Un enfoque diferenciado al campo de debate

2385

Lukas Francisco Muñoz Rueda

Actualmente se desarrolla en la escuela de economía y administración de la Universidad Industrial de Santander un proceso de revisión que tiene como objetivo la reforma al plan de estudios de la carrera, que busca una mayor coherencia y continuidad en las líneas de conocimiento. Aprovechando el momento y la situación, surgen ideas como la implementación de talleres pedagógicos, proyecto que viene desarrollando el grupo EMAR, que buscan brindarles herramientas de apoyo a los estudiantes, a medida que cursan la carrera, tal como el uso de softwares especializados. Entonces, como parte de esta propuesta, se encuentra el taller de debate, que se presenta esencial para el perfeccionamiento de ciertas habilidades específicas.

Dentro de ese grupo de habilidades se aprecian varias que para la formación del economista resultan vitales, tales como la capacidad de análisis, las aptitudes investigativas y argumentativas, y habilidades de oratoria (Fajardo, M, para la Liga Colombiana de Debate). Igualmente, otro de sus roles importantes en el desarrollo del individuo que presenta esta modalidad es la posibilidad de generar conocimientos a partir de información concreta (Castillo, C, 2017). Sin embargo, tal vez el mayor impacto del debate sea su importancia como elemento democratizador de la sociedad, al permitir el diálogo entre posturas diferentes de manera pacífica, lo que contribuiría al desarrollo de la nación como un territorio incluyente (Bonomo, H, et al. 2010). Es especialmente relevante este aspecto, dado el momento coyuntural por el que pasa Colombia, con un proceso de posconflicto en marcha.

Ahora bien, aunque ya fue expuesta la importancia del debate en la formación estudiantil, queda aún la duda de la metodología a implementar para el desarrollo de las argumentaciones, y la forma junto con el contenido que se ejecutarán en las sesiones. Respecto a la primera pregunta, se encuentran varias estructuras de diseño de debates, siendo una de las más importantes y utilizadas la metodología de parlamento británico, empleada, por ejemplo, en el World Universities Debating Championship (Deane, A). Claro está que las metodologías todas, aunque varían en detalles, son similares en fondo, donde plantean una dinámica de argumentación y contra-argumentación, llamados normalmente gobierno-oposición. Se puede concluir, claramente, que la adaptación de cualquier metodología aceptada internacionalmente sería lo mejor, y entre ellas primaría aquellas utilizadas en grandes competencias. Parece ser, entonces, que la única pregunta a responder es la forma como se van a desarrollar las sesiones, junto con el enfoque que se va a presentar.

Y es justamente en este punto donde la literatura parece estar limitada a meros aspectos de forma en la construcción de argumentos y de “tips” en cuanto a las estrategias a implementar, pero no tanto así en elementos de fondo en cuanto a las teorías posibles para la construcción de ideas en el debate y estrategias basándose en, por ejemplo, la ciencia económica. Surge acá la pregunta de si es o no posible acoplar los conocimientos en temas como la teoría de juegos y teoría de la firma en las elaboraciones argumentativas.

Pero, antes de iniciar, se debe aclarar que la creación de un nuevo esquema presenta beneficios extras a los estudiantes. La implementación de un nuevo modelo basado en planteamientos económicos, en caso de resultar exitoso, significaría por un lado la posibilidad de enseñar nociones básicas a los alumnos que aún no han visto las materias en cuestión, facilitándoles así la comprensión del estudio que adelantarán más adelante. Por otro lado, optimizaría las capacidades de control del debate, haciendo que este fluya adecuadamente hacia los puntos que interesan o hacia donde se sabe que es posible defenderse de manera adecuada, y no dejarse llevar hacia terrenos donde el contrincante tenga la ventaja dados sus conocimientos. Sólo queda, ahora, presentar la visión a desarrollar.

Si se parte del supuesto de que el debate es en principio una confrontación, donde ninguna de las partes tiene información completa, es decir existe información privada, asimetrías de información, y donde ambas partes perciben incentivos diferentes que son apreciados a expensas del bienestar el otro, se deduce enseguida la posibilidad de plantear este escenario como un caso de antiselección, donde decidir “tranzar” argumentos con el otro puede o bien ser beneficioso o perjudicial, y el no tranzar es definitivamente una pérdida de eficiencia. (Milgrom, 1992). Con este planteamiento, guiar el debate con elementos como las señales y criba, proyecta perspectivas bastante interesantes en cuanto el fondo de los discursos argumentativos.

La investigación plantea de esta manera la pregunta de si realmente es efectivo el uso de elementos propios de la economía a campos que han sido usualmente trabajados desde la hermenéutica. Pregunta cómo esta sería sólo respondida a través del diseño de un proceso de acoplamiento y enseñanza, que luego será implementado en un grupo de estudiantes, quienes en sesiones de debate demostrarán la real efectividad del nuevo método.

