El “plus” de los jóvenes en la democracia

2736

Nini Yarluy Marín Calderón

F2M5. La participación de los jóvenes en la política es clave para el funcionamiento de la democracia.

El 10 de mayo inició la segunda sesión de foros denominada: “garrote y zanahoria”, este foro contó con 6 mociones las cuales corresponden a temas de debates para los estudiantes del Seminario Teoría de Juegos y Debates. “La participación de los jóvenes en la política es clave para el funcionamiento de la democracia” es la moción que plantea el profesor Luis Alejandro Palacio. La dinámica se realiza a través de una página de Facebook donde los estudiantes participan de forma libre en cada una de las mociones tomando una posición (a favor o en contra) y argumentando a su vez el porqué de su elección. La respectiva moción arrojo como resultado que el 86% de los votos estaban a favor y tan solo el 14% estaba en contra de esta moción.

En el libro Jóvenes, juventudes y participación. Capítulo 1 “Asociatividad juvenil”, apartado 2 “Políticas y política de jóvenes y juventud” se establece la definición de campos poblacionales de acción de la política como una definición del poder, del Estado, su institucionalización en la vida de los sujetos. El trazado de una población es ya de por sí una política, una construcción política de campos de intervención. Por lo tanto, el campo poblacional de la juventud, de los jóvenes, es de inicio, por definición, un campo de intervención del poder, un campo político.

Cuando hablamos de jóvenes y juventud hablamos siempre de conducción: pedagogía y todos sus derivados. Siempre el joven, debe ser conducido e intervenido socialmente de manera muy fuerte. Entonces aquí la autonomía cobra una importancia inmensa, por ejemplo todo el tema y sus insistentes repiques del tiempo libre; la obsesión social por capturar el tiempo, este tiempo en los jóvenes; su conducción y perfilamiento, la manera de atribuirle y darle sentido y contenido. El enfoque de autonomía pone siempre en evidencia esa situación y llama la atención sobre los jóvenes en razón de su potencial generacional, relacionada con su condición especial de vitalidad, la circunstancia de estar menos cansados que los adultos, su frescura generacional, su condición de más dinámicos. Pone en evidencia el asalto radical de esa condición por la sociedad de mercado y los poderes impuestos y ejercidos sobre ellos, los considera al mismo tiempo especiales protagonistas de “líneas de fuga”, de acciones de resistencia y de rebeldía permanente.

Sin embargo, parece obligado que cualquier reflexión sobre jóvenes, política y democracia comience haciendo mención a la habitual y reiterada visión negativa de la relación que los jóvenes mantienen, por lo menos en las últimas décadas, con la política, entendida en términos generales. La imagen del joven pasivo y desinteresado de todo lo que ocurre en el ámbito político ha adquirido tal fuerza en el discurso social que se ha convertido en una de las señas de identidad de la juventud. Cada vez es más difícil “politizar” a los jóvenes porque para ellos la política clásica hace tiempo que ha dejado de interesarles. Se balancean entre la indiferencia y el rechazo al sistema (EL PAÍS, 2011)

La gran mayoría de los jóvenes parece relacionarse con el mundo de la política de una forma distante y desconfiada, encerrados en una maraña de factores estructurales e institucionales que escapan de su capacidad de decisión. En pleno siglo XXI, pasamos en el terreno de lo político a la imagen de un joven que asume pasivamente un universo político de significaciones negativas y pesimistas. Además, este dilema se encuentra ligado también a la falta de importancia en una educación encaminada hacia la participación en temas políticos, enseñar que la democracia no es cuestión de votar por votar. Puesto que, la participación va mucho más allá de eso, consiste en tener esa posibilidad, oportunidad y el apoyo para influir en las decisiones para construir una sociedad mejor.

Ahora bien, debido a esta discrepancia entre si en realidad es fundamental la participación de los jóvenes en la democracia para temas políticos, la moción plantea que la falta de participación y compromiso por parte de los jóvenes se debe a una falta de educación para la ciudadanía, que siente las bases para enfrentar situaciones políticas y tomar con ello las mejores decisiones. Quienes estuvieron a favor de la moción defendieron en su postura que la participación es fundamental, puesto que en la política se necesita una visión de nuevas problemáticas y nuevas soluciones. Algunos de los participantes dentro de la política son arraigados a un modelo, o ideología, muchas veces obsoleta para la realidad y tiempo presente y son estos quienes tienen la posibilidad de generar cambios y mejorar el país. Además argumentan que son los jóvenes los que tomaran en poco tiempo las decisiones y el rumbo del Estado, por lo cual no deberían ser apolíticos.

