ordenada. El entendimiento y respeto por las reglas de juego y por las solemnidades propias del debate se tradujo en el diálogo de las contrapartes, que recibían los argumentos expuestos y acto seguido confrontaban las proposiciones, siempre de forma discursiva, demostrando entonces un ambiente propiamente democrático, donde las intervenciones no eran censuradas o violentadas, sino rebatidas o aceptadas dialécticamente.

Confrontando las votaciones en redes sociales con las mociones debatidas y los posteriores juzgamientos y ganadores, se apreció que efectivamente las posturas no eran absolutas, y que, si bien el debate se basa en la confrontación de posiciones, también es un ejercicio de diálogo, donde tanto público como jurados, a la luz de las ideas expuestas y soportadas, podían en mayor o menor medida variar de su posición inicial, generando o ampliando la perspectiva respecto a los dilemas morales tratados en las sesiones.

Así, desde la perspectiva de tallerista involucrado en el desarrollo de las sesiones, es posible concluir que el debate como mecanismo estratégico en el desarrollo de competencias ciudadanas parece cumplir con su objetivo primordial, y en gran medida permitir en los estudiantes de primer semestre el desarrollo de las habilidades anteriormente mencionadas.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Rúbrica evaluación debate: Páginas

2747

Luis Alejandro Palacio García

Bryan Snehider Díaz

Página: Presentación

Para determinar el ganador del debate, todos los estudiantes deben calificar las intervenciones. Se calculará el promedio de las puntuaciones en 5 criterios de evaluación. Por favor indicar en una escala de 1 a 5 la evaluación para cada equipo, en cada uno de los indicadores. El puntaje va desde 1 (insuficiente) hasta cinco (excelente).

Página: Equipo.

Indicador 1: Trabajo en equipo.

Insuficiente (1): Cada orador presenta argumentos de forma aislada y sin una estrategia de equipo clara. No se ve la división de tareas y la complementariedad entre oradores.

Excelente (5): El primer orador plantea las ideas generales sobre las cuales se sustenta el debate. El segundo orador elaborara los argumentos que respalden la tesis propuesta. El tercer orador concluye el debate sintetizando las ideas y argumentos.

Casa a favor:

Casa en contra:

Página: Conocimiento

Indicador 2: Conocimiento y argumentación

Insuficiente (1): Falta de conocimiento y dominio del tema tratado. No plantean una tesis ni seleccionan los argumentos que la sustentan.

Excelente (5): Argumentan, justifican todas las ideas y son capaces de contestar a los argumentos planteados por los compañeros. Plantean una tesis y elaboran los argumentos que la sustentan. El discurso pone en diálogo argumentos propios y ajenos.

Casa a favor:

Casa en contra:

Página: Coherencia

Indicador 3: Coherencia y fluidez de las ideas.

Insuficiente (1): Falta de coherencia y de fluidez en la explicación de las ideas. Cambian, no mantienen sus ideas, no muestran seguridad en las mismas.

Excelente (5): Muestran coherencia y fluidez entre las ideas planteadas. No cambian de opinión ni modifican sus ideas durante todo el debate.

Casa a favor:

Casa en contra:

Página: Vocabulario

Indicador 4: Vocabulario utilizado y tono de voz.

Insuficiente (1): No hablan claramente. No utilizan una terminología adecuada para su nivel académico. Nunca o casi nunca emplean un tono y volumen de voz adecuados.

Excelente (5): Siempre utilizan vocabulario preciso, correcto y adecuado para su nivel académico. Hablan claramente. El volumen de voz es siempre suficiente y adecuado a cada momento.

Casa a favor:

Casa en contra:

Página: Escucha

Indicador 5: Capacidad de escuchar a los compañeros.

Insuficiente (1): No escuchan atentamente a sus compañeros. No respetan turno u opiniones.

Excelente (5): Siempre escuchan atentamente y son capaces de analizar los argumentos de los demás. Son respetuosos ante la opinión de los demás y ante el turno de palabra.

Página: Resultados 1, 2 y 3

Indicador 1: Trabajo en equipo.

Puntaje casa a favor:

Puntaje casa en contra:

Indicador 2: Conocimiento y comprensión del tema

Puntaje casa a favor:

Puntaje casa en contra:

Indicador 3: Coherencia y fluidez de las ideas.