Quedando así planteado el problema, queda como labor ahora la creación del modelo que permita la unión de los dos campos: el debate y la economía aplicada, y de medir su efectividad, en caso de ser posible un empalme exitoso. Sin embargo, estos puntos serán trabajados más adelante.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1996. El debate, el deporte de los antiguos sabios

2003. Debate: Reforma del plan de estudios del programa de Economía de la Universidad Industrial de Santander

2006. Debate acerca de la educación: Pertinencia del programa académico de la UIS

Anuncios

Propuesta para la incorporación de TIC en las asignaturas del área de microeconomía

2384

Semillero EMAR

Las asignaturas en el área de Microeconomía proporcionan a los estudiantes los principios teóricos, metodológicos e instrumentales que son fundamentales para poder entender el comportamiento de los agentes económicos en diferentes estructuras de mercado y el efecto que tiene las decisiones de los gobiernos sobre el bienestar de la sociedad. El curso de Microeconomía I busca familiarizar al estudiante con las herramientas conceptuales y formales que permiten el estudio de los problemas económicos en el marco de la teoría de la elección racional. De esta forma, el propósito del curso es analizar el comportamiento de los agentes (consumidores y productores) en un ambiente de competencia perfecta. Se estudian las características de las elecciones que realizan los agentes, haciendo énfasis en las ventajas y limitaciones que tienen los supuestos sobre el comportamiento humano que presenta este esquema teórico.

El objetivo del curso de microeconomía II es ilustrar lo que puede ocurrir cuando existen interacciones en la economía. En primer lugar, se considerará el importante marco de referencia que constituye el modelo de equilibrio general en el cual se modela el comportamiento de los consumidores y los productores interactuando en los mercados únicamente por medio del sistema de precios. Posteriormente se planteará que el instrumento adecuado para realizar el análisis de las interacciones económicas es la teoría de juegos.

Por su parte, el curso de Teoría de Juegos busca profundizar en las herramientas conceptuales y formales necesarias para abordar los problemas económicos que implican interacciones estratégicas. Al finalizar el curso el estudiante está en capacidad de plantear formalmente diversos problemas que impliquen interacciones entre agentes económicos y podrá utilizar los diferentes conceptos solución para el análisis crítico de estos fenómenos.

En este sentido, las decisiones económicas tienen serias implicaciones reales en los mercados y, sobre todo, en el bienestar de las personas. Por esta razón es fundamental que la formación académica de los futuros economistas garantice que el aprendizaje esté orientado a dar solución a los problemas de la sociedad. No obstante, cuando la comprensión de la realidad parte del entendimiento de las formalidades matemáticas, los estudiantes pueden ver el proceso de enseñanza-aprendizaje como una experiencia difícil y poco agradable.

Se puede afirmar que la economía experimental cuenta con valiosas herramientas, que usadas apropiadamente con fines pedagógicos pueden ayudar a llenar este vacío, llevando de una forma interactiva a que los estudiantes encuentren la relevancia de los temas vistos en clase. Esto se debe a que la puesta en práctica de los conocimientos obtenidos y la comparación de éstos con las predicciones teóricas permite una comprensión más rápida e intuitiva. Todo esto gracias a la capacidad del experimentador de controlar el entorno y recrear los ambientes teóricos en la sala de cómputo adaptada como laboratorio. Adicionalmente, el uso de computadores hace que todas las decisiones se puedan sistematizar para contrastar el efecto de diferentes variables de interés.

Con los juegos de negociación diseñados y ejecutados por el Laboratorio de economía experimental del grupo EMAR (EMAR-LAB) se busca que el estudiante se cuestione los conceptos aprendidos en el curso a la luz de diferentes situaciones problemáticas. En particular, esta actividad permite entender las decisiones individuales en contextos de interacción estratégica y sus consecuencias sobre el comportamiento observado a nivel agregado. Además se busca generar conocimientos sobre los métodos de enseñanza-aprendizaje, indagando por el impacto de las nuevas tecnologías, tanto en la generación de recursos educativos y sistemas interactivos como en la evaluación y autoevaluación.

Todos los juegos presentan situaciones que son polémicas y que requieren que el estudiante valore los argumentos expuestos en el debate y se forme su propia conclusión. Por lo tanto, los foros de Moodle son el espacio propicio para expresar diferentes puntos de vista y opiniones. Adicionalmente se propone la adquisición de clickers para el EMAR-LAB, pues esta herramienta facilita la visualización de las interacciones entre el docente y los estudiantes cuando están comprendiendo un concepto complejo.

Descripción de la situación educativa que se pretende apoyar con el uso de TIC

Y todos esos modelos que vemos en clase, ¿para qué sirven? A lo largo de la experiencia docente en microeconomía es común escuchar este comentario. Es posible mostrar que son asignaturas que sirven para muchas cosas, y se aplican a diferentes contextos. Sin embargo los métodos de enseñanza más frecuentes son las exposiciones magistrales de “tiza y tablero” y las presentaciones de Power Point, ambas estructuradas alrededor de los contenidos puntuales de los libros de texto (Muñetón y Valencia, 2004). Estas metodologías son poco interactivas, y por lo tanto, tienden a disminuir el interés de los estudiantes por las clases. Lo anterior no significa que los métodos tradicionales sean obsoletos, sino que deben combinarse con técnicas alternativas para hacer más eficiente el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Con el fin de superar parte de estas dificultades, los profesores de Microeconomía, los docentes y profesionales del EMAR-LAB, e incluso los tutores pares del Sistema de apoyo a la Excelencia Académica han venido desarrollando estrategias pedagógicas mediante el uso de herramientas tecnológicas como Ztree, Excel, Youtube, Geogebra y Moodle. Sin embrago es necesario construir un aula virtual conjunta que permita la cooperación, la difusión de buenas prácticas docentes, especialmente sobre el uso de TIC, y la incorporación de nuevas tecnologías de manera que se cumplan los objetivos planteados en el Plan de Estudios del Programa Académico de Economía y se fomente la participación activa del estudiante en su proceso de aprendizaje.

Es importante mencionar que se pueden difundir los resultados de esta propuesta a los docentes de asignaturas de otros programas académicos de pregrado que manejan un contenido temático similar. Por ejemplo: Entorno Empresarial (23533 – Ingeniería Industrial), Teoría Económica (26196 – Derecho), Fundamentos de Economía (26164 – Trabajo Social), Análisis Microeconómico (27489 – Gestión Empresarial). En esto radica la mayor importancia de diseñar, implementar y consolidar una iniciativa conjunta que incorpore herramientas tecnológicas para mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los fundamentos teóricos del análisis microeconómico.

Formulación de los propósitos que se pretenden conseguir con el uso de las TIC

El proyecto VIE 1877, “Juegos de negociación: Una aplicación de la economía experimental en el aula” ha mostrado la viabilidad de recrear ambientes teóricos mediante el software Ztree y ha permitido entender las decisiones individuales en contextos de interacción entre oferentes-demandantes y sus consecuencias sobre el comportamiento observado a nivel agregado. Esta estrategia pedagógica permite de una forma interactiva que los estudiantes encuentren la relevancia de los temas vistos en clase, pues la puesta en práctica de los conocimientos obtenidos y la comparación de éstos con las predicciones teóricas permite una comprensión más rápida e intuitiva (Palacio, Martínez y Vesga, 2017).

Con los juegos de negociación se busca que el estudiante se cuestione los conceptos aprendidos en el curso a la luz de diferentes situaciones problemáticas. Por lo tanto, los foros de Moodle son el espacio propicio para expresar diferentes puntos de vista, opiniones y fomentar el aprendizaje colaborativo en el que el profesor actúa como moderador. Adicionalmente se propone la adquisición de clickers para el EMAR-LAB, pues esta herramienta facilita la visualización de las interacciones entre el docente y los estudiantes cuando están comprendiendo un concepto complejo. Usar los clickers para ilustrar conceptos económicos ayuda a cuestionar si su comportamiento individual coincide o no con las predicciones de la teoría económica, cuando a nivel  agregado usualmente se siguen las predicciones (Olney, 2016).

De manera que los clickers son una herramienta que facilita el aprendizaje activo apoyando procesos tanto de enseñanza como de evaluación. Además su integración con Moodle 1) Fomenta la participación activa de los estudiantes durante los periodos de clase. 2) Permite medir el nivel de compresión de los materiales presentados (conceptos ilustrados en los juegos), y 3) Ayuda a los profesores a dar retroalimentación rápida a través de preguntas de opción múltiple (Martyn, 2007).

Referencias

Martyn, M. (2007). Clickers in the Classroom: An Active Learning Approach. EDUCAUSE QUARTERLY, 2:71-74. Recuperado de: https://www.educause.edu/ir/library/pdf/eqm0729.pdf

Muñetón, G. y Valencia, M. (2004). Métodos de enseñanza en economía: alternativas a la tiza y el tablero. Revista Oikos, (18): 74–92.

Olney, M. (2016). Explaining “In the Aggregate” Concepts with Clickers. Journal of Economics Teaching: 70- 90

Palacio, L.; Martínez, I., y Vesga, M. (2017). Juegos en el salón de clase: el mercado de los limones. Revista de Economía Institucional, 19(36): 291-311.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1416. Integrantes del Semillero EMAR sustentaron sus trabajos de grado para optar por el título de Economistas

2219. Los semilleros de investigación a la luz del Estatuto del Investigador

2277. Formato para inscripción y actualización de semilleros de investigación

Cómo Uber revolucionó

2383

Yeraldin Catia Rincon Ariza

Identificar las necesidades de los consumidores y crear algo extraordinario a partir de ellas con el objetivo de satisfacerlas es lo que normalmente ha garantizado el éxito de grandes multinacionales. Esto es precisamente lo que hizo que Uber se convirtiera en una empresa con trascendencia en múltiples países y que hoy esté valorizada en aproximadamente 50.000 millones de dólares. Por esta razón y teniendo en cuenta que para esta columna el único lector será usted, apreciado profesor, no quiero que piense que se trata de una comparación trillada porque ya se ha tratado en clase. Como usuaria fiel de Uber ha sido grandioso relacionar algunos de los conceptos aprendidos en clase con este caso en particular y es lo que pretendo explicarle a continuación, sin la interrupción constante de mis compañeros de clase.

La primera vez que utilicé un servicio de Uber quedé estupefacta. Ir de Cañaveral al Cacique costó únicamente $4.000, además iba escuchando la música que quería, con aire acondicionado y pagando con mi tarjeta de crédito. Realmente, comparado con lo caros que pueden resultar los viajes en taxi, que casi nunca utilizan aire acondicionado y que no muy frecuentemente pueden ser pagados en algo diferente al efectivo, fue algo digno de admiración. Fue en ese momento cuando pude imaginar por qué su creador supo de inmediato que esta sería una idea revolucionaria que además de entregar una experiencia completamente diferente a la habitual, donde su foco principal sería entregar el mejor servicio posible, tendría en cuenta no sólo a los demandantes del servicio sino también a sus oferentes.

Entonces, empecemos por los incentivos que tienen los conductores para hacer parte de la red de Uber, que es exactamente lo que hace que presten un servicio de buena calidad. Del 100% que se obtenga en la semana, Uber consigna todos los martes a la cuenta bancaria del conductor el 75% del consolidado del pago que arrojó el sistema. Esto deja un margen de ganancia relativamente bueno para los conductores que ocasionalmente prestan sus servicios, lo que constituye otro de los incentivos que tienen y es manejar su tiempo como mejor les parezca [1]. Escenario diferente al de los taxistas que manejan un taxi que no es propio, que en ocasiones trabajan hasta 12 o 15 horas al día para comenzar a tener ganancias sobre su trabajo.

Además, como Uber no actúa como empleador, es decir, no contrata conductores, sino que maneja una figura de asociación, no existe relación laboral alguna. Esto reduce los costos de transacción para Uber, algo muy parecido a lo que está de moda en el país como las OPS. También, refleja mediante su sistema de calificación tanto de conductores como de pasajeros, que la reputación juega un rol importantísimo dentro de la compañía. Para empresas de servicios como esta, el éxito está basado en su reputación.

Claro está que el valor del servicio también tiene mucho que ver, pero los consumidores actuales están dispuestos a gastar un poco más si esto les permite tener una experiencia mucho más confortable. La seguridad que siente un usuario al tomar un carro de Uber, en lugar de un taxi, es algo que vale la pena y que está basado en la reputación de la compañía y de sus conductores. De no haber sido por esta, tanto en servicio como en la seguridad, probablemente la compañía no habría despegado de la manera en que lo hizo.

Se evidencia entonces que a pesar de no ser una compañía perfecta que enfrenta constantemente demandas por su actividad ilegal por no pagar impuestos que sí asumen los taxistas, ha sabido implementar estrategias que la beneficien a ella y a aquellos que prestan el servicio para revolucionar los servicios de transporte local y atravesar las barreras internacionales.

Referencias

[1] Finanzas personales, “¿Es rentable tener su carro en Uber?” Disponible en: http://www.finanzaspersonales.com.co/trabajo-y-educacion/articulo/cuanto-puedo-ganar-por-tener-uber/64888
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

1650. El Fenómeno Uber

2360. La apertura de los datos: Una alternativa para los ciudadanos

2382. La reputación: Un puente vinculante de la incertidumbre a la confianza

La reputación: Un puente vinculante de la incertidumbre a la confianza

2382

Sol Franshesca Mendoza Domínguez

“La reputación dijo: Si alguna vez nos separáramos, nuestra posibilidad de futuros encuentros no es más que vana; quien se aleja de mí, debe esperar alejarse para siempre, porque la reputación perdida nunca vuelve a encontrarse” [1]

La reputación y la confianza son dos elementos esenciales para cualquier negocio o interacción que aspire tener éxito en el mercado. Las personas, en general, llegan a darle cierta prioridad a la responsabilidad o “buena fama” que su agente le esté demostrando, por lo que dichos factores juegan un papel vital a la hora de interactuar y transar, debido a que la falta de ellos podría ocasionar una serie de no transacciones, que al final, como ya lo hemos visto en ocasiones anteriores, conllevan a la no eficiencia y pérdida de recursos.