Por su parte, las pocas opiniones en contra se basaron en que, si bien en cierto los jóvenes deben tener participación en la política, estos no deben ser los únicos actores de la misma, los jóvenes tienen mayores ideas y alternativas ante los problemas, pero la poca experiencia de los jóvenes por su poca edad no llevaría necesariamente a las mejores decisiones, además argumentan que tampoco se puede tildar de retrógrados los pensamientos de los que tienen experiencia ni asumir que juventud es sinónimo de sabiduría. En mi opinión, la participación de los jóvenes es importante puesto que son ellos los que se tienen la habilidad de generar alternativas para diversos problemas políticos, además cuentan con las herramientas necesarias para obtener conocimientos y así poder lograr una participación efectiva y eficiente en la política del país.

Referencias

Libro “Jóvenes, juventudes, participación y políticas. Asociados, organizados y en movimiento”. (2016). Revista Latinoamericana De Ciencias Sociales, Niñez Y Juventud. Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/773/77346456051.pdf

Benedicto, J. La juventud frente a la política: ¿desenganchada, escéptica, alternativa o las tres cosas a la vez?  Disponible en: http://www.injuve.es/sites/default/files/documentos-1.pdf

EL PAÍS. (2014). ¿Por qué la política está perdiendo a los jóvenes? Disponible en: https://elpais.com/internacional/2014/02/25/actualidad/1393358639_000137.html

Libro “Jóvenes, juventudes, participación y políticas. Asociados, organizados y en movimiento”. (2016). Revista Latinoamericana De Ciencias Sociales, Niñez Y Juventud. Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/773/77346456051.pdf

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Anuncios

¡Más palabras, menos balas!

2724

Silvia Fernanda Arias González

El pasado 25 de Abril de 2019 se llevó a cabo el octavo foro enmarcado en el tema del conflicto, en el cual participaron los estudiantes del curso de Deontología del Economista, a cargo del profesor Luis Alejandro Palacio García. Este foro constaba de 5 mociones a discutir, pero en este escrito nos centraremos en la moción número cinco (5): ‘Las FARC deben convertirse en un partido político para superar el conflicto armado en Colombia’, con el fin de exponer la posición que tomaron los estudiantes con respecto a esta. A continuación, considero pertinente dar una breve introducción sobre el tema a tratar, posterior a ello mencionaré los argumentos a favor y en contra, y concluiré dando mi punto de vista.

Los inicios de Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como grupo armado al margen de la ley, se da en un contexto en el que el estado brillaba por su ausencia cuando se trataba de la protección de pequeños productores que pasaban por situaciones económicas y sociales decadentes, producto de una reforma agraria propuesta en el periodo gobernado por el presidente Alfonso López Pumarejo, de la cual solo los grandes terratenientes se beneficiaron y que terminó agudizando aún más la desigualdad en el campo. Sumado a esto, en el año 1948, el líder liberal Jorge Eliecer Gaitán fue asesinado, hecho mejor conocido como el Bogotazo y que desencadenó una serie de enfrentamientos entre liberales y conservadores, hasta la conformación del Frente Nacional, con el cual se estipulaba que los únicos partidos que podían gobernar alternativamente el país entre los años 1958 y 1974, eran los tradicionales (liberales y conservadores), dejando por fuera del medio político a cualquier otra postura. Todo esto permite vislumbrar las dos motivaciones principales para la creación de las FARC: la primera es el abandono del estado y la segunda la censura política.

Mencionado lo anterior, considero oportuno empezar relatando los argumentos a favor, puesto que reflejan la postura de todos los participantes del foro. Todos estos están enfocados de la misma manera y se pueden sintetizar en que, es preferible tener a estos excombatientes tratando de dialogar y argumentando sus ideales por medio de la participación política, que recurrir a la violencia. Conscientes que la democracia colombiana falló y generó la exclusión política, consideran que la creación del partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) es la mejor vía para superar el conflicto armado, siempre y cuando se brinden todas las garantías políticas y democráticas, como por ejemplo la Ley 1909 de 2018, con la cual se busca reglamentar el derecho a la oposición política en el país.

En cuanto a los argumentos en contra, debo decir que no se expresó ninguno e intentaré explicar la razón de esto. Considero que los colombianos estamos cansado del conflicto armado que ha perdurado por más de 50 años, pues no hay nada bueno que sacar de esto, solo nos ha traído atraso, muertes, miedo y odio. Es cierto que no todos hemos sido afectados directamente por la violencia, pero sin embargo muchos de los jóvenes de hoy en día hemos crecido escuchando las barbaries que han sufrido miles de personas inocentes y nos negamos a la idea de que otros miles pasen por lo mismo. Pienso que en estos momentos es más fuerte las ganas de superarlo que el rencor, y por eso, muchos decidimos que es mejor tener a los excombatientes de la guerrilla expresándose por medio del dialogo, de argumentos y de forma pacífica.