Puntaje casa a favor:

Puntaje casa en contra:

Página: Resultados 4 y 5

Indicador 4: Vocabulario utilizado y tono de voz.

Puntaje casa a favor:

Puntaje casa en contra:

Indicador 5: Capacidad de escuchar a los compañeros.

Puntaje casa a favor:

Puntaje casa en contra:

Página: Ganador

Promedio casa a favor:

Promedio casa en contra:

Por favor digite su código de estudiante:

Página: Gracias

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Rúbrica evaluación debate

2744

Para determinar el ganador del debate, todos los estudiantes deben calificar las intervenciones. Se calculará el promedio de las puntuaciones en 5 criterios de evaluación. Por favor indicar en una escala de 1 a 5 la evaluación para cada equipo, en cada uno de los indicadores. El puntaje va desde 1 (insuficiente) hasta cinco (excelente).

Indicadores

Indicador 1: Trabajo en equipo.

Insuficiente (1): Cada orador presenta argumentos de forma aislada y sin una estrategia de equipo clara. No se ve la división de tareas y la complementariedad entre oradores.

Excelente (5): El primer orador plantea las ideas generales sobre las cuales se sustenta el debate. El segundo orador elaborara los argumentos que respalden la tesis propuesta. El tercer orador concluye el debate sintetizando las ideas y argumentos.

Indicador 2: Conocimiento y argumentación

Insuficiente (1): Falta de conocimiento y dominio del tema tratado. No plantean una tesis ni elaboran los argumentos que la sustentan.

Excelente (5): Argumentan, justifican todas las ideas y son capaces de contestar a los argumentos planteados por los compañeros. Plantean una tesis y elaboran los argumentos que la sustentan. El discurso pone en diálogo argumentos propios y ajenos.

Indicador 3: Coherencia y fluidez de las ideas.

Insuficiente (1): Falta de coherencia y de fluidez en la explicación de las ideas. Cambian, no mantienen sus ideas, no muestran seguridad en las mismas.

Excelente (5): Muestran coherencia y fluidez entre las ideas planteadas. No cambian de opinión ni modifica sus ideas durante todo el debate.

Indicador 4: Vocabulario utilizado y tono de voz.

Insuficiente (1): No hablan claramente. No utilizan una terminología adecuada para su nivel académico. Nunca o casi nunca emplean un tono y volumen de voz adecuados.

Excelente (5): Siempre utilizan vocabulario preciso, correcto y adecuado para su nivel académico. Hablan claramente. El volumen de voz es siempre suficiente y adecuado a cada momento.

Indicador 5: Capacidad de escuchar a los compañeros.

Insuficiente (1): No escuchan atentamente a sus compañeros. No respetan turno u opiniones.

Excelente (5): Siempre escuchan atentamente y son capaces de analizar los argumentos de los demás. Son respetuosos ante la opinión de los demás y ante el turno de palabra.

Referencias

https://todoscapaces.wordpress.com/2014/10/07/debatiendo-sobre-el-ebola/?s=r%C3%BAbrica#

Rúbrica evaluación debate: Páginas

Rúbrica evaluación debate: Variables

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

¿Quién es el verdadero dueño de lo público?

2730

Bryan Snehider Díaz

La teoría económica se ha ocupado de entender y construir todo un arsenal de conceptos para entender la propiedad, los bienes, y el uso de las mercancías; entre los cuales aparecen los bienes públicos. La naturaleza de lo público puede entenderse perfectamente desde dos concepciones aisladas y complementarias: una más antropológica (Harris, 1991) que aboga por la creación de códigos de comunidad, de vínculos y lazos de responsabilidad colectiva que nos obligan a interesarnos por el bienestar de los demás y que obligan a desdibujar los límites de lo privado, y una económica que explica la existencia de bienes públicos como una falla del mercado en forma de externalidad: es decir, una situación donde es difícil definir quien es el dueño de algo, y donde una transacción genera efectos incontenibles que afectan a otras personas sin que podamos evitarlo. La principal diferencia entre la explicación de corte económico y la explicación de corte antropológico yace en a cuál faceta del hombre se apela, si al hombre social o al hombre económico.