Las grandes y medianas organizaciones son conscientes de lo mencionado anteriormente y por ello construyen un ambiente específico que les permita salir victoriosos en este campo de acción, como vicepresidencias, comités, juntas, entre otras. Su misión es inculcar habilidades adecuadas para que sus empleados logren el objetivo en cuestión. Estar de cara al cliente implica más que dar un buen servicio, al final resulta más importante el cómo se logró la finalización del mismo ya que, una buena experiencia, en promedio es compartida 3 veces con otra, mientras que la mala, se comparte entre 10 veces o más, por lo que lograr excelentes recomendaciones se vuelve vital a la hora de querer ganar y conservar la permanencia en el mercado.

Un vivo ejemplo de los argumentos anteriores es el comercio por redes sociales, el cual ha crecido exponencialmente. Este nuevo mercado se caracteriza por utilizar las buenas experiencias y comentarios dejados por los clientes, como el mayor de sus activos intangibles, ya que, al no tener una tienda física, la confianza disminuye y la reputación se convierte en un puente vinculante entre consumidores y vendedores. O si no, ¿por qué los conductores de Uber son personas tan amables y serviciales? O ¿por qué las tiendas virtuales nos piden fotos y opiniones de sus productos que después son posteadas? Claramente, buscan que les dejemos la más alta de las calificaciones, además del dinero por el servicio prestado.

Por otro lado, también se me hace importante mencionar la reputación desde un punto de vista mucho más formal, ya que una de las formas en que la gente realza la eficacia de un sistema de reputación es la reducción de la cantidad de personas con las que realiza negociaciones [2]. Por tal motivo, se hace importante la existencia de instituciones legales y comerciales que contribuyen a reemplazar correctamente el sistema de reputación. Un claro ejemplo de esto es el contacto que tienen las entidades financieras con Datacredito y Cifin, estas organizaciones facilitan la información comercial de las personas. Si no se tiene un buen “Score”, se toma como mala reputación, lo que garantiza un tiquete asegurado a la no vida crediticia y a una serie de no beneficios sociales, como el no tener acceso a contratos financieros, crediticios y hasta arrendatarios. Me sigue pareciendo increíble como un mal momento económico o una mala decisión financiera te puede marcar y dañar tu nombre en un sistema al cual se hace necesario acceder.

Teniendo en cuenta los argumentos ya planteados, se puede observar que la reputación puede ser un arma de doble filo, por una parte, puede servir de medio informativo, logrando que las personas disminuyan el miedo de caer en un problema de riesgo moral o selección adversa, a su vez logra que buenas personas, que transan legalmente y con productos de buena calidad logren un intercambio con alguien que desea su producto. Pero, por otro lado, puede ser una herramienta que castiga a quienes actúan de una manera ilegal e irrespetuosa.

Para finalizar, desde que el hombre es hombre siempre ha intentado obtener una ventaja sobre sus compañeros en forma de desequilibrios informativos. El individuo que tenga más información que la que tiene el resto, tiene “muchas más probabilidades de triunfar en la vida”. Por lo que el señalizarse, el esforzarse por demostrar la calidad, el tener una buena reputación, hace que se logren lazos de confianza en la sociedad y a su vez que se mejoren los intercambios, haciendo que la mayoría de incertidumbres y efectos negativos del problema precontractual de selección adversa queden, de cierta manera, contrarrestados.

Referencias

[1] LAMB Charles.  <<Love, Death and Reputation>>, Stanza IV. Citado por: Milgrom, P., & Roberts , J. (s.f.). Economía, organización y gestión empresarial. Barcelona: ARIEL S.A.

[2] Milgrom, P., & Roberts , J. (s.f.). Economía, organización y gestión empresarial. Barcelona: ARIEL S.A.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2375. Apariencias que engañan

2379. La ambigüedad en los contratos laborales

2380. Los acuerdos informales

Las tentaciones del riesgo moral

2381

Silvia Juliana Pabón Gamboa

Todos los seres humanos nos hemos enfrentado a situaciones en las que somos tentados a actuar oportunamente, teniendo como principio el interés individual y la idea de sacar ventaja de algo o alguien. Dichas circunstancias dan lugar a lo que se conoce como riesgo moral que tal como lo afirman Paul Milgrom y John Roberts (1993) es un problema creado por la dificultad y el costo que tienen las acciones de observar, controlar, vigilar y exigir un comportamiento adecuado. Lo anterior sirve como incentivo para que no solo las personas corruptibles actúen según sus intereses, sino que incluso las personas honradas puedan verse motivadas a hacer algo que les traiga beneficios personales, conduciéndolos de esta manera a realizar acciones ineficientes.

En la realidad encontramos muchos casos en los que hay incentivos para poner en riesgo nuestra buena conducta, casos simples que no tienen mayor repercusión y casos complejos en donde el daño causado a la sociedad es irreparable. Pensando en el primer caso, encuentro una anécdota personal que puede servir de ejemplo. Cuando estaba en once grado era necesario cumplir con cierta cantidad de horas de práctica en el área de atención al cliente. Todo iba bien hasta que en el lugar donde yo estaba realizando mis horas hubo un inconveniente y estaban sacando a todos los practicantes; al encontrarme frente a esta situación y al ver que me faltaba muy poco para cumplir con lo requerido empecé a buscar otro lugar y encontré una empresa donde puso mi comportamiento adecuado a tambalear.

Lo que sucedió fue que a pesar de que yo tenía todas las intenciones de cumplir con mis horas honestamente, la empresa me dijo que no era necesario que yo cumpliera con el trabajo, que ellos me hacían el favor de firmarme las horas que me hacían falta sin ningún problema. ¿Ante tal propuesta como podía negarme? Además, si rechazaba la oferta implicaría sacrificar parte de mis vacaciones por ponerme a trabajar. Sin embargo, hubo algo que me puso a dudar y era el hecho de que llegaran a visitarme al puesto de trabajo para verificar que efectivamente la información que yo había brindado era acertada, pero en ese momento pensé que con tantos estudiantes que tendrían que vigilar era casi imposible que se tomaran la tarea de visitar empresa por empresa para hacer el control de la información dada por cada estudiante.

Aun así, yo tome el riesgo, pero también tomé una precaución que me sirvió para salir bien librada: cuando acepté que me firmaran las horas sin mover un dedo le dije al encargado que en caso de que llegaran a visitarme dijera que estaba de descanso. Y un día cualquiera llegaron a donde se suponía yo estaba trabajando, pero afortunadamente mi “jefe” me cubrió y además me hizo quedar muy bien diciendo que yo era una muy buena practicante.

La historia anterior claramente no es perjudicial para alguien en particular, o al menos así lo vi yo en ese momento, pues lo que hice fue tomar un poco de ventaja de que podía proveerle información no del todo cierta a aquellos que se encargaban de vigilarla y controlarla; además el único riesgo que tomaba era que fuera descubierta, pero me aseguré de que eso no pasara y efectivamente, no sucedió. Sin embargo, como se mencionó anteriormente, no todas las situaciones en donde tiene lugar el riesgo moral son así de inofensivos, y para esos casos Colombia tiene bastantes ejemplos que ofrecer. Sin ir lejos, tan solo miremos lo que sucedió con el antiguo alcalde de Bucaramanga que dejó prácticamente a medias las obras del tercer carril y durante su mandato no se vio un avance significativo de las mismas, dejando un caos en toda la ciudad y dejándole al alcalde actual nada más que deudas y una ciudad desbaratada.

Así las cosas, es posible afirmar que aunque existen evidencias cotidianas de que el riesgo moral es inevitable porque los incentivos que ofrece a cambio son por lo general mayores y como seres humanos somos vulnerables a eso; no es justificable que en nuestro país los que tienen el poder e influencias se dejen llevar a un nivel donde este riesgo conduce a un sendero irreparable que es la corrupción, dejando en evidencia claramente que los intereses de unos pocos han llevado a que la desigualdad se incremente y el bienestar en general de la sociedad vaya en declive cada vez más.

Bibliografía

Milgrom, P., & Roberts, J. (1993). Economía, organización y gestión de la empresa. Editorial Ariel S.A.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2317. El costo social y la moralidad de la parapolítica

2362. Riesgo moral en el mundo real

2377. Los Bula, los Moreno y el riesgo moral

Los acuerdos informales

2380

Roger Díaz Villacob

Los contratos puede que sean la manera más eficiente como se realiza una transacción, esto debido principalmente a que en el contrato se trata de formalizar todos los posibles escenarios de tal manera que no exista momento de incertidumbre frente a un escenario desconocido. Llamamos formalidad a este tipo de contratos y a los acuerdos que se realizan sin necesidad de uno podemos decir que son informales.

Los acuerdos informales tienen particularidades muy interesantes, debido a que estos abarcan las típicas negociaciones de pequeña escala o que no necesitan realmente de contratos debido a la sencillez de la transacción. Pero para poder llegar a este punto en el cual el contrato es innecesario debido a que asumimos que por ejemplo estamos pagando en una tienda un esfero y podemos confiar que el esfero realmente funcionara cuando lo necesite, el tendero generalmente prueba el esfero antes de entregarlo para que corrobore que en realidad funciona. Pero no es solo el hecho de probarlo lo que convence sino el hecho de que la persona vende los esferos implica que tiene cierta reputación, y esta me permite asumir que el como tal no me venderá algo que este malo porque hacerlo tiene un precio y es que su reputación disminuya. Por tanto uno de los principales activos de los acuerdos informales es la reputación debido a que esta le otorga a las partes mayor confianza, y es una medida bastante buena ya que ambos procuraran, si realmente quieren negociar, mantener una buena reputación y esto implica que el acuerdo se realizará como se prevé.

La pregunta que me surge ante esto es: ¿Qué pasaría si se crean acuerdos informales sobre un contrato? Ejemplifico esto como los acuerdos a los que pueden llegar una secretaria y un estudiante, el cual necesita entregar una serie de papeles y la secretaria tiene el deber de hacerlo, sin embargo todos saben que para poder hacer que la secretaria realice eso mucho más rápido tiene que pagarle. ¿Qué pasaría entonces? Otro ejemplo que quizás sea más esclarecedor, supongamos una secretaria de un juzgado y un abogado, el cual lleva un caso para que sea atendido y la secretaria le exige al abogado una tarifa para poder pasarlo y que sea más rápido el trámite. Este desinformado porque no conocía eso se niega a hacerlo y alega que su deber de acuerdo al contrato es hacer el trámite, pues bien termina sucediendo que la secretaria pasa los papeles mucho más tarde de lo normal y el abogado pierde el caso porque aparte también había que pagarle al juez ya que este también cobraba una tarifa.

En conclusión lo que quiero mostrar es que si se crean acuerdos informales sobre contratos ya establecidos, esto ocurre porque existen incentivos para hacerlo. Es el momento cuando se crea la corrupción, que a pesar que el ejemplo de la secretaria y el estudiante no muestra ese mismo grado de corrupción que el del juez, efectivamente es un caso de corrupción. Las implicaciones que esto tiene es que a la larga el contrato termina siendo ineficiente porque se han establecido nuevos paradigmas, las secretarias cumplen su deber realizando el trámite, cuanto se demoren quizás no está en el contrato y ellas muy bien podrían ofrecer un servicio que no está escrito, como informal de tal manera que le sacan un beneficio a eso.

Ahora, el caso del juez es interesante, porque pasa a diario en el país, y no solo con jueces sino también con abogados, políticos y empresarios principalmente, que encuentran de alguna manera un mercado que no está regulado por los contratos, o que si bien si está regulado se pueden pasar por alto porque existen incentivos para “vender” contratos sobre vías y sacarle una buena tajada al contrato, pues bien eso es lo que considero que ocurre con la mayoría de los acuerdos informales siempre que están sobre un contrato, porque bueno si existe un contrato en el cual se indica cómo se realizan las transacciones, seguramente si existen acuerdos informales es porque hay incentivos para realizarlos.

Bibliografía

Milgrom, P., & Roberts, J. (1993). Economía, Organización y Gestión de la Empresa. Barcelona: Editorial Ariel, S.A.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

011. Instituciones: Limitaciones formales e informales

212. Las instituciones informales

2317. El costo social y la moralidad de la parapolítica

La ambigüedad en los contratos laborales

2379

Norida Patiño Pérez

Es muy curioso entender como la gente se pone de acuerdo para realizar determinadas actividades que en líneas generales se puede resumir en la prestación u obtención de un servicio comercial, bancario o personal y que se caracterizan por su complejidad. Esto es posible, en parte, al hecho de ser seres humanos y por ende ser seres sociales que necesitamos de nuestros semejantes para poder vivir y desarrollarnos en sociedad. Lo anterior implica que tengamos que relacionarnos y ponernos de acuerdo día tras día con personas conocidas y también con personas desconocidas. En este sentido nace el interrogante: ¿Cómo es posible lograrlo? Esta pregunta tiene su respuesta en los conocidos contratos que se basan en la vinculación y cumplimiento de obligaciones entre las personas. Sin embargo, esto no quiere decir que sean documentos en donde se expongan todas las contingencias que se puedan presentar en la realización de las obligaciones contraídas, dado a que sería costoso y además imposible de realizar. Es por ello que sus vacíos pueden ser fuente de oportunismo para cualquiera de las dos partes que lo firman.

Anteriormente lo que se observaba con mayor relevancia en la sociedad eran los conocidos contratos de palabra, respecto a ello puedo decir que mi abuelo realizaba negociaciones como la venta de animales, el préstamo de dinero, licencias de construcción de caminos, arreglos laborales (obreros), contratos de animales en compañía y participación, etc., con simples acuerdos verbales, esto no quiere decir que no existieran los contratos formales pues su origen se remontan a la época de los romanos. El sentido de lo dicho anteriormente se basa en el valor de la palabra para aquella época, pues era sinónimo de honor y reputación y bastaba para creer firmemente que se cumpliría lo pactado ya que el deshonor se cobraba con sangre y en menor medida con la pérdida de credibilidad. Otro de los factores que podía influir era el hecho de no pasar por los costos de transacción que los contratos legales acarrean.

Con el pasar del tiempo la corrupción, la mentira y el engaño se fueron intensificando y afectando en mayor proporción a la sociedad, así como también a las élites gubernamentales y con ello también se intensificó la flexibilidad de la justicia frente a los delitos que estas acciones acarrean. Dentro de este contexto es que hoy por hoy los contratos han ido evolucionando y con ello también la infructuosa necesidad de incluir en ellos todas esas situaciones o circunstancias que puedan perjudicar los intereses de las dos partes que negocian. Sin embargo la mayoría de las veces una de las partes, o las dos partes, quieren sacar ventaja de la otra dejando ver el llamado oportunismo. Según Paul Milgrom y John Roberts (1993), cuando se incumplen los contratos incompletos se presenta una variedad de problemas derivados del hecho de que no está explícita o es ambigua la información que en ellos se precisa y esto da lugar a diferentes interpretaciones.

Para demostrar de una manera clara esa imperfección presente en los contratos laborales caracterizados por ser acuerdos marco, es decir, que se establece un marco de acuerdo en el cual se desarrolla la relación sin entrar en detalles de las actividades y su remuneración. Traigo a colación un caso típico que le sucede a cualquier familiar e inclusive a nosotros mismos, esta vez, le sucedió a mí hermano mayor (Omar). El firmó un contrato que superficialmente ofrecía la información de plazo, horas laborales, función y sueldo. En este sentido era por un término de un año, laborando ocho horas diarias, su función: vendedor de mostrador en una grande ferretería y con un sueldo rodeando los novecientos.

Era un empleo nuevo para él, dado que en sus trabajos anteriores no había vendido esta clase de herramientas, sin embargo si tenía experiencia en servicio al cliente. Desde mi punto de vista la referencia que doy de mi hermano es que es una persona muy responsable y muy operativa. En un principio se encontraba muy contento con el ambiente laboral y nunca se presentó ningún inconveniente, de hecho empezó a estudiar una carrera. Pero cuando fue pasando el tiempo se fueron presentando una variedad de contingencias que no estaban estipuladas en el contrato que el conscientemente firmó. En este sentido además de ejercer la función de vendedor de mostrador tenía que hacer roscas y contra roscas para implementos de tubería, pasó a descargar herramientas, ser el domiciliario de la empresa; labores que asumió no contento pero aceptándolo por la obligación contraída. Pero la gota que rebozo el vaso fue que lo mandaron a trabajar en una obra de construcción y con ello aumentando las horas laborales, sin reconocimiento de alimentación ni transporte, y lo que es peor con el mismo sueldo. Por ello, tras frustradas conversaciones con la dueña de esta situación, tomó la decisión de renunciar y además el presentía que ella lo quería despedir.

En conclusión podemos decir que gracias a la invención de los contratos se refuerza en la sociedad los lazos de confianza que permite que las interacciones entre individuos se hagan más rápido, seguro y sin tantas complicaciones, pero aunque ello genera eficiencia en el sentido de que es preferible a la no existencia de los mismos, no se debe eludir el hecho de que al interior de los mismos están llenos de una serie de limitaciones y vacíos que muchas veces repercuten en favor o en contra de las partes que negocian y que se vuelven más complicados mientras el bien o servicio transado no se consuma o se preste con inmediatez. En el caso expuesto no sabría decir quien  perdió más; si mi hermano que sigue sin conseguir empleo, estudiando y con deudas, o la dueña que perdió un buen empleado y seguramente asumirá costos para conseguir un empleado que puede ser en su defecto mejor o peor en su desempeño laboral.

Bibliografía

Milgrom, P., & Roberts, J. (1993). Economía, Organización y Gestión de la Empresa. Barcelona: Editorial Ariel, S.A.
logo-emar-lab

¡Porque tus decisiones cuentan! ¡Inscríbete al Laboratorio de Economía Experimental del Grupo EMAR y podrás descubrir el valor que tienen tus decisiones! Contáctenos al teléfono (7) 634 4000 Ext. 1152 o al correo electrónico emarlab@uis.edu.co. Estaremos compartiendo información sobre los experimentos, juegos y talleres que organizaremos.

Formulario de inscripción

Facebook EMAR LAB

Columnas relacionadas

2017. Informalidad laboral

2126. Competencias profesionales transversales en la demanda laboral del departamento de Santander

2378. Contratación en el ámbito laboral