Por último creo que gran parte de mi posición respecto a la moción ya fue expuesta, pero la dejaré plasmada de manera más concreta. Por supuesto me encuentro a favor de la moción porque prefiero escuchar sus ideas de forma clara en los debates que se llevan a cabo en el congreso, que escuchar el estruendo que proviene de la guerra, pues no hay mejor vía que el dialogo para comprender lo que nos quieren transmitir. Incluso, puede ser visto como una deuda que tenemos nosotros como sociedad de sentarnos a escuchar lo que nos han querido decir en todos los años de conflicto armado, pues no hay que olvidar que se les fue arrebatada la posibilidad de participar políticamente y esta fue una de las razones por las cuales surgieron como grupo armado al margen de la ley.

Referencias

http://www.banrepcultural.org/biblioteca-virtual/credencial-historia/numero-119/frente-nacional-acuerdo-bipartidista

https://www.semana.com/nacion/articulo/que-fue-el-bogotazo-que-estremecio-colombia-hace-70-anos-y-por-que-cambio-la-historia-de-ese-pais/563036

https://historia-biografia.com/historia-de-las-farc/

https://www.eltiempo.com/politica/partidos-politicos/consecuencias-del-asesinato-del-liberal-jorge-eliecer-gaitan-el-9-de-abril-de-1948-202430

https://www.semana.com/educacion/articulo/la-historia-de-las-farc/467972

http://www.funcionpublica.gov.co/eva/gestornormativo/norma.php?i=87302

https://www.youtube.com/watch?v=qtEOIbp57-E&fbclid=IwAR0G9LorLucca56KHQJoDh0uMQLe9LXgEP5O9e4TFBX7taWRjgbVdD1T9ro

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

¿De qué manera los mercados desplazan la moral?

2720

Andrea Carolina Hoyos Castro

El día jueves 11 de abril de 2019 se llevó a cabo el Foro del capítulo 3 del libro Lo que el dinero no puede comprar, con la participación de los estudiantes de séptimo semestre del programa de Economía, en la asignatura de Deontología del Economista. Para realizar el debate se plantearon cinco mociones y se le pidió a cada estudiante preparar sus argumentos a favor o en contra, dependiendo de su perspectiva. De este modo, surge el interés por analizar los resultados de la discusión acerca de la primera moción, la cual plantea que existen algunos lugares sagrados que se deben proteger y conservar. En primer lugar, se contextualizará al lector sobre la problemática a tratar, posteriormente se mencionarán las intervenciones de los estudiantes acerca del tema y por último se presentará la postura del autor con sus respectivas conclusiones.

La Sierra Nevada de Santa Marta es la montaña costera más alta del mundo, sus playas de arenas blancas están bañadas todas por las aguas cristalinas del mar Caribe, y es por esto que varios empresarios ambiciosos se han interesado por desarrollar proyectos eco-turísticos en el lugar. Uno de ellos es la empresa Los Ciruelos, la cual busca construir el primer eco hotel de lujo en el Parque Tayrona. No obstante, estos terrenos “coinciden o lindan con sitios sagrados pertenecientes a los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta: koguis, arhuacos, wiwas y kankuamos” (El Espectador, 2013). Es importante mencionar que para estas comunidades la tierra es una gran madre que, como los humanos, es capaz de sentir dolor; por tal motivo, los indígenas afirman que se les entregó la misión de cuidar el equilibrio entre el hombre y la naturaleza para evitar catástrofes naturales.

En este punto cabe mencionar que la moción generó aprobación unánime, dentro de los argumentos a favor, los estudiantes enfatizan la protección del patrimonio natural con el fin de garantizar el bienestar de las comunidades que habitan en esos territorios. Además, recalcan el impacto que generaría la ausencia de conciencia ambiental, entre los cuales se destacan el deterioro del terreno y la destrucción de la fauna y flora. A pesar de que el proyecto represente una gran oportunidad de negocios, no implica que deba llevarse a cabo; de hecho, uno de los estudiantes afirmó que “no todo en esta vida es plata y negocios”, también hay que tener en cuenta factores culturales, sociales y ambientales, que suelen tener más validez en estos casos que los componentes políticos y económicos.

Ahora bien, dado que durante el foro no se discutieron argumentos en contra, cabe mencionar la posición de los empresarios que están interesados en la construcción del eco hotel. En primer lugar, la empresa Reserva Los Ciruelos S.A. realizó una alta inversión inicial al comprar el terreno y al adquirir las licencias, permisos y trámites necesarios por parte del Ministerio de Ambiente, el cual le dio permiso a la compañía para construir en la parte baja de la Sierra Nevada de Santa Marta 12 eco-cabañas y dos muelles de acceso. Sin embargo, al realizar el seguimiento, la ANLA se dio cuenta de que se estaba sacando agua para la obra de un lugar no permitido, por lo que suspendió la construcción. Por tal motivo, la empresa trata de defenderse a través de trámites jurídicos que exigen al Gobierno Nacional una indemnización, pues, según ellos, se les violó su derecho al debido proceso.

En ese estricto orden de ideas, considero que el proyecto del eco-hotel no debería llevarse a cabo porque el beneficio de los empresarios se basa en el detrimento del bienestar de las comunidades indígenas y del medio ambiente. Por lo tanto, no se deben anteponer los intereses particulares frente a la protección ambiental y cultural de la Sierra Nevada de Santa Marta, ni de ningún otro ecosistema sagrado; ya que muchas comunidades indígenas realizan sus prácticas religiosas en estos territorios. Ahora bien, el hecho de proteger estos espacios no implica una imposición de culto, no vulnera ni desconoce, de ninguna forma,  la propiedad privada; tampoco vulnera los derechos adquiridos de terceros y de comunidades étnicas, que pueden estar en conflicto una con otra. De hecho, lo que hace es garantizar su protección y armonizar todo con los derechos de las comunidades indígenas.

Referencias

Aventure Colombia. (2015). El Pueblito Kogi Parque Tayrona Colombia. Colombia. Obtenido de https://youtu.be/H9o6pDv_H-c

Redacción Judicial. (27 de Julio de 2017). Los Ciruelos pide más de $6.000 millones por no haber construido en el Tayrona. El Espectador. Obtenido de https://www.elespectador.com/noticias/judicial/los-ciruelos-pide-mas-de-6000-millones-por-no-haber-podido-construir-en-el-tayrona-articulo-705205

Redacción Vivir. (14 de Febrero de 2013). Sitios sagrados, intocables. El Espectador. Obtenido de https://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/sitios-sagrados-intocables-articulo-404922?fbclid=IwAR0EEsThdLz5DwWjdjCKq61ePPHsEnOEE0KaRAl2DXO1DlpdsG0OTocoMAY

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Objetivo 16: Paz, justicia e instituciones fuertes

2712

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Sin paz, estabilidad, derechos humanos y gobernabilidad efectiva basada en el Estado de derecho, no es posible alcanzar el desarrollo sostenible. Vivimos en un mundo cada vez más dividido. Algunas regiones gozan de niveles permanentes de paz, seguridad y prosperidad, mientras que otras caen en ciclos aparentemente eternos de conflicto y violencia. De ninguna manera se trata de algo inevitable y debe ser abordado.

Los altos niveles de violencia armada e inseguridad tienen consecuencias destructivas para el desarrollo de un país, afectan el crecimiento económico y redundan a menudo en agravios arraigados que pueden extenderse por generaciones. La violencia sexual, los delitos, la explotación y la tortura también son fenómenos generalizados donde existen conflictos o no hay Estado de derecho y los países deben tomar medidas para proteger a los sectores que corren más riesgos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible buscan reducir sustancialmente todas las formas de violencia y trabajan con los gobiernos y las comunidades para encontrar soluciones duraderas a los conflictos e inseguridad. El fortalecimiento del Estado de derecho y la promoción de los derechos humanos es fundamental en este proceso, así como la reducción del flujo de armas ilícitas y la consolidación de la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernabilidad mundial.

Metas

  1. Reducir significativamente todas las formas de violencia y las correspondientes tasas de mortalidad en todo el mundo.
  2. Poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños.
  3. Promover el estado de derecho en los planos nacional e internacional y garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos.
  4. De aquí a 2030, reducir significativamente las corrientes financieras y de armas ilícitas, fortalecer la recuperación y devolución de los activos robados y luchar contra todas las formas de delincuencia organizada.
  5. Reducir considerablemente la corrupción y el soborno en todas sus formas.
  6. Crear a todos los niveles instituciones eficaces y transparentes que rindan cuentas.
  7. Garantizar la adopción en todos los niveles de decisiones inclusivas, participativas y representativas que respondan a las necesidades.
  8. Ampliar y fortalecer la participación de los países en desarrollo en las instituciones de gobernanza mundial.
  9. De aquí a 2030, proporcionar acceso a una identidad jurídica para todos, en particular mediante el registro de nacimientos.
  10. Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales.
  11. Fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, para crear a todos los niveles, particularmente en los países en desarrollo, la capacidad de prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia.
  12. Promover y aplicar leyes y políticas no discriminatorias en favor del desarrollo sostenible.

Nota. Este texto fue tomado de:

https://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals/goal-16-peace-justice-and-strong-institutions.html

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Objetivo 4: Educación de calidad

2711

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

Desde 2000 se ha registrado un enorme progreso en la meta relativa a la educación primaria universal. La tasa total de matrícula alcanzó el 91% en las regiones en desarrollo en 2015 y la cantidad de niños que no asisten a la escuela disminuyó casi a la mitad a nivel mundial. También ha habido aumentos significativos en las tasas de alfabetización y más niñas que nunca antes asisten hoy a la escuela. Sin duda, se trata de logros notables.

Sin embargo, el progreso también ha sido difícil en las regiones en desarrollo debido a los altos niveles de pobreza, conflictos armados y otras emergencias. En Asia Occidental y el Norte de África, los conflictos armados en curso han aumentado la proporción de niños que no asisten a la escuela, constituyendo una tendencia preocupante.

Si bien África subsahariana consiguió los avances más notables en la matriculación en la escuela primaria entre todas las regiones en desarrollo (de 52% en 1990 a 78% en 2012), aún hay grandes disparidades, especialmente entre las zonas rurales y urbanas. Por su parte, los niños de los hogares más pobres tienen hasta cuatro veces más probabilidades de no asistir a la escuela que aquellos provenientes de familias con más recursos.

El objetivo de lograr una educación inclusiva y de calidad para todos se basa en la firme convicción de que la educación es uno de los motores más poderosos y probados para garantizar el desarrollo sostenible. Con este fin, el objetivo busca asegurar que todas las niñas y niños completen su educación primaria y secundaria gratuita para 2030. También aspira a proporcionar acceso igualitario a formación técnica asequible y eliminar las disparidades de género e ingresos, además de lograr el acceso universal a educación superior de calidad.

Metas

  1. De aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivos.
  2. De aquí a 2030, asegurar que todas las niñas y todos los niños tengan acceso a servicios de atención y desarrollo en la primera infancia y educación preescolar de calidad, a fin de que estén preparados para la enseñanza primaria.
  3. De aquí a 2030, asegurar el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.
  4. De aquí a 2030, aumentar considerablemente el número de jóvenes y adultos que tienen las competencias necesarias, en particular técnicas y profesionales, para acceder al empleo, el trabajo decente y el emprendimiento.
  5. De aquí a 2030, eliminar las disparidades de género en la educación y asegurar el acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional para las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad.
  6. De aquí a 2030, asegurar que todos los jóvenes y una proporción considerable de los adultos, tanto hombres como mujeres, estén alfabetizados y tengan nociones elementales de aritmética.
  7. De aquí a 2030, asegurar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo sostenible, entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y los estilos de vida sostenibles, los derechos humanos, la igualdad de género, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía mundial y la valoración de la diversidad cultural y la contribución de la cultura al desarrollo sostenible.
  8. Construir y adecuar instalaciones educativas que tengan en cuenta las necesidades de los niños y las personas con discapacidad y las diferencias de género, y que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos.
  9. De aquí a 2020, aumentar considerablemente a nivel mundial el número de becas disponibles para los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, los pequeños Estados insulares en desarrollo y los países africanos, a fin de que sus estudiantes puedan matricularse en programas de enseñanza superior, incluidos programas de formación profesional y programas técnicos, científicos, de ingeniería y de tecnología de la información y las comunicaciones, de países desarrollados y otros países en desarrollo.
  10. De aquí a 2030, aumentar considerablemente la oferta de docentes calificados, incluso mediante la cooperación internacional para la formación de docentes en los países en desarrollo, especialmente los países menos adelantados y los pequeños Estados insulares en desarrollo.

Nota. Este texto fue tomado de:

https://www.undp.org/content/undp/es/home/sustainable-development-goals/goal-4-quality-education.html

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Testimonio de Thalía Hurtado, líder social del departamento del Cauca

2709

Lukas Francisco Muñoz Rueda

Creo que no había sentido tanta impotencia como en aquel día. Recuerdo que unos meses antes, luego de una larga caminata hasta la vereda donde sería la fiesta de cumpleaños de la comadre Rosa, le dije entre chiste y chanza que de tanto salvar vidas iba a terminar muerto. Quién diría que tan inocente juerga fuera a cumplirse. Después de la fiesta, que duró dos días seguidos, regresamos al pueblo con la certeza de que sería el último descanso en un buen tiempo. La violencia por esos días comenzaba a aumentar, y los eventuales casos de fracturas, cortaduras, fiebres y quemaduras fueron reemplazados por heridas de balas, puñaladas y amputaciones. Recuerdo que, de camino a casa, luego de la fiesta, ambos volteamos a ver por última vez, con el corazón recogido, la pequeña planada donde quedaban las poco más de dos cuadras de casas, la iglesia y el colegio, sede escogida por sus grandes salones como el sitio para realizar las festividades, lugar que, por un fin de semana, en vez de estudiantes aburridos habían divertidos borrachos.

Nuestros temores no se hicieron esperar. Al segundo día de arribar, atacaron a don Julio, dizque por líos de faldas. Cuál lío de faldas, si el hombre se la pasaba era organizando actividades para que la comunidad fuera, según palabras del mismo finado, “más humana, porque en este pueblo no va a quedar es nadie si no hacemos que los jóvenes le cojan amor”. En fin, don Julio llegó a nuestro puesto de salud, y llegó tan mal herido que no pudimos hacer nada. Se murió después de dos horas. De nada sirvieron las dos bolsas de sangre, ni los intentos de Alberto por detener el sangrado.

Ay, Alberto… Ese hombre podía hacer con menos elementos, más que cualquier médico con los más sofisticados aparatos. Una vez improvisó con una botella de coca cola y una manguera vieja un tubo a tórax para que Carmen, la líder del grupo de mujeres campesinas, quien había sido apuñalada aquí, al lado derecho, pudiera respirar. Era, sin duda, el mejor doctor que este pueblo haya tenido -Aunque nunca hubiera recibido un título; tan sólo el conocimiento teórico del médico alemán que por ventura llegó a vivir y morirse en este pueblo hace ya una década. Pero su mayor virtud, y mi Dios no me deja mentir, era su compromiso con la gente. Vivía -y murió- por salvar vidas, sin importarle quién llegara. Ese don de gentes que sólo él tenía, y que me enseñó. … Ay, Alberto…

Aquella vez, cuando por primera vez lo amenazaron, él estaba en el puesto de salud, y yo en mi casa. Llegó triste, como decepcionado. Las cartas, esa y las que siguieron, están en este infame baúl que aquí les entrego. Por favor, doctores, no dejen caer a Albertico en el olvido. Después de la segunda carta, comenzamos a investigar qué hacer. Fuimos a la policía, hablamos con el defensor del pueblo, y a final nos topamos con la Unidad Nacional de Protección. Pensé con alegría que esa sería la solución…cuán equivocada estaba. Tres meses dijeron, para darnos una respuesta. Pasado mañana se cumplirá el plazo, a ver si le mandan la escolta al cementerio.

Aunque las escasas semanas que siguieron después de la última carta transcurrieron como siempre, con un Alberto de sonrisa fácil y humor diligente, sí atisbaba yo, cundo él me miraba, que estaba preocupado. Recuerdo que la noche anterior a su muerte tuvimos mucho trabajo. Se habían agarrado a machete por problemas de plata dos culicagados que se encontraban tomando en la tienda de doña Gladis, y duramos hasta bien entrada la noche hasta que logramos estabilizarlos. Me dijo, antes de irse para su casa, y como para relajar el ambiente, que ya no iban a tener que matarlo, porque después de semejante trabajito, había quedado medio muerto. Me dio un abrazo, me dedicó una de sus cálidas sonrisas, y se fue. Yo me despedí por la ventana, a lo que me replicó con un “¡hasta mañana! ¡Se me cuida! No se vaya a trasnochar mucho, que mañana la espero tempranito”.

Lo encontraron abriendo su casa. Dijeron que no había sufrido, y yo creo que ni se habrá enterado qué le pasó, porque le dispararon por la espalda. Aunque me enseñó muchas cosas, debo confesar que no soy tan buena como él. Esa pericia y creatividad para solucionar una emergencia murió con Alberto. Sin embargo, lo que sí le aprendí muy bien fue la necesidad de mantener siempre ese espíritu humanitario. Saber que toda vida es sagrada, que toda persona que llega al puesto de salud es padre, hermano o madre de alguien. Ahora acudo a ustedes, doctores, para pedirles que me ayuden…que nos ayuden, a todos los que tratamos de hacer de este municipio, de este departamento un mejor lugar para vivir. Por ahora yo seguiré trabajando en el puesto, aunque quién sabe por cuánto tiempo. Ya me ha llegado la primera carta, y no sé si alcance a recibir una segunda.

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante

 

Competencias democráticas y dilemas morales

2693

Reseña elaborada por: Bryan Snehider Díaz Pérez

El artículo consiste en una reflexión del significado, medición y promoción de las competencias democráticas como respuesta a la brecha existente entre las declaraciones, valores y fundamentos de muchas constituciones políticas y los comportamientos observados en la vida real por personas que parecieran desconocer el concepto de ciudadanía. La democracia a veces es enseñada desde libros de texto que no promueven el conocimiento tácito o procedimental para resolver conflictos sociales. Siendo así el artículo presenta un marco conceptual del comportamiento democrático; explica brevemente las características metodológicas de un instrumento para la medición de una competencia democrática fundamental y discute los principios pedagógicos del método Konstanz para la formación en ciudadanía.

La democracia pareciera ser un ideal universal, pues en buena medida aparece en muchas de las constituciones políticas. Lo paradójico de esto es que existe una brecha entre los ideales democráticos definidos como: resolver nuestros conflictos mediante discusiones basadas en principios morales compartidos y el modo en que la mayoría de las personas actúan en la vida real, ignorando el principio propuesto por Kant (1985) donde una persona debería actuar como si sus motivaciones fueran a convertirse en un criterio de acción universal. El autor sostiene que el modo en que se puede reducir esta brecha es cultivando las competencias o destrezas necesarias para el ejercicio democrático.

Es evidente que si los ideales de la democracia se mantienen simplemente como ideas y las personas no pudieran aplicarlas a la toma de decisiones la democracia no prevalecería.  Lawrence Kohlberg (1964) identificó una parte esencial de este paradigma y la definió como la facultad o competencia del juicio moral. Habermas (1990) uno de los filósofos más eminentes de nuestro tiempo, extendió la definición de Kohlberg mediante su Teoría de la ética comunicativa al afirmar que un discurso genuinamente democrático debe estar libre de todo uso e la violencia, fuerza o poder social.

En este sentido concreto las competencias democráticas se basan en nuestro conocimiento tácito entendido como una estructura cognitiva donde el sujeto no es consciente del pensamiento, es decir donde no tiene acceso a los mecanismos que le dirigen (Piaget, 1976), por lo que podemos creer que somos democráticamente más competentes de lo que en realidad somos. Por ejemplo, “sabemos” en que político confiar y en cual no, pero si tuviéramos que explicar el porqué tal vez no podríamos dar ninguna justificación adecuada.

A juicio del autor el comportamiento democrático no solo está determinado por las competencias o cogniciones democráticas, sino también por otro tipo de conocimiento tácito: los ideales y emociones o afectos (Lind, 2000; 2002). Estos han sido concebidos como componentes separados que se pueden ubicar en distintas áreas del cerebro, lo que parece explicar porqué los investigadores han desarrollado escalas de actitudes y valores democráticos, pero raramente un test de competencias o capacidades democráticas, sin atender a que todo comportamiento humano tiene una dimensión cognitiva y otra afectiva. En ese sentido este modelo de los aspectos distintos pero inseparables es respaldado por la investigación neurobiológica moderna (Damasio, 1994).

Estas categorías del conocimiento: tácito/explícito y cognitivo/emocional se combinan para dar fruto al modelo de comportamiento democrático propuesto por Lind. Debido a cuestiones metodológicas la investigación se ha concentrado sobre todo en el vector explícito ya que es complejo acceder al conocimiento tácito de las personas, estas por lo general son malos jueces de sus propias emociones, por lo que lo que una persona dice sobre si mismo raramente sirve para predecir su comportamiento. En contra parte, las competencias o capacidades de la gente representan una base mucho mejor para la predicción del comportamiento. Esta gama de estudios y mediciones nos lleva al test del juicio moral.

En lo que respecta a la capacidad de razonar moralmente, el test del juicio moral ha sido desarrollado para medir orientaciones y competencias haciendo uso de dos dilemas cortos, allí el participante debe juzgar si la decisión es correcta o incorrecta, revelando ciertas opiniones sobre los temas involucrados para luego enfrentar argumentos a favor y en contra. El nivel más bajo de dificultad es ir más allá de las opiniones y tratar con los argumentos propiamente dichos, el segundo es notar que los argumentos difieren en su calidad moral y el tercero implica hacer un juicio diferenciando los argumentos opuestos a su opinión sobre el dilema, donde escuchar a una oponente resulta sumamente difícil provocando una disonancia cognitiva (Festinger, 1957) y un desequilibrio cognitivo (Piaget, 1976).

A partir de la investigación de Keasey (1974), sabemos que las personas tienden a simular los argumentos de otros a su propia opinión evaluándolos sobre qué tan de acuerdo están con los suyos. Las personas con niveles mas bajos de competencia democrática defienden con tanta fuerza sus opiniones políticas y morales, que sus ideales y principios morales no tienen repercusión sobre su comportamiento, sus opiniones están tan arraigadas en sus emociones que sus propias orientaciones morales resultan suprimidas.

Esta realidad sumada al hecho de que el mundo se encuentra regido por una diversidad sobrecogedora, donde cada niño deberá hacer frente a la diversidad y al pluralismo. A fin de adquirir las habilidades básicas para asumir este desafío la sociedad necesita ofrecerles a los estudiantes un ambiente de aprendizaje favorable (Schillinger, 2006). El autor afirma que las competencias morales y democráticas no son innatas, ni se inculcan a los niños mediante la fuerza de la sociedad. La evidencia sugiere que en lo profundo de sus corazones la mayoría de las personas creen en el ideal moral de la democracia, donde pueden superar las contradicciones inherentes de la realidad mediante la libre deliberación y comunicación. Esta teoría implica que lo que promueve habilidades o competencias democráticas no es tan solo la cantidad de educación, sino su calidad.

Estas teorías contrastan poderosamente con la realidad, pues en la mayoría de las escuelas la enseñanza se restringe a la trasmisión de conocimiento declarativo que se halla en los libros de texto. Es por ello que no sorprende la poca capacidad democrática de la mayoría de las personas; tal y como se ha comprobado la mayoría de las personas se preocupa tanto por defender sus opiniones ante otros que no son capaces de apreciar la calidad de sus argumentos (Lind, 2002); por eso parece más probable que recurran al uso de la fuerza bruta para hacer prevalecer su opinión. De hecho, la baja competencia en razonamiento moral está fuertemente relacionada con una obediencia ciega a la autoridad, tal y como se vio en los experimentos de Milgram (Kohlberg, 1984) y con una inclinación a la violencia (Lind, 1998).

En respuesta a esta problemática, la discusión de dilemas ha resultado uno de los modos más efectivos para estimular las competencias democráticas. Si están bien diseñados, proporcionan un ambiente favorable de aprendizaje. El método Konstanz de discusión de dilemas morales, basado en tres principios básicos: 1) El principio constructivista del aprendizaje, donde al enfrentar el estudiante a un dilema semi real este es estimulado a desarrollar muchas de las capacidades necesarias para confrontar un dilema semejante en la vida real, 2) Mantener el nivel óptimo de excitación alternando fases de apoyo y desafío, ya que las sensaciones predisponen positivamente a la resolución de problemas, sin resultar demasiado fuertes pues demasiada excitación impide el aprendizaje, 3) Velar por el respeto mutuo y el discurso moral libre en el aula, este principio requiere que el docente se vea como un facilitador, no como el amo del aprendizaje de los estudiantes.

En conclusión, una democracia deliberativa subraya la importancia de una educación pública que desarrolle la capacidad de deliberación de todos como futuros ciudadanos libres e iguales. Expresarse y escuchar a otros puede enseñarse, sin embargo, esta enseñanza debe ser diferente de las formas tradicionales de instrucción, pues para ser efectiva la educación para la democracia debe ser en si misma democrática, respetando a los estudiantes y adaptándose a sus particularidades.

Nota. Este texto es una reseña de las ideas expuestas en: Lind, G. (2011). Promoviendo las competencias morales y democráticas: expresarse y escuchar a otros. Postconvencionales, (3), 26–41.

Bibliografía.

Kant, I. (1985). Grundlegung zur Metaphysik der Sitten (Principles of the Metaphysics of Ethics). Werkausgabe Bd. VII (Weischedel). Frankfurt: Suhrkamp (translation taken from the Microsoft ® Encarta: “Immanuel Kant”

Kohlberg, L. (1984). The meaning and measurement of moral development. In: L. Kohlberg, ed., The psychology of moral development. Essays on moral development, vol. 2, pp. 395- 425. Sand Francisco: Harper & Row.

Damasio, A. (1994). Descartes’ error: emotion, reason and the human brain. New York: G. P. Putnam’s Son.

Schillinger, M. (2006). Learning environments and moral development: How university education fosters moral judgment competence in Brazil and two German-speaking countries. Aachen: Shaker-Verlag.

Lind, G. (1998). Gewalt und Krieg als niedrigste Stufe der Konfliktbewältigung. [Violence and war as the lowest stage of conflict resolution]. In W. Kempf & I. Schmidt-Regener, Eds., Krieg. Nationalismus, Rassismus und die Medien. Münster: LIT-Verlag, pp. 273-282.

Kohlberg, L. (1964). Development of moral character and moral ideology. In M.L. Hoffman & L.W. Hoffman, eds., Review of Child Development Research, Vol. I, 381-431 New York Russel Sage Foundation.

Festinger, L. (1957). A theory of cognitive dissonance. New York: Harper & Row, Publishers, Inc.

Piaget, J. (1976). The affective unconscious and the cognitive unconscious. In: B. Inhelder & H.H. Chipman, eds., Piaget and his school, pp. 63-71. New York: Springer.

Habermas, J. (1990). Moral Consciousness and Communicative Action. Cambridge, MA: MIT Press.

Lind, G. (2000). The importance of role-taking opportunities for self-sustaining moral development. Journal of Research in Education 10 (1), 9-15.

Lind, G. (2002). Ist Moral lehrbar? Ergebnisse der modernen moralpsychologischen Forschung. [Can morality be taught? Research findings from modern Moral Psychology]. Second Edition. Berlin: Logos-Verlag. ISBN: 3-897-22255-

logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

Inversión: Guía para el estudiante

Confianza: Guía para el estudiante

Garrote y zanahoria: Guía para el estudiante

Conflicto 2×2: Guía para el estudiante