Lo importante en ambos casos es que existen espacios que nos pertenecen a los seres humanos como conjunto, que no se pueden dividir ni asignar a nadie: un ejemplo muy concreto de eso es el conocimiento, el agua o la religión; se trata en todos los casos de creaciones humanas que no pueden ser evitadas y que de uno u otro modo nos afectan a todos. Estos espacios compartidos tienen una importancia central en las sociedades modernas, pues es en su interior que se construyen las leyes, los gobiernos, las identidades, los sueños y por lo general esa compleja amalgama compuesta de arte y sentimientos a la que llamamos historia; y es por ello por lo que hemos decidido protegerlos y darles un trato especial.

Una de las formas más conocidas de los bienes públicos es el espacio urbano, destinado específicamente para dichos fines, mejor conocido como espacio público. Según Bellet-Sanfeliu (2009) el espacio público es aquel que es abierto todos, accesible y multifuncional. Para el caso colombiano la ley 9 de 1989 define el espacio público como el conjunto de inmuebles (…) destinados por su naturaleza, por su uso o afectación a la satisfacción de las necesidades urbanas colectivas y su defensa se encuentra consagrada en el primer artículo de la ley 338 de 1997, a la luz de las razones que ya hemos enunciado, y es que el espacio público representa uno de los elementos más importantes a la hora de construir para nosotros una identidad como sociedad.

El asunto de fondo es que por definición el espacio público no le pertenece a nadie, y la responsabilidad de su protección se difumina en una decisión de carácter colectivo. Esto quiere decir que en principio cualquiera puede hacer uso de un bien público, si con este no hace usufructo total del mismo y no impide su utilización por parte de otra persona. El problema con esta concepción es que como bien sabemos los contratos son incompletos y la ley no puede hacer una interpretación absoluta de la realidad por tanto es sumamente difícil establecer a partir de que punto el bien público pasa de un uso aceptado, a la completa apropiación de este, pues por ejemplo: ¿Qué diferencia hay entre alguien que se sienta toda una tarde a jugar con sus amigos en un parque de un habitante de la calle que decide utilizar una banca para dormir por la noche?

Otra particularidad de los bienes públicos es que su naturaleza ofrece muchos incentivos a la apropiación, si una persona decidiera apropiarse de la parte central de un parque, por ejemplo para ofrecer sus productos al público, podría obtener ganancias más que proporcionales y a un costo nulo. El fenómeno es especialmente acuciante cuando este incentivo se ofrece en un ambiente donde una considerable cantidad de personas tienen dificultades para asegurarse la satisfacción de sus necesidades más básicas, por lo que pueden encontrar en esta particularidad un excelente modo para garantizar uno de los derechos plasmados en el artículo 25 de la constitución política: el derecho al trabajo.

Visto desde esta óptica la apropiación del espacio público por parte de las personas necesitadas implica un dilema entre dos valores con su respectiva base legal: la protección de los bienes públicos y el derecho al trabajo. En esta contraposición de ideas quiero exponer como base referente y una potencial solución el fallo de la corte constitucional, cuando en mayo del 2015 ordenó a la alcaldía de Santa Marta suspender el proceso de restitución del espacio público hasta que se garantice que dicha reubicación no afectará la situación socio económica de los comerciantes allí implicados.

En ese sentido el fallo de la corte básicamente obedecía a dos razones particulares: proteger a las personas de cambios intempestivos que puedan afectar la provisión de un mínimo vital y la superioridad jerárquica del derecho al trabajo, sobre el derecho al espacio público, en términos de que una es un mandato constitucional y la otra es una ley. En ese sentido el fallo de la corte constitucional no pretende una vulneración del uso del espacio público, sino que establece un grupo de procedimientos que deben seguirse para asegurar que si se persigue preservar lo público, se haga dentro de un margen que no vulnere otros derechos de igual o mayor importancia.

Referencias:

Harris, M. (1991). Nuestra especie (Alianza Ed).

Bellet-Sanfeliu, C.  (Noviembre, 2009). Reflexiones sobre el espacio público. El caso de las ciudades intermedias. Trabajo presentado en el IV Seminario de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad de los Andes. Mérida, Venezuela. Recuperado de http://goo.gl/2CE9ma

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante